¿Por qué el Valle encabeza las cifras de homicidios de menores de edad?

¿Por qué el Valle encabeza las cifras de homicidios de menores de edad?

Febrero 12, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co
¿Por qué el Valle encabeza las cifras de homicidios de menores de edad?

Los habitantes del municipio de Dagua marcharon el miércoles 11 de Febrero en rechazo a la violencia contra los niños, tras la muerte de un menor de 6 años asesinado por su padre en zona rural de esa localidad.

Aproximadamente cinco niños fueron asesinados cada semana del año pasado en el Valle. Expertos señalan el desplazamiento y la falta de políticas claras entre las causas del problema.

Desmembrado, decapitado y con múltiples heridas ocasionadas con un machete y una pica, fue hallado un menor de 13 años en un cañaduzal de Tuluá, el tercer municipio más poblado del Valle.Cinco días después, un menor de seis años fue degollado por su propio padre en una finca de la zona rural de Dagua, en hechos relacionados al parecer por problemas maritales. El padre se suicidó después de asesinar al niño.Estos casos se suman a los 22 homicidios a menores de edad registrados en lo corrido del 2015 en Cali.Dichos reportes sacaron a la luz pública que el departamento del Valle además ocupó el primer lugar en tasa de homicidios de menores en Colombia el año pasado, con 299 casos, según datos de la Agencia Pandi y Medicina Legal. De dichos casos, 207 ocurrieron en Cali, 17 en Palmira y 10 en Buenaventura.Y es que según estos datos, cada semana fueron asesinados aproximadamente 5 niños en el Valle durante el 2014. La cifra sigue siendo alarmante si se compara al departamento con Antioquia, donde fueron asesinados 106 menores y Bogotá con 101 casos.Aunque la mayoría de los asesinatos de niños ocurren en la vía pública, los reportes indican que los casos también se reportan al interior de la vivienda de las víctimas.“Hemos identificado que los menores que son víctimas y victimarios de la violencia, no tienen ocupaciones durante el tiempo libre y además tienen poco control de sus padres o viven en lugares donde no cuentan con acompañamiento permanente de un familiar”, señaló Gustavo Rivera, asesor de la Consejería de Paz de la Gobernación del Valle.Rivera explicó que el Valle es el principal departamento receptor de migrantes del suroccidente del país, a donde llegan desplazados del conflicto, desempleados y personas en situaciones vulnerables. Tan sólo durante el 2014 llegaron a Cali 17.097 desplazados."Este problema social, sumado a la falta de oportunidades laborales, la acción de pandillas y bandas criminales, hacen de los menores un blanco fácil de la violencia en una ciudad que aún sufre los rezagos de la cultura del narcotráfico y el dinero fácil”, indicó Rivera.Para el psiquiatra forense, Óscar Díaz, aunque estos asesinatos de niños son hechos aislados, en los que no se encuentra una conexividad, lo que si debe entenderse es que reflejan una situación alarmante en la sociedad colombiana. “Es tan caótica la situación que vive la sociedad, que ya no importa si el agredido es un adulto o un niño. Eso muestra como se han alterado los valores de la sociedad y la barbarie que se está viviendo (...) Los casos de desmembrados también muestran cómo es un fenómeno que al divulgarse de forma masiva afecta a la sociedad, ya que estas conductas se reproducen”, agregó.Por su parte, Andrés Santamaría, personero de Cali, manifestó que "urge la conformación de una política integral de seguridad que permita al Estado intervenir en sectores vulnerables con la promoción de programas, que eviten a las nuevas generaciones incursionar en hechos delictivos de toda clase”.La Personería insiste en la necesidad de medidas como privación de la libertad y prevención de la violencia juvenil.En palabras de Jesús Darío González, coordinador del Observatorio Social de la Arquidiócesis de Cali, este problema “implica que el conflicto social está degradándose a un punto muy alto”.Señaló que es probable que la cifra de homicidios de menores sea mayor a las reportadas, y que esto se debe a la deficiencia en las políticas públicas que van desde los servicios sociales a los servicios de justicia.“Las políticas nacionales se han concentrado en la entrega de subsidios a través de programas sin contexto. Si se pregunta en los municipios a lo mejor todos tienen políticas para prevenir el maltrato y empleo infantil, la violencia intrafamiliar, pero en los planes de desarrollo estos programas no tienen presupuesto. El mensaje es que hay que dejar de ser retóricos”, añadió.Según las mediciones del programa 'Cali Cómo Vamos', las tasas de homicidios en las principales ciudades del país siguen siendo uno de los problemas más preocupantes. Mientras en el 2010 la percepción de aumento de este delito era del 10%, para el 2013 subió al 14%.Las preocupantes cifras de menores asesinados en el Valle, se conocieron después del asesinato de cuatro hermanos que vivían en la vereda El Cóndor de Caquetá, hecho violento que encendió las alertas en el país y motivó a que la Procuraduría creara una agencia especial para su investigación.Cristina Plazas, directora general del Instituto Colombiano del Bienestar Familiar, dijo que " debemos rechazar cualquier tipo de violencia contra nuestros niños, ellos no pueden seguir siendo víctimas de venganzas, ni de odios. Todos somos responsables de crear entornos protectores y, por eso, hago un llamado a la sociedad para que entendamos que es nuestra obligación proteger a los niños y niñas".

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad