Por tocar intereses de personas importantes me extraditaron: Mancuso

Por tocar intereses de personas importantes me extraditaron: Mancuso

Julio 27, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa
Por tocar intereses de personas importantes me extraditaron: Mancuso

Salvatore Mancuso, ex jefe paramilitar que fue extraditado a los Estados Unidos y se encuentra recluido en la cárcel Norhern Neck Jail de Warsaw en el estado de Virginia.

Alrededor de $400 millones mensuales pagaba Mancuso para poder movilizarse en sus helicópteros.

Una de las confesiones que más llamó la atención este jueves, en medio del juicio a seis exjefes paramilitares del Bloque Catatumbo, fue la hecha por Salvatore Mancuso, alias El Mono: “Una vez enviamos un escuadrón nuestro a robarse unos helicópteros a una isla”.Según El Mono, tenían un intermediario que alquilaba las naves con una persona residente en Panamá. En una ocasión, le dieron al intermediario US$ 250.000 para que trajera un helicóptero.Sin embargo, cuando llegó al sitio donde lo tenía que recoger, ubicado en una isla del Pacífico que no especificó, se dio cuenta que en el lugar estaban de fiesta y había más aeronaves disponibles.“Esta persona nos llamó y nos contó lo que estaba pasando. Por eso decidimos enviar un grupo especial de hombres para que se trajera los helicópteros que hubiesen en la isla”, contó.En la diligencia, llevada a cabo ante la magistrada Alexandra Valencia Molina del Tribunal Superior de Bogotá, Mancuso también confesó, en vivo y en directo desde Estados Unidos que “todos los pilotos que colaboraron con las AUC, eran de la Fuerza Aérea o de la Policía Nacional” .Para poder surcar el espacio aéreo colombiano con ese tipo de aeronaves, debían pagar una nómina mensual de 400 millones que involucraba también a los operadores de las torres de control.“Nosotros no teníamos hangares, nos tocaba tener los helicópteros en el monte y cubrirlos con ramas. Por eso es que nos salía tan costoso el mantenimiento”, precisó el desmovilizado que hace parte del proceso de Justicia y Paz.Ante la magistrada Valencia, Mancuso repitió que hasta que no le sean brindadas las garantías de seguridad a su familia, no confesará parte de los secretos que aún tiene sobre el accionar ‘para’ en Colombia y las relaciones que esta organización tuvo con personajes reconocidos de la vida pública.“Señoría, le digo con el corazón en la mano, que hay muchos hechos que no he confesado porque tengo miedo, entre otras cosas, de que le hagan daño a mi familia”, precisó.El exjefe ‘para’ extraditado, indicó que su envío a los Estados Unidos se dio porque mientras adelantaba la investigación para sacar adelante su proceso en Justicia y Paz, descubrió muchas cosas que tocaban los intereses de personas muy importantes.“Por esta razón fue que el Gobierno decidió extraditarnos” , finalizó diciendo.Las lágrimas de el'Iguano'Jorge Iván Laverde Zapata, alias El Iguano, quien fuera el comandante del Frente Fronteras del Bloque Catatumbo, lloró este viernes durante su intervención, al recordar que mientras participaba del proceso de negociación con el Gobierno en Santa Fe de Ralito, no pudo viajar al sepelio de su pequeña hija de 9 meses.Según contó Laverde, el entonces comisionado de paz y hoy prófugo de la justicia, Luis Carlos Restrepo, le prohibió la salida del citado corregimiento de Córdoba.Este relato, hecho entre sollozos, conmovió también a Salvatore Mancuso, quien no pudo contener sus lágrimas al ver a su excomandante del Frente Fronteras llorando por la memoria de su hija.Durante el juicio, en el que también participan José Bernardo Lozada Artuz, alias Mauro; Jimmy Viloria Velásquez, alias Jairo Sicario; Isaías Montes Hernández, alias Mauricio o Júnior y Juan Ramón de las Aguas Ospino, alias Chaca, El Iguano contó detalles de cómo se movían sus hombres por la región del Catatumbo sin ser perseguidos por la fuerza pública.“James Betancourt, un teniente retirado del Ejército que tenía sus contactos dentro de esa institución, era el encargado de avisarles a las tropas que nosotros íbamos a pasar por un determinado lugar para que las movieran” , contó.El Iguano también volvió a señalar al sargento primero del Ejército, José Celis Castro, de ser uno de sus máximos colaboradores, al punto de pagarle 30 millones mensuales por la información que este le suministraba a las Auc.“Él nos decía en qué puntos iban a atacar los aviones de la Fuerza Aérea para nosotros mover nuestras tropas” , sostuvo Laverde.Otro de los episodios en el que habría participado el sargento primero Castro involucró a Raúl Reyes, líder de las Farc dado de baja en la frontera con Ecuador, en marzo de 2008.“En el 2003, Castro nos dijo que Raúl Reyes se encontraba en Rubio (Venezuela) y quería saber si nosotros podíamos enviar un grupo especial de nuestros hombres para asesinarlo” , reveló Laverde.‘Nos echaban agua en vez de glifosato’José Bernardo Lozada Artuz, alias Mauro, quien fuera comandante del Frente Tibú del Bloque Catatumbo, relató cómo logró que las aeronaves encargadas de las fumigaciones de los cultivos ilícitos en el Catatumbo reemplazaran el glifosato por agua.‘Mauro’ dijo que esta negociación se hacía con los altos mandos desde Bogotá y los encargados de llevar a cabo esta tarea en la zona cumplían las órdenes que les daban. “Nos echaban agua en vez de glifosato”, sostuvo el desmovilizado.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad