¿Qué sigue en la guerra contra las bacrim en el Valle luego de la caída de 'Palustre'?

¿Qué sigue en la guerra contra las bacrim en el Valle luego de la caída de 'Palustre'?

Agosto 22, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co
¿Qué sigue en la guerra contra las bacrim en el Valle luego de la caída de 'Palustre'?

Alias Palustre siendo deportado de Ecuador a Colombia.

Según la Policía, se puede esperar un recrudecimiento del conflicto entre 'Urabeños' y 'Rastrojos' o nuevas luchas internas por el poder. Pero la estrategia del Estado debe cambiar, sostienen analistas.

El martes pasado las autoridades ecuatorianas informaron al Gobierno de Colombia que Jorge Eliécer Domínguez Falla, alias Palustre, el último de los mandos medios del grupo de narcos de los hermanos Comba,  había sido capturado por la Policía Antinarcóticos de ese país. Se trata de la captura del último jefe sicarial de la banda criminal de 'los Rastrojos' en el Valle, quien dirigía al menos tres oficinas de cobro en Cali y quien, según el comandante de la Policía de Cali, general Fabio Alejandro Castañeda, tenía bajo su mando a 20 de los más peligrosos sicarios de la ciudad. Después de la entrega de los hermanos Comba a las autoridades de EE.UU. este hombre había tomado el control de 'los Rastrojos' en Cali y mantenía relaciones con carteles de México para sacar droga hacia Europa y EE.UU. 'Palustre' había mantenido una sangrienta confrontación contra 'los Urabeños'. Confrontación que en 2012 provocó más de 600 asesinatos en Cali. Esta lucha a muerte lo llevó a esconderse en Ecuador hace cuatro meses, exactamente en Manta, una ciudad costera en la que, después de un seguimiento de seis meses, la Policía de Ecuador en conjunto con inteligencia colombiana, lo capturó. Su captura se suma a varios golpes que las autoridades han dado en el último año a las bandas criminales. En enero de este año, la Policía capturó a Héctor Mario Urdinola, alias Chicho, quien habría traído a 'los Urabeños' al Valle. El jueves 2 de mayo de este año fue capturado 'El Negro Orlando', y luego cayó Martín Bala',' con quien Palustre tenía una guerra a muerte. El viernes 19 de Julio, la Policía dio de baja a alias Guerrero, jefe de 'los Rastrojos' en el cañón de las Garrapatas. Ambas estructuras han perdido a sus cabecillas. Ambas están decapitadas, pero no extintas. ¿Qué sigue entonces en la lucha contra 'Urabeños' y 'Rastrojos' en el Valle? Los peones que se levantan El comandante de la Policía de Cali, general Fabio Castañeda, dice que dos posibles escenarios enfrenta la Policía cada vez que cae uno de los cabecillas de esas estructuras criminales. Por una lado, puede suceder que el grupo criminal se vea diezmado y tienda a desaparecer, teniendo en cuenta que luego de que uno de sus capos es capturado, resulta más fácil para las autoridades dar con el paradero de los demás miembros. El otro escenario es el de un posible recrudecimiento de las confrontaciones, bien sea porque 'los Urabeños' aprovechae la situación para terminar de menguar a 'los Rastrojos', o porque los mandos menores podrían buscar sustituir al cabecilla caído y para ello tendrían que ganarse la autoridad a sangre. Esta es la situación que se ha vivido luego de cada una de las capturas hechas por los autoridades a cabecillas de 'los Urabeños': Alias Chicho, capturado enero de este año, fue sucedido por 'El Negro Orlando', a quien, a su vez, lo sucedió 'Martín Bala', reemplazado luego de su captura por alias Guacamayo.En el caso de 'los Rastrojos', la Policía ya intuye quiénes serían los posibles sucesores de 'Palustre'. Un investigador dice que tres mandos medios están en la lista: alias Yepez, alias Avestruz y alias Boliqueso. Este último sería la mano derecha de 'Palustre'. Según el investigador, la Policía está trabajando en capturar a los tres posibles reemplazos de alias Palustre. “La investigación está muy avanzada y es posible que los capturemos antes de que se inicie una nueva disputa interna por el poder”, afirmó el comandante de la Policía, general Fabio Castañeda. Sin embargo, abajo de cada uno de esos peones, hay otros. Desconocidos, anónimos, con ambición y sin escrúpulos, dispuestos a apoderarse de las altas ganancias del crimen. ¿Una estrategia arcaica? León Valencia, analista del conflicto colombiano, indica que si bien los últimos golpes dados por las autoridades a las bandas criminales son considerables, la estrategia de atacar a las cabezas visibles de esas organizaciones debe modificarse. Para Valencia, la prinicpal característica de las bandas criminales actualmente es su capacidad de mutación y el hecho de que se están estableciendo como “redes diluídas” en las grandes ciudades. “Se trata de fuerzas que están mutando y construyéndose diluídamente en las ciudades. Tienen muchas cabezas visibles e invisibles, lo cual las hace menos vulnerables pues se necesitan labores de inteligencia muy complejas”, dice Valencia. “A pesar de los golpes que se les han dado a 'los Urabeños', ellos continúan fortaleciéndose en el Valle. De hecho, ahora están superando a 'los Rastrojos'. Eso sucede porque la estrategia de la Policía de eliminar cabecillas no funciona del todo, se requiere un cambio de estrategia, que busque atacar los mercados de los que se nutren esas organizaciones”. Alfredo Rangel, director de la fundación Libertad y Democracia, afirma que la capacidad de resistir de las bandas criminales es un efecto de su poder económico. Para Rangel, cualquiera de esos grupos puede resistir a las autoridades "porque pueden llenar de dinero las calles y reclutar la gente que quieran".Según Valencia, lo que se requiere es un cambio de paradigma: dejar de atacar a los cabecillas y atacar los entramados ilícitos que sostienen esos grupos. “Atacar el microtráfico, la venta ilegal de combustible, la microextorsión, y cada una de las actividades que reporten ganancia de dinero a esos grupos”. Y además de ese trabajo, sostiene Valencia, se requiere una estrategia de contrainteligencia que permita a la Policía eliminar los vínculos que muchos de sus hombres tienen con esos grupos criminales, y otra estrategia que elimine las relaciones entre bandas criminales y políticos. "El gobierno ha empezado a admitir que la fuerza pública está participando activamente en eso y, de hecho, el general (r) Naranjo reconoció que se trata de estructuras completas al servicio de bandas criminales", indicó Valencia.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad