"Que no se levanten de la mesa de diálogos si hay seriedad", dijo la Iglesia

"Que no se levanten de la mesa de diálogos si hay seriedad", dijo la Iglesia

Febrero 01, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa

Secretario de la Conferencia Episcopal, monseñor José Daniel Falla.

Monseñor José Daniel Falla, secretario de la Conferencia Episcopal, dijo que "duelen" las acciones de las Farc luego de la tregua de diciembre.

La próxima semana se desarrollará en Bogotá la XCIV Asamblea Plenaria del Episcopado Colombia en la que todos los Obispos del país se reunirán para analizar la actual situación de la Iglesia colombiana y el desarrollo del proceso de paz que se adelanta en La Habana, Cuba, con las Farc. Así lo explicó a Colprensa el secretario de la Conferencia Episcopal, monseñor José Daniel Falla, por lo que el presidente de la República, Juan Manuel Santos, fue invitado a la Asamblea el próximo jueves. ¿En qué consiste la Asamblea de este año? Vamos a tratar el primer anuncio de la transmisión de la fe. Estamos preocupados por que la fe sea cada vez más sólida en el creyente para enfrentar el mundo en qué vivimos. ¿Por qué? Porque hay mucha violencia, injusticia, inmoralidad, y hace falta saber en qué creemos y por qué. Todo esto, enmarcado en el año de la fe que nos ha invitado el Papa Benedicto XVI. ¿Preocupa entonces a la Iglesia que haya una pérdida de fe? En este momento hay una sensibilidad muy grande en cuánto la fe. La gente está volviendo. Yo diría, afianzar más nuestra pertenencia a la Iglesia Católica porque antes no había tantos grupos y nos ha faltado tomar en serio la transmisión de la fe desde las Escuelas y las Parroquias. ¿En cuánto a temas nacionales se van a volver a tratar temas polémicos como el aborto? Esos temas ya han sido tratados en otras Asambleas. Ahora vamos a tratar la realidad de la paz y los diálogos y por eso hemos invitado al señor Presidente de la República, quien nos acompañará el día jueves, lo escucharemos y veremos, de pronto, ya una posición como Iglesia. Las Farc anunciaron que van a seguir secuestrando y pareciera que el proceso de paz estuviera en crisis, ¿pensarían en entrar como facilitadores en este escenario? Tenemos que mirarlo con calma pero sería bueno tener en cuenta que desde que se pusieron las condiciones sobre la mesa para comenzar los diálogos, tristemente se aceptó que se iba a dialogar en medio de un conflicto. Después fue que las Farc hicieron una tregua de dos meses y más o menos la cumplieron y ahora volvieron a las condiciones originales. Claro que nos duele porque habíamos tenido un respiro y visto un horizonte esperanzador. Es triste, lo ideal es que hubieran dialogado sin acciones. ¿Aun así, hace un llamado a que se levanten o no de la mesa? Que no se levanten si realmente hay seriedad, un deseo sincero de que se llegue a un acuerdo por el bien del país. Si no hay un acuerdo sincero, sino un show pues preferible que se paren y no sigan con esta tontería de gastar un poco de dinero, tiempo y creando expectativas falsas. Si hay sinceridad, que sigan y estaremos siempre dispuestos a ser facilitadores para que se llegue a un acuerdo. Hablando de paz y violencia, ¿se tratarán en la Asamblea temas de seguridad de obispos como el de Buenaventura, Héctor Epalza Quintero, quien ha denunciado violencia entre bandas? Como nos reunimos todos es la oportunidad de escuchar voces y mirar lo que está pasando en el país. El tema con él no es solo de ahorita, viene ya el pobre sufriendo hace mucho tiempo presiones terribles por denunciar las muertes violentas y desaparecidos. El Gobierno ha abierto el debate para determinar cuál sería la dosis mínima de drogas sintéticas. ¿Qué posición tiene la Iglesia? Tristemente formas para destruir la humanidad hay muchas. Siria está queriendo utilizar armas químicas, y yo diría que estamos ante un arma sintética. Es lo mismo, en el fondo es destruir a los jóvenes. Una dosis mínima como si lo mínimo no fuera el comienzo de una gran destrucción. Nos duele cuando contemplamos a jóvenes que están destruyendo sus neuronas, su vida se vuelve una miseria y cómo se puede hablar de una mínima si es que la mayoría de los grandes drogadictos han comenzado por curiosidad, por probar una pastilla. ¿Cree que se promoverá el consumo? Es el colmo. No podemos pretender que haya una legislación que en el fondo permita que se destruya por poquitos a un joven o a un adulto. Nosotros nos estremecemos cuando hay unas bombas químicas, cuando hay cilindros bomba, pero esto yo diría que es hasta peor porque la persona sigue viva. Es muerte en vida. Toda norma que permita algo lo muestra como si no fuera malo y por ejemplo, el alcohol; es lícito tomarlo, lo venden y destruye hogares. Esto sería lo mismo, abrir la puerta para un consumo de algo que es terrible.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad