Preocupa la situación de violencia que hay con los menores en Cali

Preocupa la situación de violencia que hay con los menores en Cali

Agosto 29, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Preocupa la situación de violencia que hay con los menores en Cali

En la parte de atrás de esta cancha de fútbol fue encontrada una menor de 13 años apuñalada en 52 ocasiones por presuntos miembros de una pandilla, en el oriente de Cali.

Indignación y rechazo ha causado el caso de una niña de 13 años, quien recibió 52 puñaladas, fue arrastrada, pisoteada, obligada a comer tierra y golpeada, al parecer, por pandilleros del oriente de Cali.

Indignación y rechazo causó el ataque a una niña de 13 años, a quien le propinaron 52 puñaladas, arrastraron, pisotearon, golpearon y obligaron a comer tierra, al parecer, pandilleros en el barrio La Paz, oriente de Cali.Para organismos defensores derechos humanos este hecho es una muestra de la grave situación de violencia que viven los menores en la ciudad, especialmente por las disputas entre pandillas. En lo corrido de este año, 123 niños han sido asesinados en Cali, de los cuales 76 murieron en peleas entre pandillas.Andrés Santamaría, personero de la ciudad, dijo que la violencia contra los menores es una situación que se repite a diario en la capital del Valle y por más que se quiera crear consciencia, pareciera que la situación se hace más grave y que no hay reacción del Estado. “Hay una enfermedad en la sociedad y tenemos que entrar a ver qué está pasando”, dijo Santamaría, que reiteró que la Comuna 13 de Cali, donde se presentó el reciente caso de la joven atacada, registra 21 homicidios de menores en lo corrido del año.La Personería realizó un estudio en el que asegura que en la ciudad operan 134 pandillas. La hipótesis que maneja la Policía sobre el ataque a la menor se relaciona con una venganza por una disputa de dos pandillas.El coordinador del Observatorio Social de la Arquidiócesis de Cali, Jesús Darío González, hizo un llamado a la ciudadanía para que entre todos se pueda sacar a los menores del conflicto en lo barrios. “Vivir cerca a una pandilla, a una frontera invisible, implica confinamiento, miedo y esto no puede seguir pasando”, expresó González.Tanto el personero Santamaría como el coordinador del Observatorio de la Arquidiócesis coincidieron al decir que el tema ahora no es solo de reforzar la seguridad en la zona donde quedó herida la menor, sino que es de que se vea una verdadera respuesta en el trabajo social con los menores y demás sociedad.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad