¿Por qué asesinaron a Lorena Henao, conocida como la 'Viuda de la Mafia'?

¿Por qué asesinaron a Lorena Henao, conocida como la 'Viuda de la Mafia'?

Diciembre 31, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
¿Por qué asesinaron a Lorena Henao, conocida como la 'Viuda de la Mafia'?

En la tarde del pasado viernes se llevó a cabo el entierro de Lorena Henao, la viuda de Iván Urdinola, y su chofer y supuesto amante, Lucio Quintero. Algunos familiares de ambos afirmaron no haber asistido a la ceremonia por temor a un atentado.

Una versión apunta a que Lorena Henao habría sido asesinada por alias Chicho, sobrino de su exesposo Iván Urdinola y quien le reclamaba bienes del extinto capo.

Lorena Henao ya era una leyenda en el mundo del narcotráfico cuando fue asesinada a tiros el jueves pasado. La mítica ‘Viuda de la Mafia’, hermana de Orlando, Fernando y Arcángel -fundadores del Cartel del Norte del Valle- y casada después con el extinto capo Iván Urdinola, habría sido baleada, paradójicamente, por orden de un sobrino de su esposo.Esa es la versión que conoció este diario de boca de un familiar de Lucio Quintero Marín, socio y amigo íntimo de Lorena y quien también murió en el ataque de sicarios ocurrido el pasado 27 de diciembre al mediodía, en inmediaciones de La Tebaida, Quindío. La única sobreviviente al atentado fue una sobrina de Quintero, de 12 años de edad.“A Lorena le exigieron unas propiedades que le pertenecían a Iván Urdinola, pero ella se negó a entregarlas porque decía que era su única herencia”, dijo una persona cercana a Lucio, quien pidió reserva de su identidad por razones de seguridad. Agregó que “las cosas están tan difíciles que ni siquiera pudimos ir al entierro en Tuluá”.Las propiedades a las que se refiere la fuente serían aquellas que se lograron mantener ocultas de las autoridades colombianas y que no hacen parte de las 18 empresas que el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos le congeló a Henao, pues fueron obtenidas con recursos provenientes de actividades ilícitas.Serían, según un investigador del CTI de la Fiscalía, “unas haciendas y fincas ubicadas entre Buga y Armenia que siempre estuvieron en manos de testaferros y que, tal parece, Lorena había empezado a poner a su nombre tras quedar en libertad en mayo del año pasado”.Esa sagaz jugada, en opinión de dos abogados que llevan procesos a miembros del Cartel del Norte del Valle, provocó una disputa con quien es señalado por los familiares de Quintero como el principal sospechoso de ordenar su asesinato: Héctor Mario Urdinola, alias Chicho, sobrino de Iván Urdinola.A este hombre la Policía Nacional lo señala de liderar la llegada a Cali y al Valle de la banda criminal ‘los Urabeños’. Junto con alias Martín Bala, Gafas y el Negro Orlando, serían los responsables de iniciar una guerra contra ‘los Rastrojos’ en la región, otra banda criminal que fue liderada por los hermanos ‘Comba’ y Diego Pérez, hasta que los primeros se entregaron a la Justicia de Estados Unidos y el segundo fue capturado por las autoridades colombianas.La hipótesis de que Lorena fue asesinada debido a una guerra de bienes sería factible según el comandante de la Policía Valle, el coronel Nelson Ramírez, quien recuerda que la viuda heredó todos los negocios de su esposo y quedó como la única dueña de la fortuna que obtuvo el Cartel del Norte del Valle.“Aunque no hemos confirmado ninguna versión, es probable que su homicidio esté relacionado con actividades del narcotráfico y con el intento de recuperar las propiedades que tenían los antiguos capos”, declaró el Comandante de la Policía Valle.Aunque hay quienes afirman que la ‘Viuda de la Mafia’ seguía de cerca los negocios de la familia Henao-Urdinola en el norte del Valle, oficiales de inteligencia de la Policía sostienen que desde que recuperó su libertad Lorena no regresó al departamento, debido a los riesgos que enfrentaba, por lo que mantenía en Bogotá y el Eje Cafetero, donde fue asesinada. El poder mafiosoEsa misma hipótesis: que el sobrino de Iván Urdinola dio la orden para asesinar a Lorena Henao ante su negativa para entregar las millonarias propiedades sembradas con caña de azúcar, es la que por ahora manejan las autoridades que iniciaron la investigación del doble crimen.Sin embargo, oficiales del CTI con los que habló este diario el viernes, creen que ‘La Viuda de la Mafia’ no prevía el peligro. “No parecía una persona a la que hubieran amenazado pues no iba en carro blindado ni tomó ninguna precaución, como lo hace alguien cuando teme por su vida”, dice uno de los investigadores que estuvo en la escena del crimen.Pero si bien Lorena Henao no tomó ningún recaudo para evitar ser asesinada, otras versiones aseguran que ella nunca pudo quitarse de encima la sospecha de ser la autora del supuesto asesinato de su esposo Iván Urdinola.Tras la muerte del capo, ocurrida en febrero del 2002 en la cárcel de Itagüí, el Inpec dijo que se trató de una intoxicación que le provocó un infarto agudo al miocardio. Esa entidad jamás reconoció que Urdinola hubiera sido envenenado como afirman varios de sus familiares, entre ellos ‘Chicho’, quienes incluso pagaron a peritos forenses para tener una segunda opinión. Aunque se desconoce el veredicto de dichas pruebas y han pasado más de diez años, en medio del entierro de Lorena Henao y Lucio Quintero, el viernes pasado en Tuluá, corrió un rumor: lo que habría acelerado la orden de asesinarlos fueron las sospechas de ‘Chicho’ frente a la presunta participación de ambos en el asesinato de Iván Urdinola.Otro aspecto que ponía en riesgo a Lorena Henao y Lucio Quintero a los ojos de quienes conocen los códigos del bajo mundo de la mafia vallecaucana, fue su “traición” al capo Urdinola, pues ellos tuvieron una relación íntima. “Fueron amantes, socios y hasta cómplices”, asegura una fuente cercana a la ‘Viuda de la Mafia’. Como si eso no fuera suficiente, se especula que Lorena Henao representaba los intereses de sus dos hermanos, Fernando y Arcángel, quienes están libres -aunque escondidos- en alguna parte de Estados Unidos, país donde pagaron sus condenas por narcotráfico, delito por el cual nunca se investigó a su difunta hermana. Tras delatar a varios de sus socios, los hermanos Henao habrían recibido rebajas en sus penas.Fernando Henao, quien pagó 10 de los 19 años a los que fue condenado, ya se habría unido a Arcángel, preso desde el 2004 en una prisión de La Florida.De acuerdo con informaciones de inteligencia, el trato que hicieron los hermanos con la justicia incluía la entrega de una decena de lugartenientes del Cartel del Norte. Además, ambos habrían testificado en contra de varios capos que también se encontraban negociando con los Estados Unidos. Por eso, se cree que hay quienes les estarían cobrando su deslealtad.Ellos, por su parte, estarían reclamando los bienes y la fortuna que obtuvieron, junto con la familia Urdinola, luego de enviar más de 500 toneladas de coca a los Estados Unidos entre 1990 y 2004. El asesinato de Lorena Henao marca un punto de inflexión en la historia del Cartel del Norte del Valle y genera una oleada de temor en el departamento. Algunas fuentes sostienen que en poco tiempo podrían llegar las venganzas del clan Henao y sus amigos cercanos, los Quintero. Algo que podría atizar aún más esa guerra entre bandas criminales que este año ha dejado cientos de muertos en la región.A la cárcelUn juez de Armenia envió a los dos presuntos homicidas de Lorena Henao Montoya a la cárcel Peñas Blancas de Calarcá. Los presuntos asesinos son primos y podrían tener relación con la banda criminal ‘Los Machos’ que opera en el Valle.Los supuestos sicarios fueron detenidos en una estación de gasolina cercana al lugar del crimen. Los detenidos no aceptaron los cargos de homicidio agravado, porte ilegal de armas y lesiones personales a una menor de edad. La víctimaLorena Henao, de 43 años, fue detenida en el 2004 en Panamá y aceptó cargos por concierto para delinquir y obtuvo la casa por cárcel. En 2010 violó el beneficio y fue recapturada.Emma Juliana Urdinola, hija de Lorena e Iván, de 23 años, paga condena de 37 años por la muerte de un sindicalista.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad