¿Por qué en la Cali cívica se apoya la idea de linchar a los delincuentes?

Julio 28, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Las redes sociales se han inundado de mensajes que promueven la filosofía del 'ojo por ojo, diente por diente'. ¿Qué hay detrás de ese comportamiento? Hablan los analistas.

“Cada vez que se presenta un episodio de justicia por mano propia,  no se elimina un delincuente sino que se crea un nuevo acto delincuencial”. Así lo advierte  Pedro Enrique Rodríguez, doctor en psicología y profesor de Univalle, ante la ola de mensajes que han circulado en las redes sociales apoyando la presunta reacción de la mujer que el lunes pasado, luego de ser víctima de un atraco, habría arrollado a dos motociclistas, uno de los cuales era su agresor. Lea también: Este es el proceso judicial que le espera a la víctima de hurto en el sur de Cali. “Lo que se debe analizar en estos casos no es el episodio individual, sino que debe mirarse de manera colectiva”, dice el académico. Y agrega:  “esto es un problema psicosocial donde hay dos grandes grupos de opinión: unos que se lamentan del episodio y la inseguridad y un segundo grupo que aprueba lo que terminó ocurriendo, aunque no sabemos las motivaciones que tuvo la señora y si tiene que ver con tomar justicia con la propia mano”. Rodríguez explica que “la literatura psicosocial muestra que el interés o actitud positiva en hacer justicia por mano propia es consecuencia de la frustración, desconcierto y fracaso de las políticas de seguridad”. Pero insiste en que esa actitud es peligrosa porque lejos de ayudar a combatir la delincuencia, la incentiva. Y es que son  muchos los caleños los que  ponderan la presunta reacción de la mujer. Es más, buena parte de la ciudadanía, abiertamente se manifiesta partidaria de que una persona ejerza justicia por su propia mano para evitar ser robado o para neutralizar  a un agresor. Sobre el caso de la mujer, las primeras versiones que manejó la Policía aseguraban que ella, tras el asalto, persiguió al atracador. De acuerdo con esas versiones, en ese momento se generó el accidente, en el que murió un joven de 17 años y resultó lesionado otro de 16, quien aceptó que cometió el atraco. Este hecho, es investigado por la Fiscalía como un homicidio culposo en accidente de tránsito, pues el ente investigador asegura que no se ha comprado que la mujer haya perseguido al delincuente. Y tampoco está claro que el menor muerto esté relacionado con el robo. Aunque  los hechos no están claros, muchos de los comentarios en redes sociales aseguran que es válido tomarse la justicia en sus manos.  El País realizó un sondeo en el ‘Fan Page’ de Facebook para preguntarle a los usuarios si estaban de acuerdo con seguir y arrollar a una persona que haya cometido un atraco. Participaron  1114 personas, la mayoría de las cuales se mostró a favor  de esa acción. En el foro se encontraron reacciones como “¡Ella es una mujer de carácter que no se dejó! Y si por esto va a pagar cárcel, la delincuencia se tomará las calles con más fuerza ya que los bandidos saben que  están amparados por los que se supone deben defendernos”.  Incluso, algunas personas criticaron que “los jóvenes involucrados en el caso se les trate como víctimas y ahora la tachan a ella de lo peor, pero si hubiese sido ella la muerta, a él (joven fallecido) no le hacen nada y lo dejan libre a los dos días”. Otras personas opinaron que fue una reacción de impulso por el pánico generado por el asalto. "No sabemos cómo vamos a reaccionar, asi como unos se paralizan, ella reaccionó de esa manera. A la hora de un atraco no sabemos qué pueda pasar y es la vida de ellos o de la de uno".  "Vale más la vida que un simple celular", dijo una usuaria al tiempo que lamentó la investigación a la que está siendo sometida la mujer.  Para el personero de Cali, Hugo Montoya, la joven no debió proceder de la manera en que lo hizo y por el contrario debió denunciar ante las autoridades. "La víctima del robo (la mujer del carro) pudo adelantar todas las gestiones para lograr la captura en flagrancia y no por vías de hecho", precisa el funcionario.  María Isabel Gutiérrez, directora del Instituto Cisalva, coincide con el profesor Restrepo en que la decisión de la agredida, si es que se produjo,  no fue adecuada. “Para eso existen autoridades como la Policía, a quienes uno debe remitirse para solucionar problemas que afectan a las personas, al patrimonio o a la sociedad”. Hace unos días en el oeste de la ciudad fue desnudado un ladrón y arrojado al río Cali.   Cisalva realizó una encuesta en Cali, Medellín y Bogotá para intentar explicar por qué las personas deciden tomar justicia por sus propias manos. “Se encontró que las personas que fueron castigadas tres o más veces en una semana, cuando fueron niños, son más proclives a ejercer justicia con la propia mano”, explica. La Directora del Cisalva insta a que las personas se cuestionen qué está pasando en el seno de la familia porque “esto no solo ocurre en Cali sino en el resto del país, incluso en Latinoamérica.  Se necesita más  prevención en el comienzo de la vida: ¿cómo castigamos a nuestros hijos? ¿se les debe castigar físicamente”. 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad