¿Qué hacer en Cali ante el aumento en las cifras de homicidio?

default: ¿Qué hacer en Cali ante el aumento en las cifras de homicidio?

Las autoridades explican por qué en el primer semestre del 2013 los homicidios en Cali subieron un 16%. Intervención social y policial se mantendrá en la ciudad.

¿Qué hacer en Cali ante el aumento en las cifras de homicidio?

Agosto 12, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co
¿Qué hacer en Cali ante el aumento en las cifras de homicidio?

De acuerdo con el Observatorio Social de Cali, marzo fue el único mes que presentó una reducción en la cifra de homicidios durante el primer semestre del 2013, la cual fue del 9%. Las estadísticas indican que en marzo del 2012 se presentaron 170 muertes violentas, mientras que en el 2013 se registraron 155. Cabe anotar que fue en esta época que inició la intervención policial a Cali, con el grupo élite contra las bandas criminales.

Las autoridades explican por qué en el primer semestre del 2013 los homicidios en Cali subieron un 16%. Intervención social y policial se mantendrá en la ciudad.

Las autoridades municipales afirmaron que están dispuestas a continuar con la intervención social y policial que se aplica en varias comunas de Cali, ante el aumento del 16% en las cifras de homicidios, registrado durante el primer semestre del 2013. El secretario de Gobierno de la ciudad, Carlos José Holguín, dijo que este balance es decepcionante, pues el año pasado se había logrado para esta fecha una reducción de casi el 10% con respecto a las cifras del 2011.Sin embargo, explicó que el aumento en las muertes violentas se debe a que “desde septiembre la confrontación entre las bandas criminales, la llegada de 'los Urabeños' a Cali, y los problemas al interior de 'los Rastrojos', cambiaron radicalmente la estadística que veníamos teniendo”. Según el balance del Observatorio Social de Cali, entidad adscrita a la Secretaría de Gobierno, en la capital del Valle se registraron 954 homicidios entre el 1 de enero y el 30 de junio de este año. Esto significa un aumento del 16% con respecto al mismo periodo del 2012, cuando hubo 826 asesinatos. Ante esto, el personero de Cali, Andrés Santamaría, coincidió con Holguín al decir que en la ciudad hay “una situación de conflicto por la entrada de grupos ilegales que se enfrentan por el control del microtráfico”. Las cifras parecen explicar este problema: casi la mitad de los asesinatos en Cali fueron ocasionados por venganzas (484 casos) y otro tanto por problemas entre pandillas (170 casos). Ambos, dicen las autoridades, están relacionados con el tráfico de drogas. “Las pandillas son el brazo armado de esas bandas criminales. Cada una está asegurada por una oficina de cobro de la ciudad y hay información de que incluso estas oficinas están operando desde las canchas de algunos barrios”, señaló Santamaría y puntualizó que esto se ha identificado principalmente en la Comuna 6.Es que en Cali los jóvenes terminan siendo la presa fácil de estas organizaciones, lo que se ve reflejado en que 336 de los homicidios corresponden a personas entre los 18 y 25 años y 272 a personas entre los 26 y 35 años.El general Fabio Alejandro Castañeda, comandante de la Policía Metropolitana, indicó que los miembros de las pandillas rápidamente quieren hacer parte de una banda delincuencial e, incluso, liderar un grupo de sicarios o de expendedores de droga. Por esta razón, las autoridades decretaron hace unos meses una serie de medidas para seis comunas de la ciudad (13, 14, 15, 16, 18 y 21), que incluyen el toque de queda para menores de edad, la restricción al porte de armas de fuego y el cierre temprano de los establecimientos nocturnos. Sin embargo, tan solo en dos de estas comunas se evidenció una disminución en los homicidios durante este primer semestre: la Comuna 13, donde se pasó de 17 a 9 asesinatos; y la Comuna 16, donde este año hubo una muerte violenta menos que el año pasado, cuando se registraron seis. ¿Ha funcionado entonces el esfuerzo de las autoridades? El secretario Holguín aseguró que sí. Afirmó que "si no hubiera sido por esas medidas, la situación habría sido mucho más grave". Destacó que en la Comuna 16, que el año anterior fue una de las más violentas, se presentó una reducción y que el aumento en las demás comunas intervenidas no fue de más de diez casos.Holguín recordó que este tipo de estrategias, que también tienen un componente social (a través del Colectivo del Oriente de la Alcaldía), presentan resultados concretos a largo plazo, por lo que deben ser mantenidas en las siguientes administraciones. Por su parte, el general Castañeda agregó que en estos lugares también debe fortalecerse "el trabajo de investigación judicial y de articulación social con las pandillas, pues en estos sitios hay la cultura de la venganza de sangre, es decir, cuando hay un muerto, éste conlleva a otros asesinatos". Para el personero Santamaría, las venganzas "juegan un papel fundamental en la sociedad actualmente, pues no hay los mecanismos necesarios para que las personas solucionen sus conflictos, sino la amenaza y la venganza. A la gente hay que hacerla no violenta". Lo que faltaAndrés Santamaría afirmó que para la ciudad es muy difícil cambiar las estadísticas de violencia mientras haya impunidad. "No hay algo que motive más a un delincuente que sentir que nunca va a ser sancionado judicialmente". Por esta razón, agregó, es importante que también haya un esfuerzo desde las autoridades judiciales para agilizar los casos y hallar a los culpables de los delitos. "¿Cómo un fiscal puede llevar hasta 500 procesos, como lo hace en los casos de delitos contra la mujer? No hay un motor más grande frente al crimen que la impunidad y en Cali menos del 10% de los homicidios encuentra una condena", dijo Santamaría. Sobre este tema, el secretario de Gobierno indicó que se ha insistido con la Fiscalía General de la Nación en la necesidad de suplir el déficit de por lo menos 40 fiscales que hay en la capital del Valle, para que atiendan los procesos de homicidios y narcotráfico. "El fiscal general, Eduardo Montealegre, se ha comprometido con la llegada de doce fiscales en las próximas semanas y los estamos esperando", dijo el funcionario.Otro tema pendiente es la posibilidad de que en toda la ciudad se aplique definitivamente la restricción al porte de armas, el cual está vigente solo para las seis comunas intervenidas, ya que la mayoría de los asesinatos registrados este año (847, es decir, el 89%), se cometieron con armas de fuego. "Eso lo hemos pedido a la Tercera Brigada, pero no han considerado conveniente aplicarlo en todo Cali. De todas formas, no podemos ver la restricción al porte de armas como la solución definitiva al problema. Bogotá, donde se ha aplicado la medida, no tiene las problemáticas de Cali y el norte del Valle en cuanto a bandas criminales", dijo Holguín. Sin embargo, para Santamaría sí es una medida importante: "¿si no lo fuera, entonces por qué cuando viene el Presidente a Cali se aplica? ¿Por qué no nos damos la pela de experimentar esta medida por uno o dos meses?". Además, indicó el Personero, pese al esfuerzo de las autoridades aún hay que aliviar temas que requieren el acompañamiento de la Nación. "Pueden llegar más policías pero no tienen cómo movilizarse porque no tienen motos o la gasolina necesaria". Ante esto, el general Castañeda afirmó que sí hay problemas estructurales como las falencias físicas de las estaciones de Policía, el hecho de que los nuevos uniformados no tengan un complejo dónde vivir y que en muchas ocasiones no hay la infraestructura necesaria para la operación en las calles. "Estamos trabajando para mejorar eso, pero no es de la noche a la mañana. Se requiere gestionar recursos y la construcción de cuarteles, lo cual se demora", dijo el oficial.Lo cierto es, afirman las autoridades, que mientras Cali continúe siendo un epicentro para las organizaciones narcotraficantes, las medidas policiales que se tomen no van a ser suficientes para rebajar los índices de violencia.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad