¿Por qué Cali sigue siendo una ciudad tan violenta?, esto dicen los expertos

¿Por qué Cali sigue siendo una ciudad tan violenta?, esto dicen los expertos

Mayo 23, 2018 - 11:50 p.m. Por:
Andrés Felipe Carmona Barrero / Reportero de El País 
homicidios en Cali

En los últimos 25 años, Cali tuvo ocho periodos con tasa de homicidios por encima de cien, estos son los años de 1993, 1994, 1995, 1996, 1999, 2001, 2003 y 2004.

Foto: Bernardo Peña / El País

Cali viene desde 2013 con una reducción constante en la tasa de homicidios si se tienen en cuenta que para ese año la ciudad registraba 84 asesinatos por cada cien mil habitantes y al 2017 cerró con una tasa de 51, lo que se ha traducido en menos muertes violentas.

Sin embargo, la capital del Valle todavía tiene cada año cifras de homicidios por encima de los mil casos, como el año pasado que 1242 personas fueron asesinadas, lo que convierte a Cali en la ciudad más violenta entre las principales capitales del país por encima de Medellín, con una tasa de 24 homicidios por cada cien mil habitantes (igual que la media nacional) y Bogotá con una de 14.

Aunque la tendencia a la reducción anual en el número de homicidios se ha mantenido desde 2014, sumado a la baja sostenida en la tasa de asesinatos desde 2013, para expertos hace falta más integración de fuerzas en las zonas que aportan más de la mitad de los asesinatos, como el Oriente y Ladera.

Lea también: Dejar de ver los homicidios como paisaje, el gran desafío de Cali.

La discusión sobre los homicidios en la ciudad volvió a la agenda luego de conocerse esta semana un ranking de las ciudades más violentas en el mundo publicado en marzo pasado por el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal A.C de México, donde Cali ocupa el puesto 28 entre las más peligrosas junto a Palmira en el puesto 37 y Cúcuta en el 50.

Para Katherine Aguirre, investigadora asociada del Instituto Igarapé de Brasil y experta en Seguridad, la clave para que la reducción de los homicidios en la ciudad se mantenga a largo plazo es insistir en la combinación de las diferentes fuerzas.

“Debe existir una política pública balanceada, donde todos estén trabajando unidos porque no se puede solo tirar de un lado. Yo lo que creo es que aunque el Observatorio vienen trabajando desde hace 25 años, es necesario más análisis, más intervención social y policial, si no abordan entre todos esos factores, la dimensión de la violencia no va a bajar y seguiremos siendo una de las ciudades más violentas por varios años más”, dice la experta.

Aguirre insiste que la pregunta de fondo en materia de homicidios en la ciudad no debe ser por qué persisten las cifras altas en este delito, sino por qué ha existido una resistencia a la reducción prolongada de la violencia.

“Siempre tener mejor información detallada de los homicidios va a ser útil para que el abordaje sea más contundente, eso lo tenemos, pero toca ver es qué tanto se está invirtiendo. No solo es decir cuánto dinero se está usando sino la dimensión total de lo que se está invirtiendo”, explica la experta en seguridad.

Le puede interesar: Homicidios aumentaron un 11,4% en Cali durante abril pasado.

Como lo han reiterado las autoridades, la capital del Valle es el eje del suroccidente colombiano y sobre ella sigue pesando la cercanía con Buenaventura, Valle, y Tumaco, Nariño, dos puertos por donde los narcotraficantes sacan droga al exterior.

“La mejor comparación en materia de reducción de tasa de homicidios es Medellín, donde se logró reducir este indicador en una ciudad que llegó a tener tasas superiores a los 250 por cada cien mil habitantes, en los años noventa, y que, incluso, para el año 2002 tenía una tasa cercana a los 150”, dice Katherine Aguirre.

Para el coronel Fabián Ospina, subcomandante de la Policía de Cali, la ciudad no se puede comparar con otros municipios del país en materia de homicidios por el contexto del que está rodeado Cali.

“En la Costa Caribe, por mencionar un caso, hay tres ciudades principales que son Barranquilla, Santa Marta y Cartagena, los problemas en esa zona del país no recaen en una ciudad. Medellín es una capital cuya problemática es interna, su origen es de ahí mismo, en cambio Cali es un municipio región donde tenemos los problemas de otros departamentos como Nariño, Cauca y parte del Valle, con Buenaventura, todo lo que pasa allá se siente en la ciudad, por eso los ajustes de cuentas acá”, expresa el oficial al añadir que la lucha contra la homicidio la siguen dando al priorizar para este año 160 bandas a desarticular.

El Coronel reconoce que la capital del Valle es la primera ciudad a nivel nacional con el mayor número de homicidios y con la tasa más alta de asesinatos por cada cien mil habitantes.

“Obviamente hay una disminución porcentual del 10 % en los últimos seis años, por eso hemos focalizado los trabajos para atacar este delito desde el punto de vista preventivo y comunitario con las pandillas en sectores donde más se concentran los homicidios”, dice el Subcomandante de la Policía de Cali.

A los territorios que hace referencia el uniformado, que son prioridad par las autoridades, son las comunas del Oriente como la 13, 14 y 15, espacios que tanto en 2016 como en 2017 fueron los que reportaron más homicidios en Cali.

Una líder del oriente de la ciudad, quien pide omitir su nombre, cree que lo que hay detrás de que la ciudad no tenga una reducción a largo plazo y de forma sostenida en indicadores de homicidio tiene que ver con la constancia en programas para niños en sectores vulnerables y la falta de voluntad de algunos profesores de esta zona de la ciudad que ven el Oriente como un territorio ajeno, esto sumado a una desintegración de las familias y la presencia del narcotráfico.

Desde la Alcaldía de Cali, el secretario de Seguridad (e), Rodrigo Zamorano, reconoce que aunque la ciudad sigue teniendo indicadores altos de violencia, Cali lleva una reducción “dramática” desde 1994 cuando la tasa de homicidios era de 122 por cada cien mil habitantes.

“Tenemos un descenso muy importante desde 2013 cuando teníamos una tasa de 84 y vamos de forma consistente reduciéndola con varias fórmulas, una es la de mejorar la distribución de la riqueza en un porcentaje más grande de personas para que haya menos concentración. Vamos a seguirle apostando a varios programas como el de pandillas, donde estamos invirtiendo $2500 millones en 34 grupos de estos, lo otro son los trece colectivos que tenemos para trabajo con comunidades y que nos cuestan $2300 millones cada año”, dice el funcionario.

Zamorano añade que con la Policía se está trabajando más en labores de Inteligencia para combatir el homicidio, “sumado a un aumento que se viene dando en los recursos para la seguridad y un fortalecimiento en los trabajos de bienestar, salud y educación, esto no solo es con más policías”.

Le puede interesar: No para la alerta de violencia contra la mujer en el Valle: ya van 15 feminicidios este año.

Especial el Mapa de la Muerte
Medellín en cifras

  1. La Secretaría de Seguridad de Medellín, a través de un documento, le respondió a El País que la tasa de homicidios en esa ciudad en 2017 fue de 24 asesinatos por cada cien mil habitantes.
  2. “En 2014, la ciudad salió de las 50 ciudades más violentas del mundo, ese mismo año Medellín bajó de los mil homicidios por año. Ahora anualmente tenemos promedios de 500 casos”, dice un funcionario de esa cartera de forma extraoficial. 
  3. La fuente reconoce que Medellín empezó a reducir su tasa de homicidios fuertemente entre 2005 y 2007.
  4. En lo corrido del año, con corte al 22 de mayo, en el área metropolitana de la capital antioqueña iban 241 homicidios, 55 casos más que 2017 cuando a esa fecha se reportaron 186 asesinatos. 
  5. Mientras tanto, solo en Cali, de acuerdo con el Observatorio de Seguridad, entre enero y abril fueron asesinadas 426 personas, 32 más que 2017.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad