¿Por qué las Farc centraron su escalada en el Pacífico?

¿Por qué las Farc centraron su escalada en el Pacífico?

Junio 07, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
¿Por qué las Farc centraron su escalada en el Pacífico?

Los atentados a la infraestructura eléctrica marcaron los ataques de las Farc en la primera semana de junio. Buenaventura y Tumaco, dos de las poblaciones afectadas.

En los últimos días se han registrado quince acciones armadas en Guapi, López de Micay, Tumaco y Buenaventura. Esta es una zona estratégica para la guerrilla en el país.

Puedo decir que casi todas las casas del pueblo, cerca a la estación, se quedaron sin vidrios. La guerrilla y la Fuerza Pública se están dando ‘plomo’ desde hace una semana. Los atacan por encima del pueblo, lanzan ‘tatucos’ y les disparan desde varios puntos al otro lado del río”. El líder de una de las comunidades de la población de López de Micay, en el Pacífico caucano, dice que la gente de su pueblo tiene miedo.

Dice que ellos, la comunidad, siempre quedan en medio de la guerra. Y es una guerra que “desde el 2002 se ha aumentado por los intereses de la minería y el narcotráfico”. 

“Nosotros toda la vida hemos barequeado, hemos vivido del oro, pero con los cultivos de coca que trajo la gente desde el Caquetá y Putumayo, llegaron las Farc.  Antes solo eramos un paso hacia El Tambo, pero al llegar la coca se instalaron en el río Micay. Empezaron a cobrar por gramaje y luego se metieron en la minería. Y crearon esta falsa economía de progreso que solo nos trae guerra”, expresa. 

Este pueblo, de 25.000 habitantes, ubicado en las estribaciones del río Micay, junto al Mar Pacífico, es una de las poblaciones que ha sufrido en las últimas dos semanas la escalada de las Farc. Ataques diarios a la estación de policía y  combates que han generado desplazamientos.  

La tragedia de López de Micay se repite en Guapi, Timbiquí, Buenaventura y Tumaco. Desde Docordó hasta  la frontera con Ecuador, la Fuerza Pública está alerta por las acciones de dos de los frentes de las Farc, que actualmente tienen más poder: 29 y 30.

Desde el pasado 22 de mayo se cuentan más de 15 acciones armadas -entre combates, hostigamientos, la muerte de un policía y heridas a otros cuatro uniformados, el derrumbamiento de tres torres de energía- en las poblaciones del Pacífico en Nariño, Cauca y Valle. 

Estas estructuras, junto con la Columna Daniel Aldana, explica el almirante Ernesto Durán, de la Fuerza Naval del Pacífico, “se mueven con la lógica del narcotráfico y la minería ilegal. Estos dos elementos y la extorsión son unos financiadores de las Farc, por eso sus actividades se concentran en esta zona”.

Una fuente que trabaja con organismos de derechos humanos aseguró que de desde antes de que las Farc rompiera la tregua unilateral se había escuchado de un aumento de comisiones de las Farc en el Pacífico.

"Algunas estructuras que antes estaban en la coordillera Central enviaron hombres a la Occidental. Esto es muy diciente, porque generalmente las acciones de las Farc cuando quieren mostrar su fuerza se concentran especialmente en el norte del Cauca, pero en esta ocasión escogieron los municipios costeros”, dice.

El líder de López de Micay dice que en su población la influencia de los frentes 29 y 30 es muy fuerte. 

“El negocio de la droga acá funciona así: la guerrilla controla los precios de la pasta y del clorhídrato. El que venga a comprar tiene que pagarles un impuesto o negociar con ellos. Claro que la cocaína ha bajado mucho porque ahora está el auge de la minería, ellos no tienen maquinaria, eso es mentiras, pero cobran 500 gramos por cada planchón de oro y por dejar trabajar las máquinas”, agrega.

La minería ilegal ha sido, según las autoridades una de las fuentes de financiación de las Farc. Precisamente, en marzo pasado la Fiscalía capturó a once personas que hacían parte de una compleja red criminal que involucraba al Frente 29, a funcionarios de varias alcaldías del Pacífico caucano, integrantes de la Armada  y particulares.

Lea también: La Esperanza: una zona desgarrada por el narcotráfico y la minería ilegal

Estas personas  estaban detrás del negocio de la minería ilegal en los municipios de Timbiquí, Guapi y López de Micay, en el Cauca.

Según la Fiscalía, el Frente 29 de las Farc aporta los dineros necesarios para el sustento económico de las minas ilegales en estas zonas.

Las finanzas del Comando Conjunto Occidente de las Farc (Bloque Alfonso Cano, que delinque en Cauca, Valle y Nariño) se derivan especialmente de los frentes 29, 30 y  6, así como la Columna Daniel Aldana, explica una fuente de inteligencia de la Policía.

Mauricio Redondo, defensor del Pueblo en Cauca, dice que la fuerte presencia de los frente 29 y 30 en la Costa Pacífica caucana es una de las razones por las que esta zona del país es la que está sufriendo la escalada guerrillera.

“Somos un corredor, entre la cordillera Occidental, en las zonas altas de los ríos Guapi y Micay. Es una especie de columpio entre la cordillera y la llanura del pacífico, que les permite una gran movilidad. “Además, es una zona con una gran dificultad de presencia estatal y una complicada acción para la Fuerza Pública por sus condiciones geográficas y climáticas, así como la cercanía de zonas pobladas a los campamentos guerrilleros”, explica el Defensor.

El analista Ariel Ávila, investigador de la Fundación Paz y Reconciliación, coincide en la importancia estratégica del Pacífico para las Farc. 

“Actualmente, por las ofensivas militares los guerrilleros no se reunían en grupos tan grandes como ocurrió en el campamento bombardeado en Guapi. Esto demuestra las fortalezas de la guerrilla en el Pacífico, que les permite agrupar grupos grandes y movilizarse con facilidad”, agrega. 

Atentado contra Buenaventura

El ruido de las plantas de energía en pleno centro de Buenaventura opacan el bullicio de los transeúntes de la concurrida zona. En el corazón del Puerto se notaba el impacto de los cuatro días que la ciudad vivió sin energía.

Según la Cámara de Comercio, las pérdidas desde el domingo hasta el miércoles ascendían a $3200 millones. Los más afectados fueron los comerciantes, sobre todo los que manejan productos perecederos como los mariscos. Los negocios cerraron una o dos horas antes y muchos de los restaurantes.

La voladura de una torre en la zona de Anchicayá dejó al puerto en oscuras durante cuatro días. Hacía aproximadamente diez meses el Puerto no sufría una voladura de una torre. En los últimos años la ciudad ha sido víctima de diez apagones.

Una situación similar a la que sufre el puerto de Tumaco, en Nariño. Esta ciudad completaba el sábado tres días sin el fluido eléctrico, ocasionado por la voladura de dos torres.

Al apagón se le suma ocho atentados cometidos en una semana por las Farc en esta población, entre los que se encuentran la muerte de un policía por una granada  y las heridas de otros dos policías y dos infantes de marina.

Para Ariel Ávila la importancia al escoger al Pacífico para estos ataques las Farc también demuestran la vulnerabilidad de infraestructura en esta zona. “Si vuelan una torre en Bogotá no pasa nada porque el fluido no se suspende, pero la debilidad de la infraestructura eléctrica de Buenaventura y Tumaco hace que con volar una sola torre  se dé este impacto”, añade.

También dice que la explicación de por qué el Pacífico no solo se relaciona con sus intereses económicos en la minería ilegal y el narcotráfico, “es un interés político para el posconflicto. Tener un control político en ciudades como Tumaco y Buenaventura es importante y no lo puede perder. Debe mostrarse fuerte allí porque en estos sectores compite con otros actores como el ELN, los ‘Urabeños’ y los ‘Rastrojos’”, concluye Ávila.

La organización Chao Racismo hizo un llamado, a través de una carta, al Presidente y a las Farc por la situación del Pacífico colombiano. “El mapa de la guerra se ha encaprichado malvadamente pasando y permaneciendo por los territorios indígenas y afro”.

"Semanas sin energía en Tumaco y Buenaventura hace que los afrocolombianos e indígenas del Pacífico antes de confiar en un ejército que dice llamarse ‘popular’ y luchar por nosotros, sintamos zozobra y un ambiente de terror a causa de los petardos, explosiones y muertes”.

También  pidieron que cesen las hostilidades en esta zona y que se acabe la exclusión y el racismo del Estado  hacia el Pacífico y que las Farc paren el terrorismo. Y que en la mesa de La Habana sean incluidos con “asiento permanente” tres delegados que representen a los afro e indígenas.

En lo corrido de 2015, la Fuerza Naval del Pacífico reportó en la captura de cinco guerrilleros, la muerte de 4 y la detención de 37 miembros de las  ‘redes de apoyo al terrorismo’.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad