¿Qué tanto acuerdo se ha logrado en los diálogos entre el Gobierno y las Farc?

Mayo 07, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co I Colprensa
¿Qué tanto acuerdo se ha logrado en los diálogos entre el Gobierno y las Farc?

Uno de los puntos de la agenda pactada entre el Gobierno y las Farc para buscar la salida negociada al conflicto armado es la participación política. Ya algunos de sus líderes han expresado su deseo de escoger la vía de participación democrática.

El pasado 3 de mayo, durante el cierre del octavo ciclo de negociaciones, el Gobierno y las Farc emitieron un comunicado en el que se habla de un primer borrador de acuerdo sobre el punto agrario. ¿Qué tanto se acordó en realidad?

Luego de seis meses y ocho rondas de negociaciones entre el Gobierno Nacional y las Farc en La Habana, el pasado 3 de mayo una declaración conjunta de las dos partes dio a entender que el primer punto de la agenda, la política agraria y la distribución de tierras, ha llegado a su fin. Este posible acuerdo daría paso a que el próximo 15 de mayo, cuando se reinicien los diálogos, se comience la discusión del segundo punto, el cual es la participación en política.Antes de iniciar la reunión del pasado viernes, el jefe de la comisión negociadora del Gobierno en La Habana, Humberto de la Calle, afirmó que “los acuerdos avanzan, pero no lo suficiente”. Sin embargo, más tarde ese mismo día se publicó el comunicado conjunto de las dos comisiones diciendo que “ya existe un borrador de acuerdo” entre el Gobierno y la guerrilla. ¿Qué contiene este borrador?A pesar de que en la actualidad las dos partes parecen haber llegado a un acuerdo con respecto al primer punto de la agenda, los puntos acordados solo se conocerán al final del proceso. No obstante, a partir de los pronunciamientos del Gobierno y de las Farc se puede intuir en qué temas se alcanzó un consenso.El primero de ellos es el acceso y uso de la tierra para los campesinos, que contempla la formalización de la propiedad para quienes ocupan tierras no tituladas, que llevan varios años viviendo en ellas y cuya vida depende de lo que ésta produzca, así como restituir a quienes han sido despojados de ella. De acuerdo con León Valencia, director de la Corporación Nuevo Arcoíris, "es necesario hacer una redistribución de tierras y entregarlas a la población campesina que produce la gran mayoría de alimentos del país".Un tema importante sobre el cual parece que siempre hubo un acuerdo es el que se refiere a la formalización del trabajo de la población del campo, "para que los campesinos no trabajen como esclavos sin derecho a prestaciones", afirmó Valencia. En este sentido, será responsabilidad del Estado luchar contra la informalidad del trabajo y la ilegalidad de los contratos en el campo. Otro punto que podría estar dentro del acuerdo es la protección a líderes campesinos y comunitarios, para que sus vidas no corran peligro. Esta demanda hecha por los negociadores de la guerrilla parece ser secundada por el Gobierno, luego de que el presidente Juan Manuel Santos anunció, en un consejo de seguridad, que perseguiría con todo el poder del Estado a quienes amenacen o atenten contra los líderes campesinos. Sin embargo, no todos los temas han sido fáciles de negociar entre las dos partes. Entre estos se puede contar el que se relaciona con las Zonas de Reserva Campesina. Estas zonas, que existen desde 1994, brindan soberanía a algunos campesinos en diversos lugares del país, para que no pierdan sus títulos ante el avance de las grandes empresas agrícolas y mineras. Mientras el Gobierno Nacional pretende mantenerlas así, la guerrilla pide que se les otorgue mayor autonomía, sin la intervención de agentes del Estado. Ante esta exigencia, el Gobierno se ha mantenido firme en su posición, al decir que "no admitirá repúblicas independientes" en el territorio nacional. Será necesario esperar a que las comisiones publiquen el acuerdo, para saber de qué manera las partes superaron este serio desacuerdo. Las contradicciones en los anunciosPero no todo parece ser tan favorable como lo pintan por fuera de la mesa de diálogos. De hecho, el que haya habido dos anuncios casi contradictorios el mismo día ha suscitado reacciones y diversos rumores sobre la solidez y agilidad con la que avanzan las negociaciones en La Habana y si en verdad existe el mencionado borrador. Se trata de la celeridad que pide el Gobierno para cumplir con las fechas a las que se ha comprometido, a lo que se opone radicalmente la guerrilla que afirma no querer unos "diálogos exprés"..Por un lado, quienes se oponen al proceso de paz tomaron esta contradicción como un signo de la debilidad del mismo. El director del Centro Seguridad y Democracia de la Universidad Sergio Arboleda, Alfredo Rangel, afirmó que estos anuncios “evidencian la esquizofrenia que existe en las conversaciones de paz”Según él, las dos partes de la mesa se muestran muy cordiales en público, “pero muy seguramente de puertas para adentro hay una crisis y un estancamiento, que a veces se evidencia con esas declaraciones de las partes”. Agregó que "ese supuesto borrador de acuerdo lo están anunciando las partes prácticamente desde que se iniciaron los diálogos" y que "el tiempo a la guerrilla eso no le preocupa, tiene todo el tiempo del mundo para que los diálogos sean ilimitados y no les corre ningún afán”. Para Rangel, "si en el mejor de los casos, las partes hacen público un acuerdo parcial sobre algunos de los subtemas del primer punto de la negociación", sería una forma de oxigenar el proceso y darle alguna credibilidad ante la gente. Sin embargo, no todos ven estos anuncios como completamente contradictorios, ni como una manifestación de debilidad, sino que los consideran como algo normal dentro de un proceso que aún no ha terminado.Según el representante a la Cámara y vocero de la Comisión de Paz de esa corporación, Iván Cepeda, "es natural que en medio del proceso se presente de vez en cuando algún tipo de retraso en la agenda", lo que no quiere decir que todo esté retrasado. Para él, es evidente es que los diálogos fluyen y que "a pesar de estos tropiezos, es posible muy pronto se anuncie un acuerdo definitivo sobre el primer punto de la agenda, y eso es lo que cuenta". Sobre el tiempo que tardan los acuerdos, Cepeda afirmó que "se debe tomar todo el tiempo que se requiera", y según su punto de vista, "los diálogos están avanzando a un ritmo que tiene dinamismo y están arrojando resultados". Agregó que, a pesar de ello "ojalá se pudiera acelerar un poco todo el proceso, ya que es lo queremos todos los colombianos", y agregó que está seguro de que "desde la mesa se está trabajando para que esto sea así".

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad