¿Por qué los domingos son los días en que más homicidios se cometen en Cali?

¿Por qué los domingos son los días en que más homicidios se cometen en Cali?

Marzo 29, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Durante los 52 domingos del 2014 fueron asesinadas 322 personas. Este día, el promedio de muertes violentas se duplica.

[[nid:407028;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/03/homicidios-domingos-grafico.jpg;full;{A pesar de que en ciudades como Medellín y Bogotá, los niveles de consumo de drogas y alcohol son más altos que en Cali, los niveles de homicidios son inferiores, cosa que, para los expertos, indica que en la ciudad hay un grave problema de convivencia. }]]

El domingo de la semana pasada, de acuerdo con la Policía, fueron asesinadas un total de seis personas en Cali. Si se analizan las estadísticas de homicidios en la ciudad en lo que va de este año, se concluye que ese día, 22 de marzo de 2015, es el que registra el mayor número de asesinatos en los últimos tres meses.  Lea también: Cali terminó el 2014 con 23 % menos en homicidios

Ahora bien, que el día más violento de 2015 sea un domingo  no es casualidad. De acuerdo con el informe anual de homicidos del Observatorio Social de la Alcadía, durante los 52 domingos del 2014 fueron asesinadas en la ciudad 322 personas. La cifra, que corresponde a una quinta parte del total de muertes violentas presentadas ese año, permite concluir que durante los domingos asesinan más personas en Cali que cualquier otro día de la semana.  

En promedio, cada domingo en Cali son asesinadas seis personas. ¿Por qué los niveles de homicidios en la ciudad se elevan durante el día que los caleños deberían dedicar al descanso?

Para el director de Medicina Legal Valle, Jairo Antonio Silva, hay al menos tres factores que explican ese fenómeno. Uno tiene que ver con el ocio, ligado a la cultura caleña de visitar los fines de semana sitios dedicados a la ingesta de alcohol. 

 “La gente en Cali está acostumbrada a aglomerarse los fines de semana, a estar en zonas en donde hay gran afluencia de personas y en las que, en general, se consume alcohol. Eso se ve en los estancos, en los bares pequeños, o hasta en las casas, las calles o los parques. Ese ocio de fin de semana, especialmente de sábado y domingo, actúa como un factor de riesgo para que se presenten casos de violencia que terminan con homicidios”, afirma Silva.

Sin embargo, el especialista explica que más allá de la inactividad del domingo, hay otros dos elementos de importancia capital para entender esa dinámica de violencia de los fines de semana: el consumo de alcohol y de drogas. 

De acuerdo con el médico, del total de cuerpos que llega a la morgue de Medicina Legal en la ciudad, especialmente los fines de semana, al menos el 50 % tiene rastros de consumo de alcohol y drogas, en su mayoría, marihuana, cocaína y basuco. 

“El alcohol y las drogas,  son el factor preponderante en este caso. Durante los fines de semana aumentan no solo los homicidios, sino también los accidentes de tránsito que,  en la mayoría de los casos,  están ligados a consumo de drogas y alcohol”, concluye el médico. 

Según el informe de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Crimen de 2013, se calcula que en Cali y Yumbo hay una prevalencia de consumo de alcohol del 35,95 % de la población, es decir, cerca de 644 mil personas lo consumen regularmente. La cifra ubica a Cali y Yumbo como la tercera zona del país con mayores índices de consumo de bebidas embriagantes luego de Bogotá y Medellín, con su área metropolitana. 

El informe señala también que del total de personas que consume regularmente alcohol en Cali y Yumbo, para al menos unas 195.858 ese consumo implica algún tipo de riesgo o les perjudica de determinada manera, no solo en su salud, sino en su propio comportamiento. 

El documento sostiene también que en estas ciudades existen al menos 86.432 consumidores activos de cualquier tipo de drogas ilícitas, principalmente marihuana, cocaína y basuco. A esta estadística se le suma que, de acuerdo con datos de Medicina Legal, el de los consumidores de droga es el segundo grupo de personas con mayor tendencia a ser víctimas de homicidios en todo el país. 

María Alejandra trabaja como paramédica del área de urgencias del Hospital Universitario del Valle, que recibe a buena parte de las personas que resultan heridas en hechos violentos y no violentos de la ciudad y, en casos de alta gravedad, de municipios cercanos.

 En las noches, María Alejandra cubre turnos de 12 horas, recibiendo los pacientes a la entrada del Hospital y realizando los traslados desde otros centros asistenciales. 

Tiene 20 años. Hace dos trabaja como paramédica. Sin embargo, dice,  esos dos años le dan la impresión de ser diez o quince, porque todo lo que ha vivido durante ese tiempo, las decenas de personas muertas en sus manos, los niños heridos con puñales, los chicos heridos con bala, los hombres asesinados con machetes o palos o botellas, parece ser demasiado para caber en tan pocos días. 

 María Alejandra cuenta que en una noche promedio de sábado o domingo, entre las 7:00 p.m. y las 7:00 a.m.,   la sala de trauma del HUV puede recibir al menos unas 25 personas heridas. Es decir, casi dos  personas por hora, la mayoría, heridas con armas de fuego. 

 “La verdad es que en un turno de fin de semana uno no descansa. Todo el tiempo te la pasas saliendo a recoger gente herida. No te imaginas”, comenta Alejandra y agrega que, en general, los casos que atienden se presentan en situaciones en las que la gente está bajo efectos de las drogas. “Nosotros les buscamos en los bolsillos los documentos de identidad, y casi siempre encontramos marihuana y coca”.

María Alejandra comparte la tesis del doctor Ricardo Piedrahíta, médico de urgencias del HUV, que dice que los altos índices de homicidios del domingo se explican, en parte, porque es durante ese día que se presentan la mayor parte de las riñas de las personas que se embriagan desde la noche del sábado. 

  Las estadísticas parecen respaldar la hipótesis del médico pues, según el Observatorio del Delito, entre la medianoche del sábado y las 6:00 a.m. del domingo, se presenta el mayor número de homicidios. 

 Para Maria Isabel Gutiérrez, directora del Instituto Cisalva, dedicado a la prevención de la violencia, más allá de la violencia que se viva en la ciudad en un día específico de la semana, lo que hay que entender es que la mezcla entre  alcohol, armas y la intolerancia general que se vive en la ciudad, es uno de los grandes problemas que tiene Cali en materia de convivencia.  

 “Tenemos la cultura de portar armas. Tenemos la cultura de la defensa propia, de pensar que la justicia no  opera, y de resolver nuestras diferencias por la vía de la violencia. Si alguien agrede a alguien, entonces ese otro quiere arreglar las cosas agrediéndolo también. Vivimos en una espiral de violencia que no se termina y que viene causando gran parte de los homicidios en nuestra ciudad”, dice la experta.

De acuerdo con el comandante operativo de la Metropolitana de Cali, coronel William Sánchez, en las zonas de rumba de Cali se presentan durante los días de fin de semana un promedio de 70 riñas, en general, protagonizadas por personas bajo los efectos del alcohol.

 Asimismo, indica el oficial, se pueden decomisar unas 400 armas cortopunzantes que las personas portan cuando asisten a los sitios de rumba. El año pasado, según la Alcaldía, los problemas de convivencia causaron un total de 293 asesinatos. 

Esa cifra ha sido razón para que  el personero de la ciudad, Andrés Santamaría, sea insistente en la necesidad de extender el plan desarme, que actualmente se aplica en 16 comunas de la ciudad, a toda Cali.  “Es evidente que en la ciudad hay serios problemas de convivencia. Hay que trabajar en cambiar el comportamiento de la gente, pero esos procesos tardan, son largos. Lo que hay que hacer inmediatamente es desarmar a todo el mundo, porque sabemos que la mayor parte de los homicidios se cometen con armas de fuego. Si tenemos menos armas, entonces hay menos posibilidades de que una riña termine en un asesinato”, dice Santamaría.

Dónde son los homicidios De acuerdo con los datos de la Alcaldía,  los barrios que presentan mayor número de homicidios son Marroquín, Las Orquídeas, Comuneros, Potrero Grande, Antonio Nariño, El Poblado, Siloé y Floralia, en donde se concentra el 71% de los homicidios cometidos los domingos.  Durante el sábado y el domingo se presentaron  en Cali,  en 2014, el 34 % del total de los homicidios registrados ese año. La cifra corresponde a un total de 533 homicidios durante el fin de semana.  El 44.8 % de los asesinatos  se presentaron, durante el 2014, en horas de la noche, entre las 6:00 p.m. y las 12 de la medianoche.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad