¿Por qué el proceso de reinserción en Colombia es un ejemplo para el Congo?

¿Por qué el proceso de reinserción en Colombia es un ejemplo para el Congo?

Octubre 26, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Yefferson Ospina | Reportero de El País
¿Por qué el proceso de reinserción en Colombia es un ejemplo para el Congo?

Grevisse Ditend Yav, director programa de desarme en el Congo.

Grevisse Ditend Yav, director del programa de desarme, desmovilización y reintegración en el Congo, que visita Cali, habló de la importancia de la experiencia colombiana en la reinserción.

El Director del Programa Nacional de Desarme, Desmovilización y Reintegración, DDR, en la República Democrática del Congo, Grevisse Ditend Yav, estuvo en Cali compartiendo las experiencias de desmovilización y reinserción de combatientes en su país. El profesor, un catedrático de las universidades Lumbubashi y Kinkasha en El Congo, habló del conflicto en su tierra: una guerra, dice, hecha por intereses extranjeros que buscan explotar las riquezas de ese país; una guerra en la que más de 50 facciones se enfrentan ejecutando casi a diario violaciones masivas de los Derechos Humanos; una guerra que ha incluido en sus filas a más de 30.000 niños y ha dejado más de cinco millones de muertos. Una guerra que, según documentos históricos, es el conflicto más sangriento y prolongado después de la Segunda Guerra Mundial. Profesor Grevisse, ¿qué le interesa de los procesos de reinserción de desmovilizados de Colombia?Colombia ha sido un ejemplo para nosotros, porque aquí se están realizando muchas cosas en las que El Congo apenas está pensando. Cosas como la reparación a las víctimas, el derecho a la verdad, la restitución de tierras. Eso me sorprende mucho de sus procesos de reinserción, porque nosotros no las realizamos. Además, ambos países están inmersos en conflictos muy parecidos. ¿Cómo trabajar en procesos de desmovilización y de reinserción en un país en el que hay más de 50 grupos enfrentándose?El nuestro es un conflicto básicamente causado por presencia extranjera con intereses económicos. Dentro de esa situación hay dos grupos importantes que se enfrentan y que son la base de las confrontaciones, los demás, son grupos minoritarios no tan fuertes que se adhieren a cualquiera de esos dos bandos. De modo que el DDR hace énfasis en esos dos grupos que son los más numerosos y lo más fuertes. Cuando usted dice que hay intereses económicos extranjeros que originan el conflicto, específicamente ¿cuáles son esos intereses?El Congo, como Colombia, es un país con mucha riqueza natural, muchísima. Hay una lucha por los recursos minerales como el coltán, el oro y los diamantes. Pero sin duda, el coltán es el recurso que más se disputan, pues como se sabe, es usado por las grandes industrias tecnológicas en la producción de dispositivos como teléfonos o computadores.¿Se podría decir que el coltán significa para el conflicto de El Congo lo que la droga para el conflicto colombiano?Se trata de un fenómeno parecido. Las grandes ganancias que deja el coltán hacen que mucha gente no quiera que el conflicto se termine, sobre todo, gente del extranjero.Profesor, ¿cómo es la situación actual de los niños en el conflicto de su país?Hay un número muy alto de niños inmersos en esa guerra. Nosotros sabemos de al menos 30.000 desmovilizados entre niños y niñas. Ellos tienen un proceso de reinserción algo diferente. Por ejemplo, no se consideran desmovilizados, sino rescatados. Hay agencias especiales cuya labor es dar atención psicosocial a los niños rescatados y hacer una reubicación familiar. Hay muchos otros casos en los que a los menores se les hace una reintegración laboral, porque son personas con hijos, con responsabilidades. Uno de los fenómenos que se presenta dentro del proceso de reinserción en Colombia, es la reincidencia en la actividad delictiva. ¿En El Congo también se da?Sí hay reincidencia, pero es de índices muy bajos. Lo que sucede es que en nuestro conflicto la mayoría de los combatientes son jóvenes menores de 30 años que deciden hacer parte de la guerra por “vivir esa aventura”. Pero pronto descubren lo difícil que es estar dentro del conflicto y buscan renunciar, tratan de salir de situación de guerra. Así que los porcentajes de reincidencia son realmente muy bajos. Uno de los pilares de la Ley de Justicia y Paz en Colombia es la restitución de tierras. ¿Cómo es el proceso de vuelta a sus tierras de los desplazados por el conflicto en su país? Nosotros no tenemos proceso de restitución. Eso es algo que me admira de su país, que se preocupen por esa parte esencial respecto a las víctimas. En nuestros casos, las personas retornan a a sus tierras por una dinámica propia de ellos, es decir, lo hacen de un modo natural. Cuando un grupo armado desplaza a otro grupo de personas, los armados no suelen permanecer mucho tiempo en ese lugar ni apropiarse de la tierra, porque el nuestro no es un conflicto por la tierra. Una vez el grupo armado deja de hacer presencia el territorio, muchas personas regresan. Y respecto a las víctimas, ¿cuáles son las formas en que son reparadas?Me ha sorprendido mucho oír en estas conversaciones con los colombianos que se preocupan mucho por las víctimas, por hacer una reparación a los daños causados. Nosotros no tenemos un progama de esas características, entre otra cosas, porque demandaría un esfuerzo gigante. En El Congo se presentan a diario violaciones masivas de los Derechos Humanos. Grupos de personas que son asesinadas, grupos de mujeres que son violadas, grupos de niños que son reclutados. Sería muy difícil para nosotros reparar a cada una de las personas, pero es un tema muy importante que nosotros apenas estamos empezando a pensar y a considerar. Volviendo al tema de la participación de extranjeros en el conflicto de su país. ¿Qué se está haciendo para cambiar las condiciones sociales que propician esa guerra?La fase 3 del DDR consiste exactamente en trabajar de modo conjunto entre Gobierno y otras instituciones en una apuesta por el desarrollo social del país. Se busca generar una sinergia entre sectores públicos y privados para mejorar la economía, la educación y las oportunidades laborales del Congo. Ese es un gran trabajo que estamos haciendo ya que, por fortuna, en nuestro país no hay estigmatización hacia los desmovilizados, gracias a un trabajo previo de sensibilización que se ha hecho. De modo que los procesos de retorno a la sociedad se llevan a cabo de una manera muy satisfactoria.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad