Preocupación en el oriente de Cali por desaparición de jóvenes

Preocupación en el oriente de Cali por desaparición de jóvenes

Marzo 21, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co
Preocupación en el oriente de Cali por desaparición de jóvenes

El pasado sábado, la Personería, la Iglesia Católica y la Policía, acompañados por estudiantes de varios colegios y la comunidad en general de la Comuna 21, realizaron una marcha como manifestación de rechazo ante los casos de desapariciones que se han vivido en la zona.

En 2013, más de 390 desapariciones fueron reportadas en la ciudad. De ellas, cerca del 50% ocurrieron en las comunas del oriente de Cali. Las niñas entre 10 y 17 años hacen parte de las principales víctimas.

Preocupados se encuentran los habitantes de la Comuna 21 del oriente de Cali por una serie de desapariciones que se vienen presentando desde el año pasado y de las cuales la Policía parece no tener muchas hipótesis para resolver. Según informó un líder comunal de esa zona, así como el padre Jaime Londoño, párroco de la Iglesia San Felipe Neri del barrio Decepaz, durante el 2013 se contaron al menos 14 casos de desapariciones y en lo que va de este año, el número asciende a 5. De acuerdo con el líder comunal, el temor que viven los habitantes de esa zona del oriente de Cali, se debe a que gran parte de las personas desaparecidas, en su mayoría menores entre los 12 y 18 años, son adolescentes que no tienen nada que ver con el conflicto entre pandillas que se vive en la comuna, por lo tanto, dicen varios vecinos, no "nos explicamos qué es lo que está pasando aquí". "A finales del año pasado, se presentó la desparición de Juan David García, un jovencito de 16 años monaguillo de la iglesia San Felipe Neri. Días después encontramos su cadáver en el río Cauca, cerca a Cartago. Lo que más nos preocupa, es que como en el caso de Juan David, hay otras desapariciones de adolescentes estudiantes, que no están metidos en problemas de ningún de tipo", dijo el líder comunal que ha preferido mantenerse en el anonimato. Entre los otros casos, según indica el padre Jaime Londoño, se cuentan las desapariciones de Daniel Tutestar, de 19 años, quien desapareció el pasado 27 de diciembre en el barrio Desepaz; Alezandra Zachs Echeverry, una niña de 16 años que desapareció en la misma Comuna 21, el 4 de mayo del año pasado; y el de Cristian David Correa, de 13 años. De acuerdo con el padre Jaime Londoño, el único caso que sí podría estar relacionado con una venganza entre pandillas o grupos delincuenciales, sería el de Tutestar, quien ya había recibido varias amenazas por parte de las pandillas de la Comuna 21, por lo cual tuvo que cambiar de residencia.De hecho, luego de su desaparición, cuentan los padres del joven, han recibido varias llamadas a su casa en las que han llegado a extorsionarlos o hasta les han dicho que no lo busquen más, porque lo mataron. “Nos han llegado a decir que ya no lo busquemos más, porque ya lo mataron. O nos han hasta pedido dinero. Nosotros denunciamos al Gaula y ellos están con el caso”, dice uno de los padres de Tutestar. Sin embargo, ¿cómo explicar los casos de desapariciones que desde el 2012 se vienen denunciando en la Comuna 21 del oriente de Cali?Según el comandante de la Policía de Desepaz, teniente Jefferson Arias, además del caso de Tutestar, que puede explicarse dentro de la dinámica del conflicto entre pandillas, las autoridades no tienen hipótesis fuertes respecto a los otros casos y la situación se hace mucho más difícil para la Policía, pues la comunidad parece no saber nada acerca de las desapariciones. "No tenemos hipótesis en los otros casos. Estamos investigando y preguntando a la comunidad, pero no hemos podido establecer ningún tipo de sospechas", ha dicho en varias ocasiones el oficial. La situación se ha tornado tan difícil para los vecinos del lugar, que muchos dicen temerle más a una desaparición que a la misma guerra entre pandillas. “Aquí lo de las pandillas ya se ha mermado bastante, gracias a la Policía. En Potrerogrande es en donde la cosa sigue muy grave. Pero lo que a uno le da miedo son las desapariciones, porque se están perdiendo muchos jóvenes, y uno no quiere que le pase nada de eso a los hijos de uno”, dice uno de los habitantes de la comuna 21. Los casos de desapariciones, sin embargo, parecen no ser una preocupación exclusiva de esa comuna. Según un informe sobre la situación de Derechos Humanos de la Personería de Cali, de los 392 casos de desaparecidos que reportó Medicina Legal en 2013, cerca del 50% se reportaron en las Comunas 13, 6, 15, 14 y 21, del oriente de Cali. En la Comuna 13, compuesta por barrios como El Vergel o El Poblado, el número de desaparecidos ascendió a 19 en 2013, mientras que en la Comuna 21, la cifra fue de 14. “La situación la hemos vivido desde el 2008. Ahí reportamos la desaparición de Karen Verónica Zúñiga, de 16 años. Pero de ahí para acá, esto se nos ha venido volviendo más grave: en 2012, denunciamos la desaparición de Bryan Camilo Cortés, un joven de 17 años, y en 2013, para poner otros ejemplos, reportamos las desapariciones de Cristian David Correa, de 13 años, y de Alezandra Sachs Echeverry, de 16 años”, afirma el líder comunitario consultado. Lo que más teme el padre Jaime Londoño, así como varios habitantes de la Comuna 21, es que detrás del fenómeno de las desapariciones esté el reclutamiento de jóvenes por parte de estructuras delincuenciales y criminales que, en el caso de las niñas, las podrían estar reclutando para explotarlas sexualmente. El miedo ante tal escenario reside en que la mayor parte de las mujeres desaparecidas en la Comuna 21 son niñas entre los 12 y 18 años, así como en la reciente aparición de fenómenos como las violaciones a mujeres por parte de miembros de pandillas como una forma de intimidación. Según varios líderes comunales del oriente de la ciudad, es evidente que desde hace varios meses la violencia ejercida por grupos delincuenciales contra niñas y adolescentes en el oriente de Cali viene recrudeciéndose. De hecho, de acuerdo con las cifras de Medicina Legal, de las 392 casos de desapariciones de la ciudad en 2013, 169 corresponden a mujeres, y entre esas 169 mujeres desaparecidas, 97 son niñas entre menores de 17 años.Sin embargo, la Policía afirma que no tiene suficientes indicios para afirmar que las desapariciones puedan estar ligadas a violencia sexual contra la mujer o al reclutamiento de jóvenes por parte de pandillas y otros grupos, pero tampoco niega que esa situación pueda ser la causa. “Hasta el momento no tenemos indicios, pero tampoco podemos descartar esa situación”, ha dicho el comandante de la Policía de Desepaz, teniente Jefferson Arias. Por su parte, la Personería ha pedido en reiteradas ocasiones a las autoridades que atiendan de un modo más eficaz la problemática de desapariciones en la ciudad. Según ha dicho el Andrés Santamaría en varias ocasiones, "las autoridades deben ser más ágiles en los procesos de investigación sobre el paradero de los desaparecidos". La entidad ha recibido 19 denuncias de desapariciones en Cali en lo que va del año.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad