"Queremos sensibilizar sobre la trata de personas": Director de Asuntos Consulares

"Queremos sensibilizar sobre la trata de personas": Director de Asuntos Consulares

Agosto 29, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

El embajador Javier Higuera, director de Asuntos Consulares de la Cancillería.

El embajador Javier Higuera, director de Asuntos Consulares de la Cancillería, habló de la nueva campaña contra este delito y de las estrategias que se utilizan para captar a las víctimas.

Una mujer llora desconsolada en la Plaza de Cayzedo de Cali. Está amarrada a una banca con una cadena de hierro. Alrededor, jóvenes, adultos, ancianos, la observan desconcertados, sin entender por qué está ahí amarrada ¿Quién le hizo eso? Poco a poco, varios se acercan e intentan ayudarla. Finalmente, con una lija, logran romper la cadena. Esta fue una de las escenas que recreó la Cancillería de Colombia en un experimento social que realizó en Cali, Pereira y Bogotá, para observar cuál sería la reacción de las personas al ver a alguien amarrado, si lo ayudarían o no. Las diferentes experiencias que se vivieron en las tres ciudades fueron recopiladas en un video que hace parte de una nueva campaña para sensibilizar a la sociedad colombiana frente al delito de trata de personas. El embajador Javier Higuera, director de Asuntos Consulares de la Cancillería, habló con El País de esta iniciativa y de las estrategias que siguen utilizando los delincuentes para captar más víctimas. Hoy (el jueves) se presentó en Cali la campaña ‘Ante la trata de personas, reaccionemos en cadena’, ¿cuál es el llamado de esta iniciativa? Esta es una campaña diferente porque las anteriores campañas estaban dirigidas a la víctima, mientras que esta última está enfocada en el entorno. Hemos identificado que la víctima no es capaz de reaccionar ante el peligro inminente en el que se encuentra, mientras que su entorno sí se da cuenta de que algo ocurre, pero no actúa. Por eso se hizo una campaña que consistió en encadenar a una persona en un lugar público a ver cómo reaccionaban aquellos que estaban a su alrededor, si la ayudaban o no. El experimento social se hizo en Bogotá, Cali y Pereira. Luego de ver el video, uno queda tocado y reflexiona frente al delito de trata de personas. ¿Cómo fue la reacción en Cali?En Cali grabamos en la Plaza de Cayzedo, el Puente Ortiz y una panadería del barrio El Bosque. En la ciudad hubo mucha solidaridad para romper esa cadena de la esclavitud.Uno no entiende por qué, a pesar de todas estas campañas de prevención, en el país se siguen presentando tantos casos de trata... Pues, precisamente, esa fue una de las grandes preocupaciones de la Cancillería, ya que veíamos que a pesar de realizar grandes esfuerzos, las campañas preventivas no estaban impactando, no estaban logrando disminuir esos índices de victimización en trata de personas, y ahí fue cuando nos dimos cuenta de que era necesario enfocarnos más en el entorno que en la víctima. Con esta campaña buscamos sensibilizar a la sociedad colombiana para que actúe y evite que las personas cercanas a su entorno caigan en este delito. El Valle del Cauca es la región del país que más ha aportado víctimas de trata de personas en los últimos once años, ¿por qué el departamento es tan vulnerable a este delito?Sí, la Cancillería identificó que el Valle en los últimos tres años reportó un total de 39 casos, 33 mujeres y seis hombres. No hemos hecho un estudio que nos muestre las razones específicas de por qué se da esta situación en el departamento, pero sí hemos detectado que el Valle es una zona de gran influencia de las redes de trata de personas. ¿Cuáles siguen siendo las estrategias de los delincuentes para captar víctimas de trata? Las estrategias son muy diversas y dependen de la modalidad de la trata. Generalmente, las víctimas son captadas por personas conocidas. El captante hace el trabajo de conocer e identificar cuáles son las necesidades de las personas y qué les hace falta en la parte económica, sentimental, familiar; para luego hacerles una oferta tan tentadora que no puedan rechazar. ¿Quiénes son los captadores? Familiares, amigos, vecinos; también personas que ya son víctimas de trata en otros países. El matrimonio servil también es una modalidad de trata de personas, aunque es menos conocida. ¿Cómo se está presentando este delito en Colombia?Lo que sucede en esta clase de delito es que no necesariamente hay dolo cuando se inicia el contacto, sino que se tipifica cuando la persona viaja a otro país, se casa y es sometida a la esclavitud y explotación sin necesidad de que haya pasado por una red de trata de personas. Es decir, es una sola persona la que desarrolla toda la cadena, la que capta, la que recoge, la que recibe y finalmente explota a la víctima. El matrimonio servil es una de las modalidades que más se está visibilizando en este momento en el país, pues no se conocía. Durante los últimos tres años fueron rescatadas 133 víctimas de trata, ¿cómo lograron identificarlas?Gracias a la denuncia y por eso es importante visibilizar a la víctima, sin eso la Cancillería no puede hacer nada. Entonces cuando se identifica esa víctima, acudimos a su rescate. Tenemos una serie de convenios, por ejemplo con la OIM (Organización Internacional para las Migraciones) y contamos con los recursos necesarios para atender a las víctimas. Los casos llegan cuando las personas están en otros países y se acercan al Consulado a contar su historia. Por eso el Consulado tiene que identificar cuándo está frente a una situación de trata de personas. Otras veces, llega la información a través de Colombia, cuando las personas informan sobre la desaparición de sus familiares. De esas 133 personas rescatadas, 39 eran del Valle, ¿qué características tenían esas víctimas?Lo que identificamos es que doce eran de Cali, diez de Buenaventura, seis de Buga, dos de Cartago, dos de Yumbo y otras de Dagua, Florida, Obando, Palmira, Tuluá y San Pedro. La explotación sexual sigue siendo la principal modalidad de trata de personas, ¿cómo logran captar estas redes a tantas víctimas?Les ofrecen una gran oportunidad en un país fuera de Colombia, les dan dinero para los tiquetes, les proporcionan todos los medios para que viajen. Generalmente estas personas viajan con documentos en regla, con contratos legales de trabajo y dinero que les dan para que pasen sin problema por las autoridades migratorias. Cuando llegan al lugar de destino, las condiciones cambian, ya han adquirido una deuda por el traslado desde su país y, además, tienen que pagar alojamiento en el sitio donde van a ser explotados; todo eso hace que la deuda aumente y por eso las personas no pueden desvincularse de la explotación. También les arrebatan su pasaporte y demás documentos para limitarles su libertad.Una campaña que impacta Evitar el “viaje fatal” es el objetivo de la campaña ‘Ante la trata de personas, reaccionemos en cadena’. Felipe Forero, quién ideó este experimento para llamar la atención de la sociedad frente a este delito, explicó que la prueba se realizó en Cali, Pereira y Bogotá, porque -según la Cancillería- son las ciudades que más aportan víctimas. Para esta campaña, se contrataron tres actores. En Bogotá, la actriz era una joven que simbolizaba la explotación sexual; en Cali, la víctima era una mujer mayor que representaba el matrimonio servil, y en Pereira, un actor simbolizó la explotación laboral. En todas las ciudades las personas se unieron y lograron romper las cadenas. “Este experimento fue una propuesta simbólica para que en escenarios reales se puedan romper esas cadenas invisibles de la trata”, indicó Felipe Forero.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad