Proponen que el Mininterior asuma manejo del Centro Valle del Lili

Proponen que el Mininterior asuma manejo del Centro Valle del Lili

Agosto 16, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co
Proponen que el Mininterior asuma manejo del Centro Valle del Lili

La vigilancia policial es la mayor debilidad que tiene el Centro de Formación Juvenil Valle del Lili. Ocho uniformados custodian por turno la sede donde están internos cerca de 330 infractores de la ley.

En los últimos tres años cerca de 1.100 jóvenes se han escapado del Centro de Formación Juvenil Valle del Lili.

La fuga de más de 1.100 menores de edad infractores de la ley en los últimos tres años del Centro de Formación Juvenil Valle del Lili deja en claro que el manejo de este espacio tiene graves fallas que posibilitan el escape de los jóvenes. Las falencias en la infraestructura física y en la vigilancia policial son algunos de los factores que posibilitan que jóvenes que han cometido fleteos, homicidios y secuestros puedan fugarse y volver a las calles para continuar con sus fechorías en pandillas o bandas delincuenciales. Además, como sostiene el ex fiscal de la Casa de Justicia de Aguablanca Elmer Montaño, no hay una sola investigación disciplinaria y penal por las fugas masivas que en un año pueden ser dos o tres. De hecho, en este 2011 se han reportado dos casos de evasiones, contando el del pasado fin de semana que rebosó la copa cuando un centenar de muchachos lograron salir de las instalaciones ubicadas en Valle del Lili, en el sur de la capital del Valle. En mayo pasado 17 menores de edad se volaron, incluyendo el homicida del decano de la Universidad Santiago de Cali Eberth Mosquera. Cuatro meses antes, en diciembre de 2010, 15 adolescentes abrieron un boquete y salieron en desbandada. Por la fuga del sábado pasado, el director regional de Bienestar Familiar, Jhon Arley Murillo, anunció que se investigará la responsabilidad de los Capuchinos Terciarios, encargados de la administración del lugar, en el hecho. Entre tanto, el general Miguel Ángelo Bojacá, comandante de la Policía Metropolitana, pidió que se establezca la responsabilidad del operador del Valle del Lili en el hecho del sábado pasado. Sostuvo que el operador informó a la Policía 45 minutos después de sucedido el hecho, reportaron "los desórdenes, los daños de puertas y la destrucción de cerraduras. Hay una puerta posterior ubicada en el centro que no tiene porque estar abierta a altas horas de la noche. Necesitamos que se establezca la responsabilidad del operador". El oficial subrayó que la problemática de las evasiones no se soluciona sólo con el aumento del pie de fuerza sino con el control al interior del establecimiento. Dijo que los Capuchinos Terciarios no informan sobre el comportamiento de jóvenes que incitan ciertas conductas. Reiteró que varias unidades policiales fueron desplegadas por toda la ciudad para dar con el paradero de 65 de los cien adolescentes que se escaparon. Además la Policía ofreció recompensa a quien brinde información sobre estos muchachos. Proponen que Valle del Lili sea manejado por MininteriorDe otro lado, el ex fiscal Montaño hizo una dura crítica señalando que "Valle del Lili es un centro vacacional y un potrero de las vacas del director del mismo". Manifestó que la Policía no tiene la responsabilidad de las fugas, dado que sólo hay cuatro uniformados para vigilar a cerca de 330 infractores que están internos en Valle del Lili. "Por lo menos se necesitarían 30 uniformados", expresó Montaña. Para Montaño, dada la gravedad de los delitos cometidos por los jóvenes, el Valle del Lili debe ser manejado por el Ministerio del Interior y no por Bienestar Familiar, además debería tener una guardia especializada para custodiar a los muchachos. Actualmente los policías deben vigilar por fuera y no pueden ingresar al interior de las instalaciones, "porque a criterio de los sicológos les generan traumas, los estresan (a los menores)", añadió Montaño. La deficiencia en la vigilancia no sólo es un riesgo para la Policía, ya que se convierten en objeto de asonadas, sino también para los custodios que están dentro de las instalaciones, ya que estos no poseen armas. Hace tres años un joven asesinó a un docente en las celdas situadas en los juzgados de Infancia y Adolescencia en el centro de Cali. El custodio ingresó para observar un partido de fútbol con los muchachos y fue atacado por ellos ocasionando su deceso. "El centro tiene problemas de muro, la puerta del potrero del director impidió la terminación de un muro perimetral. Las garitas de la Policía no ofrecen ninguna garantía. Los custodios son civiles y están desarmados, hay luces, pero falla la iluminación y no hay un proyecto de resocialización", añadió Montaño. Un agente de la Policía de Infancia y Adolescencia, que omitió su identidad, relató que "el problema es que esos muchachos no acatan las normas de ninguna clase, no le hacen caso a nadie, ni a los padres. Nosotros no podemos entrar porque se rebotan y hacen escaleras humanas de hasta cuatro metros de altura para poderse volar. El sábado pasado violentaron una puerta y escaparon". Por último, el ex fiscal aseveró que "Valle del Lili es un negocio de la contratación, todo el mundo se lucra menos la sociedad. Esas fugas son un grave riesgo para la sociedad porque los jóvenes salen para seguir delinquiendo y eso genera dolor en las víctimas que esperan que haya justicia".

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad