¿Qué tan blindada está Cali contra el terrorismo por parte de las Farc?

Febrero 19, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Laura Marcela Hincapié, reportera de El País.
¿Qué tan blindada está Cali contra el terrorismo por parte de las Farc?

Medidas. La ciudad cuenta con un comité antiterrorismo que vigila todas las denuncias de los ciudadanos. La Policía sostiene que también se han dispuesto 18 puestos de control para vigilar las entradas y salidas al casco urbano.

Analistas reconocen que la ciudad es la capital logística de las Farc. Autoridades dicen que hay un control fuerte para evitar atentados: “No debemos generar alarma”.

Hay tensión en el Suroccidente. “Lanzan triciclo bomba en Miranda”, “Emboscada de las Farc a soldados en Jamundí”, “Instalan carro bomba en Florida”. Estas son las noticias que inundaron en las últimas dos semanas los titulares de los medios de comunicación en esta región del país.Algunos de los hechos causaron muertos y heridos, otros fueron falsas alarmas. Todos generaron pánico en la población. Los atentados han ocurrido a pocos minutos de Cali, la ciudad más importante del pacífico colombiano. Esta situación tiene en alarma a los habitantes que temen que esas tragedias se trasladen a la capital. Muchos se preguntan: ¿qué tan blindada está Cali contra el terrorismo?Analistas en conflicto armado coinciden al afirmar que la ciudad es uno de los blancos más apetecidos por los grupos armados ilegales. Un centro urbano que representa el poder político, económico y militar en el suroccidente del país. Los antecedentes confirman el acecho de este grupo subversivo en la capital. En abril del 2002 guerrilleros secuestraron a once diputados del Valle, en otro abril, el del 2007, un carro bomba de las Farc destruyó el Comando de la Policía, en septiembre del 2008 una bomba explotó en los alrededores del Palacio de Justicia.Aunque desde hace tres años no se presenta un hecho de esta magnitud, los recientes ataques en poblaciones vecinas han revivido la preocupación de que la ofensiva de las Farc se extienda a la ciudad. Camilo González Posso, director de la Fundación Indepaz, define la situación en una frase contundente: “Cali es la ciudad del país que más cerca tiene a las Farc”. Explica que, por esta razón, los riesgos de presencia de la guerrilla en el casco urbano son reales, aunque aclara que esto no debe generar zozobra en la población. “Existen informaciones de un activamiento de las milicias de las Farc en las zonas rurales de Cali, debido a un traslado de algunas unidades de guerrilleros de la Cordillera Central a la Occidental”, sostiene el experto en conflicto armado. Ese movimiento de la guerrilla inició desde mediados del año pasado, cuando cerca de 300 guerrilleros llegaron al Occidente, junto con ‘Alfonso Cano’ (abatido en noviembre del 2011). De acuerdo con información de inteligencia militar, estos hombres seguirían en el corredor que comunica a los municipios del norte del Cauca con el Valle. Tan sólo con medir el tiempo de distancia entre esa zona y Cali se puede evidenciar cómo las Farc se han acercado, cada vez más, a la ciudad. Del municipio de Suárez (Cauca) -donde llegaron los guerrilleros para esconder a ‘Cano’- hasta Cali hay una hora y media de recorrido. Después del operativo que dio de baja al máximo jefe de las Farc, se registraron primero ataques en Caloto (a 45 minutos de Cali), luego en Miranda (a 40 minutos), Villa Rica (a 30 minutos), Padrera (a 25 minutos) e, incluso, en la última semana las incursiones llegaron hasta Jamundí, en las goteras de la capital del Valle.Capital logísticaQue las Farc están interesadas en Cali parece ser un hecho. Pero, más allá de sus intenciones, lo que hoy inquieta a la población es la incidencia que pueda tener el grupo guerrillero en la ciudad. Fuentes consultadas por El País revelaron que en la capital sí existen algunos focos de milicias de los frentes 6 y 30 y de la Columna Manuel Cepeda Vargas, que se debilitó con la muerte de alias J.J. pero en los últimos meses se reactivó. Asimismo, organizaciones que investigan la dinámica del conflicto en la región advierten que en zonas rurales de Cali como La Buitrera y Villa Carmelo también se han identificado milicianos. Pactar negocios ilícitos, definir rutas del narcotráfico, cobrar extorsiones, esconder explosivos en viviendas y comprar armas y medicinas son las actividades que estarían cumpliendo estas unidades en la ciudad más importante del Pacífico.Sin embargo, Ariel Ávila, coordinador de las investigaciones de la Corporación Nuevo Arco Iris, dice que no son más de 200 los guerrilleros que tienen presencia en Cali. Su misión, más allá de lo militar, estaría concentrada en labores logísticas. “Estas milicias se ubican en barrios de zonas deprimidas como el Distrito de Aguablanca. Es claro que la capacidad de perturbación de las Farc en la capital es alta, pero el costo político que esto tendría es muy grande”, asegura Ávila.Precisamente, por la poca estructura militar de las Farc en ciudades como Cali, algunos frentes estarían contratando a grupos delincuenciales para que realicen sus ‘encargos’. “Ya no tienen la capacidad de mantener milicias especializadas, por eso trabajan con oficinas de cobro”, declara un analista caleño, que pidió la reserva de su identidad.Frente a la posibilidad de que las Farc intenten inquietar a la ciudad, Ariel Ávila tiene una teoría. Dice que existe un obstáculo importante que frenaría a la guerrilla en Cali: ‘Los Rastrojos’. “Esta bacrim tiene control en la ciudad y lo último que querría es que la guerrilla realice un atentado que llame la atención y duplique el control militar”. “Estamos protegidos”A pesar de que las autoridades reconocen que las Farc siguen generando tensión en el Suroccidente, donde Cali resulta ser el ‘premio’ mayor, insisten en que la ciudad ha desplegado fuertes controles que actúan como un escudo efectivo para evitar acciones terroristas. De hecho, a raíz a los atentados de las últimas semanas, el Ejército ha incrementado sus operaciones en un 100% en la periferia de Cali, Yumbo y Jamundí.Así lo informó a El País el comandante de la Tercera Brigada, el general Ricardo Jiménez, quien aseguró que se han tomado medidas importantes, “tanto así, que desde hace diez días el Batallón Contraguerrilla que estaba operando en la Cordillera Central pasó a la Occidental para vigilar estos municipios”. En ese sentido, el comandante de la Tercera División del Ejército (que cubre Valle, Cauca y Nariño), general Miguel Pérez, explica que los recientes ataques de la guerrilla en la región corresponden a un desespero por mostrarse fuertes. “Tenemos una ofensiva en todo el Pacífico y la Cordillera Occidental, donde sabemos que están los terroristas, y por eso ellos han reaccionado”, sentenció el general Pérez. En el casco urbano, Cali también se ha blindado. Desde hace unas semanas se activó un Comité de Prevención al Terrorismo -conformado por la Fuerza Aérea, el Ejército Nacional y la Policía-, que revisa la información que llega a todos los centros de monitoreo de las autoridades. Otro de los ‘candados’ que ha utilizado la Fuerza Pública para proteger a la ciudad son los 18 puestos de control que están ubicados alrededor del casco urbano, en los cuales se requisan todos los vehículos y personas que entran y salen a la capital. Pero la vigilancia no sólo se hace en tierra. El comandante de la Policía de Cali, general Fabio Alejandro Castañeda, señala que la ciudad también cuenta con un avión plataforma de inteligencia de la Fuerza Aérea y dos helicópteros que sobrevuelan la capital durante el día y la noche para evitar una situación de riesgo.“Hemos incrementado la operatividad en un 40%. Las Farc no pueden atacar a Cali, donde, además, tenemos un batallón de alta montaña y fuertes anillos de seguridad del Ejército. Por eso, pido que la población no entre en pánico”. advirtió el general Castañeda. En las últimas semanas los atentados a los vecinos han desatado un ‘terrorismo mediático’ que se ha convertido en una bomba de tiempo para las autoridades. Según la Policía, a diario se están recibiendo hasta cinco reportes de amenazas de bomba en diferentes zonas. Todos han resultado ser falsas alarmas. La secretaria de Gobierno del Valle, Alma Carmenza Erazo, hace una reflexión: “¿Por qué no han vuelto a atacar a Cali? porque hay una presencia efectiva de la Fuerza Pública y eso lo deben recordar los ciudadanos”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad