Propuesta de toque de queda en Cali arma controversia

Abril 06, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Propuesta de toque de queda en Cali arma controversia

Cali reporta una situación díficil de seguridad generada por la intolerancia y las vendetas entre traficantes de droga.

Alcalde rechazó iniciativa del Concejo, pues asegura que esa determinación violaría la libertad de los caleños. Sectores sostienen que la solución tampoco es militarizar la ciudad.

Declarar un toque de queda permanente en las comunas más inseguras de Cali violaría la libertad de los caleños. Esa fue la respuesta que dio el pasado martes el alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, a la propuesta de algunos concejales de Cali, que, a través de una carta, le solicitaron restringir el tránsito de los ciudadanos en la noche e incluso desplazar personal del Ejército a las zonas donde se registran los índices más altos de homicidios y hurtos: comunas 13, 14, 15, 18 y 20.Y es que en lo que va corrido de este año ya se han registrado más de 420 homicidios. Al tiempo que la percepción de inseguridad se ha expandido a todos los rincones de la ciudad, donde a diario se registran hurtos a personas, vehículos y residencias.En el documento, que se dio a conocer el lunes en un debate en el Concejo, los cabildantes alegaban que ante la incapacidad del Estado para garantizar la seguridad en la ciudad, resultaba urgente tomar este tipo de medidas. Sin embargo, el mandatario local, quien regresó el pasado martes de unos días de licencia, explicó que la solución a la violencia que enfrenta Cali requiere estrategias más profundas. Al tiempo que recordó que el Ejército jurídicamente no podría cumplir las funciones de la Policía. “El toque de queda se utiliza para circunstancias específicas, si fuera permanente afectaría todas las actividades de los ciudadanos. Otro tema es que así pongamos todo un Ejército en cada barrio, no funcionaría, pues su responsabilidad no son las ciudades”, declaró. Ospina sostuvo que la propuesta debería ser entonces “policializar” a Cali, “para lo cual estamos gestionando recursos con el Gobierno Nacional”.Por su parte, el secretario (e) de Gobierno, Fortunato García, recordó que en la capital del Valle del Cauca ya existe un toque de queda: de lunes a domingo, de 11:00 p.m. a 5:00 pm. “En estos horarios ningún menor puede estar transitando en las vías públicas sin la compañía de un mayor”. Sin embargo, la concejal Julie del Pilar Reina, autora de la propuesta, sostiene que la situación actual de violencia requiere de una restricción más severa. La cabildante propone una ampliación en la mayoría de edad, es decir que la medida se aplique a menores de 20 y 21 años y no de 18, “porque cada fin de semana vemos que jóvenes mayores de edad están protagonizando los homicidios y hurtos”. Al tiempo que propuso que se prohiba el tránsito de los ciudadanos en todas las calles de las comunas más violentas. “El toque de queda sería no sólo en las vías públicas, sino también en los barrios”, señaló.Pero dichas propuestas, además de no calar en la Alcaldía, generaron una controversia en varios sectores, que afirman que la iniciativa pretende encerrar a las personas en sus casas. Para el congresista vallecaucano Heriberto Sanabria el toque de queda sería la demostración de la “incapacidad institucional” de la Fuerza Pública. “El problema debe atacarse de fondo. La salida debe ser una estrategia integral de seguridad, que además incremente los recursos para la Policía”, dijo.El comandante de la Policía Metropolitana de Cali, general Miguel Ángel Bojacá, coincidió con Sanabria, al declarar que es necesario estructurar planes junto con el Concejo, las autoridades municipales y los organismos de justicia. “No estoy de acuerdo con un toque de queda, porque nuestro deber es garantizar que los ciudadanos se puedan movilizar. También hay que aclarar que el Ejército lucha contra los grupos armados en las zonas rurales y no en la ciudad”. Asimismo, Bojacá recordó la falta de recursos es el mayor obstáculo que enfrenta la Policía, pues cada año se reduce el presupuesto. “El año pasado la Alcaldía nos había aprobado $13.000 millones y giró $6.300”.Aunque el Gobierno local anunció que este jueves 7 de abril se llevará a cabo una cumbre de seguridadpara analizar la violencia que enfrenta la ciudad, aún no se conoce quienes serían los miembros del Gobierno Nacional que estarían presentes.“Cali no es la más violenta del país”El alcalde Jorge Iván Ospina declaró el pasado martes que la capital del Valle del Cauca no es la ciudad más violenta del país, como se anunció en varios medios de comunicación, luego de una rueda de prensa del Instituto Nacional de Medicina Legal. Según el Mandatario local, la violencia se mide por tasa de habitantes y por encima de Cali están otras capitales como Medellín.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad