“Que los jóvenes no sean idiotas útiles de los grupos armados ilegales”

Marzo 30, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
“Que los jóvenes  no sean idiotas útiles de  los grupos armados ilegales”

General, Rodolfo Palomino

El general Rodolfo Palomino, director de Seguridad Ciudadana de la Policía Nacional, habló de la infiltración de las Farc y el ELN en las universidades.

La muerte de tres estudiantes que manipulaban ‘papas bomba’ en una vivienda del sector de Suba, en Bogotá, ha revivido en el país la preocupación por la infiltración de grupos armados ilegales en las protestas estudiantes. El general Rodolfo Palomino, director de Seguridad Ciudadana de la Policía Nacional, denunció que se ha evidenciado presencia de estructuras de las Farc y el ELN en algunas universidades del país y reconoció que la letalidad de esta infiltración es cada vez más fuerte. El oficial habló con El País del riesgo que enfrentan los universitarios y de las medidas que tomará la Policía frente a estos hechos. “No solo está en riesgo su vida, también podrían recibir una pena de hasta 60 años de prisión”.Usted ha denunciado que la muerte de tres estudiantes que manipulaban ‘papas bomba’ en Bogotá es una muestra de la infiltración de grupos armados ilegales en las universidades, ¿qué tan crítica es la situación?Hay episodios que confirman que eso está pasando. Tenemos vivo el recuerdo del estudiante de la Universidad Tecnológica de Tunja que murió cuando manipulaba una ‘papa bomba’ o el caso del pasado 12 de octubre en Cali, donde un joven resultó muerto en el momento en el corría con un explosivo. También el 30 del 2011 tres alumnos fallecieron en la Universidad de Nariño. Entonces no podemos ser indiferentes a esta situación, que evidencia una penetración de organizaciones terroristas, particularmente de las Farc y el ELN, al interior de algunas universidades.¿Ha visto un aumento en esa infiltración?No conozco si ha aumentado, pero lo que sí sabemos es que la vulnerabilidad y la letalidad se hace cada vez más fuerte, pues tenemos incidentes con muertos. En menos de un año han fallecido ocho estudiantes manipulando explosivos, eso quiere decir que estamos ante una situación en la que no podemos ser ajenos, sino solidarios. Hacemos un llamado a los jóvenes para que no sirvan de idiotas útiles a esa seducción de los grupos armados ilegales, que los está poniendo en riesgo.¿Cómo se está manifestando esa participación de las guerrillas en las universidades?Se está dando a través del Movimiento Juvenil Bolivariano y el Partido Comunista Clandestino Colombiano, el famoso PC3. Hemos evidenciado que hay algunos estudiantes que llevan ocho o hasta diez años matriculados en diferentes programas académicos y algunos de ellos parecen no tener interés alguno en terminarlos. Seguramente su presencia obedece más al propósito de tratar de recuperar simpatizantes a estos grupos subversivos.Usted dice que las técnicas que hoy utilizan los estudiantes en sus manifestaciones son más letales, ¿su intención ya no es protestar sino hacer daño?Ellos han pasado de construir ‘papas bomba’, que solo tenían un efecto sonoro, a estos explosivos que son una especie de metrallas con tuercas, tornillos o trozos de metal que evidencian la construcción de un artefacto con un nivel de letalidad alto. Es mañoso que los estudiantes fabriquen esto y por eso podrían afrontar una pena de hasta de 60 años de prisión. De tal suerte que esperaríamos que no solo no sirvan de idiotas útiles, sino que no pongan en riesgo su libertad y su propia vida.En la vivienda donde murieron los tres estudiantes se halló propaganda alusiva al M-19, se habla de un resurgimiento este grupo guerrillero...No hay ningún resurgimiento. Lo que encontramos fue una fotografía de guerrilleros legendarios de este grupo, así como en otros sitios hemos hallado afiches del Che Guevara, del cura Camilo Torres, ‘Tirofijo’, ‘Mono Jojoy’ y otros jefes. Entonces no es que el M-19 esté resurgiendo, sino que toman la imagen de estos líderes para decir que existe un comando, pero no más.Sin embargo, en muchas universidades públicas sí hay grafitis y publicidad alusiva a este grupo...Yo no los he visto. ¿Esta infiltración de las Farc en las universidades demuestra que hay un fortalecimiento de su propaganda política?Yo no diría que se está fortaleciendo, pero lo que sí creo es que las Farc siempre lo han intentado. Desafortunadamente encuentran ingenuos que les hacen el juego, por eso la sociedad y, sobre todo, el sector académico tienen que hacerle frente a esta seducción para no dejar que los jóvenes caigan en esta red. Bajo ninguna circunstancia vamos a permitir que los estudiantes sigan siendo víctimas de estos propósitos perversos.En los últimos años Cali ha mantenido un alto índice de homicidios, incluso por encima de la tasa nacional, ¿qué debe hacer la capital para cambiar esa tendencia?Todos tienen que apostarle a esta situación. Por eso yo insisto en la importancia de la cultura de la legalidad. No podemos permitir que en ningún escenario haya tolerancia a cualquier conducta ilegal e informal.Eso quiere decir que usted cree que parte de la violencia en la capital del Valle se debe a que muchos caleños se acostumbraron a andar en la ilegalidad, como lo dijo el mismo Secretario de Gobierno de la ciudad...Yo no puedo decir si están acostumbrados o no a esto, pero sí estoy de acuerdo en que un país y una ciudad tiene que transitar sobre los espacios de la legalidad y no puede hacerle juego a la informalidad.¿Cree que la prohibición al porte legal de armas en Cali ayudaría a reducir el alto número de asesinatos?En algunas ciudades ha dado muy buenos resultados. En la medida en que podamos quitarle las armas a quien las porta de manera ilícita, que tiene la intención de cometer un delito contra la propiedad o integridad de las personas, y también prohibamos el porte de armas lícitas seguramente lograremos que la sociedad se exponga menos. No podemos negar que algunas personas que tienen permiso para el porte de armas, a veces, incurren en actitudes temerarias, así que si nosotros disminuimos ese riesgo eso se verá traducido en una disminución en los homicidios.¿Esa teoría se ha demostrado en Bogotá con el plan desarme?Digamos que en los primeros meses el balance ha sido positivo, pero luego lo valoraremos al termino de los tres meses que durará la restricción establecida, para mirar el balance final y determinar cuál ha sido la verdadera bondad de la norma. Pero por ahora puedo decir que en un principio el resultado es positivo. A principios de este año en Cali se logró una disminución de los homicidios, pero en marzo han aumentado un 29%, al parecer, por líos del narcotráfico. ¿No están funcionando las medidas que se han aplicado?Nosotros reconocemos la bondad de los esfuerzos articulados que han desarrollado la Policía y la Alcaldía. Nos preocupa la presencia de estructuras de bandas criminales, especialmente de ‘Los Rastrojos’, sin embargo se está haciendo un esfuerzo colectivo en ese sentido. También se está promoviendo que las personas anden en la legalidad.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad