¿Por qué están robando en las unidades residenciales de Cali?

Junio 19, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Alda Mera | Reportera de El País
¿Por qué están robando en las unidades residenciales de Cali?

10 procesos de investigación contra bandas dedicadas al hurto a residencias y comercio se llevan a cabo en este momento, dijo el general Nelson Ramírez, comandante de la Policía Metropolitana de Cali.

Los casos no siempre se denuncian, pero se conocen a través de redes sociales. Muchos caleños ya no se sienten seguros en sus apartamentos. ¿Qué dicen las autoridades?

Al candado de la reja de la entrada principal a la torre  forzado y  el de la puerta de su  apartamento roto, en la unidad residencial Bosques de Vizcaya, le avisaron que algo  raro había pasado. Miró y su computador había desaparecido. Lea también: En el sur de Cali, el 'WhatsApp' es la principal arma contra los robos. Gladys bajó llorando a  buscar la guarda y    vio  reunidos a la asistente de administración,  un miembro del consejo de la administración y al  representante de Vigilancia y Seguridad Privada de Colombia, Vig Secol, la  empresa contratada para ese servicio. Para su sorpresa, “al revisar el cuarto,  el clóset revolcados, el representante insistía en   porqué no se habían llevado el televisor, el minicomponente  y lo demás’”, cuenta indignada. Molesta, le reclamó por sus comentarios. El señor le ripostó: ‘Ahora no vaya a decir que le robaron millones’, recuerda  aún  con rabia  y añade que al  mostrar   el candado  forzado, dijo:  ‘Este candado de medio pelo’.  “Todo el tiempo el señor no hizo sino afirmar que mi puerta no había sido violentada,  que a uno no lo roban sino que uno se autorroba, mejor dicho, salí a deberles y los dos empleados de la unidad guardaron silencio total”, denuncia esta docente, nueva víctima  de robo en una unidad  cerrada. Argumenta  que de ser un autorrobo,  la aseguradora no le habría reconocido  el valor del computador, dos cadenas de oro y millón y medio en efectivo que le  hurtaron. “Es lamentable que uno pague  cuota de administración y seguridad y que no haya quién le dé razón”, se queja. Desde el  26 de mayo pasado, día de los hechos,   no ha recibido explicación ni de la administración ni de la compañía de seguridad.   El Jefe de Seguridad de la empresa  Vig Secol, explicó  a El País que cada compañía responde  ante su cliente,  que es la administración, que es  con quien firma un   contrato de prestación de servicios, y  no con los residentes. “Es la administración la que está en la obligación de compartir el informe averiguatorio de la Fiscalía con el usuario”, dijo y también argumentó, que “al vigilante no le pagan por cuidar lo que hay en el interior del apartamento, porque no recibimos inventario de lo que hay dentro de  ellos”. Al respecto,  explicó que la función de los vigilantes es cuidar que no se viole el área perimetral de las unidades residenciales y aclaró  que la empresa es vigilada por la Superintendencia  y cumple con los requisitos de ley. Con relación a la actitud del  representante, sostuvo: “Esas apreciaciones corresponden al pensamiento subjetivo de ella, que puede haber estado desbordado porque uno entiende que la señora estaba angustiada y estresada. Pero  en esos casos, nosotros tenemos que tener la cabeza fría, porque nuestra función es hacer observación, inteligencia, control y atención y no podemos caer en el calor de la situación”.  Sin embargo, Gladys  afirma que “estoy casi segura de que los ladrones están dentro de la misma unidad porque esto tiene rejas y contrarrejas y al salir en carro hay que dejar un carné, es muy difícil que entren extraños”. Se apoya  también  en un rumor de robos similares en dos apartamentos más de la unidad. Es la  modalidad que se impone: los ladrones llegan como inquilinos, analizan qué apartamentos quedan solos todo el día, roban y desaparecen, han dicho las autoridades en otros casos. Estadísticas de la Policía reportan una disminución del 42 % en  el hurto a residencias (no discrimina si en casas o unidad cerrada). En 2015, de enero a junio hubo 19 casos, frente a 11 en el mismo periodo de 2016, es decir, 8 menos.  

11 casos de hurto a casas van en 2016, antes del asalto en la unidad  el jueves.
Los bandidos simulaban ser agentes de la Fiscalía y de la Sijín que iban a   un allanamiento
19 casos de hurtos a residencias se presentaron en la ciudad entre enero y junio de 2015, según la Policía de Cali.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad