¿Por qué las Farc continúan ensañadas con Pradera, Valle?

Enero 19, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Andrés Felipe Becerra | El País.
¿Por qué las Farc continúan ensañadas con Pradera, Valle?

La motobomba, cargada con 50 kilos pentolita, fue activada frente al edificio de la Alcaldía y a la estación de Policía. El atentado fue atribuido a la columna móvil Gabriel Galvis de las Farc.

Tras el atentado con motobomba, autoridades y analistas coinciden en que el municipio aún tiene un valor estratégico para la guerrilla.

Pradera es el municipio del Valle del Cauca más afectado por la violencia de los grupos ilegales. En menos de dos años, esta ciudad, ubicada en las estribaciones de la cordillera Central, ha sido blanco de dos atentados terroristas con bombas que han dejado casi un centenar de heridos. Una mezcla de la influencia de la columna Gabriel Galvis de las Farc y de dos poderosas bandas delincuenciales han creado el pánico en esta población, afectada no solo por los ataques guerrilleros, sino por las minas antipersonales sembradas en su área rural y por las extorsiones. El atentado más reciente ocurrió el jueves pasado frente al edificio de la Alcaldía y a la estación de Policía de Pradera, cuando dos hombres ubicaron y activaron una motobomba con 50 kilos de pentolita. En el hecho perdió la vida Jorge Eliécer Mora Ospina, un hombre de 66 años, y 61 personas resultaron heridas, entre civiles y policías. El ataque, que fue atribuido por las autoridades a la Gabriel Galvis de las Farc y específicamente a alias Luis Garipari, tercero al mando de ese grupo, sucedió un día después del fin de la tregua navideña anunciada por esta guerrilla desde La Habana, Cuba. Unos meses atrás, el 31 de octubre del 2012, en plena noche de ‘Halloween’, dos jóvenes detonaron un explosivo a una cuadra del parque principal de Pradera. Ese ataque dejó dos personas muertas y 35 heridos, entre ellos 14 niños. En ese mismo mes, pero dos semanas atrás, dos petardos explotaron en una carretera que comunica a Pradera, dejando diez personas lesionadas, entre ellas dos policías. Ambas acciones fueron atribuidas, también, a las Farc.***Hablar de este tipo de hechos en Pradera no es nuevo, que se responsabilice a la guerrilla tampoco. Y es que, de acuerdo a las autoridades y a analistas, este municipio es un corredor de movilidad por el que las Farc se pueden comunicar con otras zonas del Valle, el norte del Cauca e incluso Tolima y Huila, y que siempre han procurado no perder cuando la Fuerza Pública aumenta operatividad en la zona, como ha ocurrido, por ejemplo, desde que iniciaron los diálogos de paz, en el 2012. Edinson Quintero, propietario de un bar que resultó afectado en el reciente ataque, habla de que esto no es justo con la población civil ni con nadie. “Nos estábamos recuperando del atentado pasado y cuando la calma y la tranquilidad reinaban los violentos volvieron a aparecer”, asegura. “Si las autoridades y el Gobierno Nacional saben de la vulnerabilidad de Pradera y de lo importante que puede resultar para estos grupos el control del territorio, no deberían de ser tan confiados”, dice Quintero, quien el pasado viernes trataba de volver a poner en marcha su negocio, ubicado en una esquina de la plaza. Un analista en seguridad explica que lo que pasó en Pradera el jueves pasado podría ser una respuesta a los trabajos que viene realizando la Fuerza Pública en el departamento y en especial en la zona de Pradera, donde se han logrado minimizar las acciones de la Gabriel Galvis. “Las Farc le están tratando de demostrar a la población civil y a las autoridades que todavía tienen presencia en Pradera y sus alrededores y que en cualquier momento pueden volver los campos minados, las extorsiones, las búsquedas de personas para las milicias y las Redes de Apoyo al Terrorismo”, explica el experto.Rodolfo Escobero, otro analista en seguridad, dice que históricamente la guerrilla ha defendido el corredor de Pradera porque es un territorio a través del cual mueven hombres, armas, droga y que, aunque se esté en diálogos de paz, no van a descuidar una área de tanta importancia. “Hay que recordar que unos años atrás las Farc pidieron el despeje de este municipio y de Florida, como las zonas para negociar un acuerdo humanitario”, expresa Escobero.El analista Alfredo Rangel da otra razón del valor estratégico de Pradera. “Las Farc tienen muchos sitios de interés, sin embargo Pradera y Florida están muy cerca de las cordilleras y son una retaguardia estratégica y el resguardo de buena parte del Secretariado”.Las montañas que rodean estas localidades son de difícil acceso para la Fuerza Pública y las complejas condiciones climáticas impiden los bombardeos de la Fuerza Aérea. Esta es la mayor explicación para que las Farc se hayan asentado en la región.***El alcalde de Pradera, Adolfo León Escobar, dice que el municipio siempre ha sido una plataforma para la guerrilla: fue pedida como zona de despeje, es un corredor de movilidad, se presta para dar golpes a la Fuerza Pública. Pradera es un punto estratégico, eso se sabe.“Desde hace ocho días teníamos información de inteligencia de que las Farc podrían cometer un atentado. Entonces, no tenemos dudas de que el ataque fue realizado por ese grupo guerrillero”, agrega el funcionario.“Estábamos en alerta pero hacer terrorismo es fácil, pues como se ha visto recientemente en muchos lugares del mundo, cualquier criminal que tenga la voluntad de usar explosivos, en últimas, lo puede hacer”, explicó el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, en su visita a Pradera, tras el ataque. Estaban preparando algo, hay pruebas, asegura Pinzón: detrás del hecho está la Columna Gabriel Galvis de las Farc, al mando de alias Leonel Paz, organización a la cual un día antes del atentado con motobomba se le decomisó en la vía entre Palmira y Pradera 50 granadas y 50 kilos de pentolita. ¿Para qué querrán esto? Para atentar contra el pueblo, asegura.Hoy, la columna Gabriel Galvis de las Farc, de acuerdo a inteligencia militar, ha sido muy golpeada y le ha tocado desplazarse hacia el Tolima. Los que quedan, no más de 70 integrantes, delinquen en los municipios de Miranda, Florida y Pradera.Mientras tanto, el coronel Mariano Botero Coy, comandante de la Policía Valle, es optimista. Dice que se van a mantener los controles en Pradera, que habrá patrullajes combinados y más presencia policial.Y es que aunque en Pradera se siga hablando del atentado del jueves pasado, del de ‘Halloween’ del 2012, de que es de los municipios más afectados en el Valle por minas antipersonas (6 casos en el 2012 y 8 en el 2011), la situación de orden público había mejorado.“El año pasado se registró una reducción del 74 % en el número de muertes violentas con respecto al anterior, pues se presentaron 26 homicidios, mientras que en el 2012 hubo 96”.En el municipio también se ha contado, según el Alcalde, con el apoyo de la Brigada Móvil 28 del Ejército, “además de un buen parque automotor, pues contamos con diez motocicletas nuevas y dos vehículos que realizan labores de vigilancia las 24 horas del día apoyados por los cuadrantes y 23 cámaras de seguridad”.Por estas razones, por ese cambio que se sentía en el pueblo, seguramente, fue que luego del atentado con motobomba, cuando regresó la incertidumbre y el dolor, los habitantes de Pradera volvieron a exclamar en el centro del pueblo que “la paz no se negocia, la exigimos”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad