¿Quién es Sandra Ávila, la llamada 'Reina del Pacífico'?

Febrero 16, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
¿Quién es Sandra Ávila, la llamada 'Reina del Pacífico'?

En febrero del 2007, se dijo que Sandra Ávila Beltrán era una de las narcotraficantes más buscadas de México.

Ávila Beltrán está libre. Su captura: ¿mito o show mediático? Perfil de la llamada reina del narco.

El mito empezó en el 2002 con el libro de ficción ‘La Reina del Sur’, de Arturo Pérez Reverte. Luego, los Tucanes de Tijuana le cantaron en un corrido a “la famosa Reina del Pacífico y sus playas. Esa grande del negocio, una dama muy pesada”.Las autoridades mexicanas y estadounidenses empezaron a hablar de la ‘Reina del Pacífico’, de quien se decía era una importante pieza entre los carteles mexicanos y colombianos. En febrero del 2007, el presidente Felipe Calderón, iniciando la llamada ‘Guerra contra el Narco’, anunció la captura de Sandra Ávila Beltrán, la identificó como ‘La Reina del Pacífico’, una de las narcotraficantes más buscadas. En su país tenía un proceso por lavado de activos y en Estados Unidos por un cargamento de nueve toneladas de cocaína.Tras su captura, los famosos Tigres del Norte le hicieron su propia letra en el corrido ‘Reina de reinas’. “Digna la reina de reinas, ante la ley no se inclina, camina con pies de gato, la cuerda floja domina, entre más bella la rosa, más peligrosa la espina. A Sandra Ávila Beltran la prendieron con su amante, le dijeron que los gringos la acusan de traficante, también de lavar dinero de personas importantes...”.Con la letra, recordaron cómo el día de su captura sonrió desafiante ante las cámaras. Con su pelo negro, maquillada, ropa ceñida al cuerpo y unos aros de oro en las orejas posó ante las cámaras como una reina. Desafiante. Vanidosa. Altiva. Amante de las joyas -cuando la detuvieron le decomisaron 179-. Y con ese mismo orgullo habló para el reconocido periodista Julio Sherer. “Yo no soy turista en el mundo del narco”, le dijo. Sobrina, prima, esposa, amante y viuda de narcos y policías. Es prima de Rafael Caro Quintero, fundador del Cartel de Guadalajara, y sobrina de Miguel Ángel Felix Gallardo. Su primer esposo, un comandante de la Policía, fue asesinado. A su segundo marido, jefe del Instituto Nacional del Combate a las Drogas, también lo mataron. “Fui capturada y los medios me exhibieron con todo su poder. Narcotraficante, peligrosa, es lo menos que han dicho de mí en su gritería”, agregó en la entrevista publicada en el libro ‘La Reina del Pacífico: la hora de contar’. Cuando la arrestaron, las autoridades aseguraron que había sido amante de Ismael ‘el Mayo’ Zambada, jefe del Cartel de Sinaloa.Y junto a ella fue detenido su novio, el colombiano Juan Diego Espinosa Ramírez, alias El Tigre.“Su captura fue un golpe publicitario. Se demostró que no era quién decía el Gobierno. No tenía la influencia en el narcotráfico que decía Calderón. Fue algo publicitario para demostrar que se combatía el narcotráfico, un show mediático que muestra el fracaso del Gobierno en su política de lucha contra las drogas”, expresa el periodista sinaloense Javier Valdez.La libertadEsta semana, Sandra Ávila Beltrán salió en libertad, luego de pasar cinco años encerrada. Afuera del penal de Nayarit, en México, la esperaba un automóvil BMW. Al cruzar la puerta de la cárcel las imágenes no mostraban esa figura altiva. Su pelo ya no era negro, lucía canoso. Más arrugada, pese al botox, que, según publicaron diferentes medios, se aplicaba en prisión. Ávila Beltrán fue acusada en México de manejo de dinero ilegal, pero la justicia la absolvió y en 2012 la extraditó hacia Estados Unidos. En ese país primero la acusaron de conspirar para importar cinco kilos de cocaína entre 1999 y 2004 y solo la condenaron a 70 meses de prisión por ayudar a un narcotraficante (su novio ‘El Tigre’) a evadir la justicia durante cinco años. Juan Diego Espinosa, alias El Tigre, quien está libre y regresó a Colombia, testificó contra ella. “A ellos los inflaron los informantes que tenían las autoridades. Ella era reconocida por sus relaciones en el mundo del narcotráfico, pero nunca fue la gran narcotraficante que dijeron. Le endilgaban un cargamento de nueve toneladas, que luego se descubrió que había sido de ‘Conejo’ (el tulueño Harold Mauricio Póveda, detenido en México) y de la gente de Diego Montoya”, relata un exnarcotraficante colombiano, quien ahora colabora con Estados Unidos.Y agrega: “Espinosa solo era un mandadero de ella. Él era hasta casado, con dos hijas, cuando llegó a México y se hizo su novio, le manejaba los carros y hacía vueltas. Pero le gustó la patrona y se metió con ella. La conocí, era una mujer pantalonuda. Brava, le gustaba tomar tequila y decía muchas groserías, cualquier cosa y te mandaba para la chingada. Tenía los gustos de todos lo que se meten en ese mundo, pero de ahí a decir que era una gran narca, como Griselda Blanco, hay mucho trecho”.Sandra Ávila regresó a México en el 2013, deportada, y fue recluida en la prisión de Nayarith, mientras le seguían un proceso por lavado de activos. Pero la semana pasada, el tribunal determinó que ella ya había sido juzgada por ese delito y absuelta. Entonces, ordenó su libertad. “Yo no oculto mi vida, digo lo que soy. Pero el Gobierno sí la oculta (...). La ‘Reina del Pacífico’, personaje a lo Pérez-Reverte, en una cárcel mexicana, nada menos”, dijo años atrás en la entrevista a Sherer. Ahora, ‘La Reina’ recuperó su libertad.

 

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad