Por parapolítica y homicidio llaman a juicio al exsenador Martín Morales

Noviembre 04, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Alejandra Bonilla Mora l Colprensa
Por parapolítica y homicidio llaman a juicio al exsenador Martín Morales

Martín Emilio Morales Diz fue capturado en el mes de marzo en el centro de Bogotá, en cercanías al Congreso de la República.

La Corte Suprema de Justicia llamó a juicio al exsenador por el Partido de la U, por supuestos nexos con paramilitares, su implicación en el homicidio del exalcalde de San Antero Wílmer Pérez Padilla y por narcotráfico.

La Corte Suprema de Justicia llamó a juicio al exsenador por el Partido de la U Martín Emilio Morales Diz por narcotráfico, supuestos nexos con paramilitares y por el homicidio del exalcalde de San Antero Wílmer Pérez Padilla.

En documento de 192 páginas conocido por Colprensa, la sala de instrucción de la Corte acusó a Morales por los delitos de concierto para delinquir agravado; tráfico, fabricación y porte de estupefacientes; tentativa de homicidio agravado; porte de armas y munición de uso privativa de las Fuerzas Armadas y homicidio agravado como determinador.

Los hechos se remontan al periodo comprendido entre 2004 y 2007, cuando Morales era alcalde de San Antero, Córdoba, y tienen que ver con una truculenta relación de corrupción, alianza criminal con Las Águilas Negras, una deuda de 3 mil millones de pesos y un negocio de envío de cocaína al exterior, del cual éste se beneficiaba con millonarias comisiones “por cuadrar a la Policía”.

El entramado criminal lo habrían conformado Morales Diz, junto con Wilmer Pérez Padilla (quien fue su antecesor en la alcaldía), el concejal Dennys Chica, el empresario Demetrio Cabeza, Lormandy Martínez, el entonces alcalde de Chimá Carlos Rodríguez Montoya, el comandante de las Águilas Negras en Córdoba Jairo Andrés Angarita Santos, Iván Restrepo, el integrante de una banda criminal Manuel Padilla, alias ‘Mañe’, Jorge Segura, el notario Jorge Morales y Yoiner Sánchez, alias ‘Chiqui’, quien denunció los hechos.

Estas personas habrían creado una organización dedicada a enviar cocaína hacia Centroamérica entre el 2005 y el 15 de mayo de 2012 cuando Marti Emilio ya era senador. De hecho, habría participado en el envío de tres cargamentos de droga en el 2006: uno de 1200 kilogramos, otro de 1500 kilogramos y, el tercero, del cual se ignora la cantidad exacta pero que se cree superior a 2000 gramos de cocaína.

La Sala consideró que todas las pruebas aportadas dan cuenta de la presunta responsabilidad del senador, especialmente el testimonio de alias ‘Chiqui’, quien señala que Las Águilas Negras sostuvieron reuniones en las que se ‘cuadraron’ comisiones para Morales del 30 %, para transar a la policía, en medio de un envío de droga a Honduras.

“El cargamento fue de 1200 kilogramos, las cuentas las efectúo Wilmer. Según lo convenido a Andrés le entregaron 420 millones de pesos y al procesado 252 millones”, dice el testimonio citado en la acusación que, además,  reseña otras tres reuniones celebradas en 2006 en las que se explicitaron varios pagos de comisiones.

El testimonio señala por ejemplo que cuando la droga era de Martín Morales, “en sociedad con Mañe, Demetrio, a. El Capi y Dennys, pagaban a la banda criminal el 50%, es decir, $350.000 por kilo”.  También se concretó que las autodefensas prestarían seguridad para impedir que llegara gente de otro lado a pedir vacunas, especialmente en Medellín.

Incluso, se señala que en una reunión, también en el 2006, Wilmar Pérez le habría cobrado a Morales los 3 mil millones de pesos que le había costado  el apoyo para que llegara a la alcaldía, cobro que habría originado la decisión de asesinarlo.

Para la Corte, este testimonio es creíble, pues señala con claridad nombres y ocupaciones de los integrantes de esa organización, con el detalle de las reuniones, montos de dinero y cantidades de droga enviadas. Pero además, estaría corroborado para la Corte con otros medios de prueba como dos informes del CTI, uno de la Sijín, y los testimonios de Salvatore Mancuso, Carlos Mario Jiménez, alias ‘Macaco’, Edward Cobos Téllez, alias ‘Diego Vecino’, y Uber  Bánquez, alias ‘Juancho Dique’.

“Estos medios de prueba acreditan la existencia de la organización criminal dedicada a sacar del país por vía marítima cargamentos de cocaína con destino a Centro América, desde San Antero, los que al ser ponderados conjuntamente con el testimonio creíble de Yoiner Sánchez Gutiérrez demuestran a la Sala en grado de probabilidad que el procesado, junto con las demás personas mencionadas, integró esa estructura delincuencias entre el año 2005 y, por lo menos, el 15 de mayo de 2012”, dice la acusación.

Alianza con las AUC

Igualmente, la Corte acusó a Morales Diz por haber acordado supuestamente con el entonces jefe del Bloque Montes de María de las Autodefensas, alias ‘DiegoVecino’, el apoyo para ser elegido alcalde en el 2003, a cambio de promover las acciones de ese grupo ilegal, tal y como sucedió en 25 de las 28 alcaldías del departamento.

“Inicialmente pusieron como candidato de las AUC a Wilmer Pérez Padilla, y luego a Martín Morales con quien hicieron alianzas para brindarle su apoyo”, dice la acusación, que agrega que el apoyo no fue económico sino logístico.

La Corte le da plena validez al testimonio de ‘Diego Vecino’, así como al de Mancuso, sobre el apoyo recibido directamente por Pérez. “Pacto que además de ser reconocido fue ampliado en sus detalles por Cobos Téllez, precisando que si bien su contenido no fue en los mismos términos que el de Pérez Padilla, sí existió, ya que no dudó en brindar el apoyo a él pedido por Wilmer Pérez, teniendo en cuenta los fuertes lazos que a éste lo unían con la organización, por estar comprometido con su proyecto político y sus tesis, y ser compadre con el comandante militar del  bloque”, dice el texto.

Promoción de las Águilas Negras

La acusación a Morales Diz también indica que siendo ya alcalde de San Antero en 2006, este se habría aliado con el Comandante de las Águilas Negras Andrés Angarita Santos, para permitir su ingreso y expansión en la región, hecho que habría sucedido hasta el 15 de mayo de 2012. A esto se suma que integrantes de esa banda habrían cometido el asesinato de Pérez Padilla.

“Es obvio que si el procesado como Alcalde y pieza fundamental de la estructura de narcotráfico contrató, con otros, a esa banda emergente para la ejecución del atentado, fue porque funcionaba en esa región con su consentimiento”, dice la acusación de la Corte que agrega que Morales Diz participaba supuestamente en el reparto de las ganancias y que entregaba dinero para que la banda comprara armas.

El homicidio de Pérez Padilla

La Corte acusó a Morales Diz por haber hecho parte presuntamente de la planeación y ejecución del atentado que Pérez Padilla sufrió el 26 de noviembre de 2006 en San Antero, con granadas de fragmentación, del cual sobrevivió, y que fue ejecutado por el ahora testigo Sánchez Gutiérrez, alias ‘Chiquito’, junto con Elis Manuel Ensuncho, alias ‘Zarco’, y Rodrigo Manuel Díaz, alias ‘Rorro’.

La Sala dice que Morales, junto con el concejal Chica, el empresario Cabeza y el alcalde Carlos Rodríguez, habrían contratado a Las Águilas Negras, banda que además se unió a su entramado criminal de narcotráfico, para cometer el crimen. Agrega que luego de varias reuniones, se acordó un pago de 250 millones, se designó supuestamente a una persona para seguir a la víctima, y les entregó dos pistolas, dos revólveres y 12 granadas.

“(…) Decidieron asesinar a Wilmer Pérez Padilla, miembro de la misma organización, por haberse convertido en la piedra en el zapato para ellos, entre otras razones, por negarse a cancelar la deuda contraída con él por haberlo apoyado en la campaña que lo condujo a la Alcaldía de San Antero, y al parecer participar en la extorsión que para ese momento era víctima Dennis Chica”, señaló la Corte.

El homicidio de Pérez ocurrió el primero de julio de 2009 a manos de un sicario quien le disparó en San Antero, con el supuesto fin de evitar esa deuda de 3 mil millones. En este caso, la Corte tuvo en cuenta los informes de la Policía, los testimonios de sus escoltas, de familiares y de alias ‘Chiquito’, en el sentido de que Morales habría manifestado su intención de asesinar a Pérez.

¿Qué pasa ahora?

Esta acusación fue dictada por tres magistrados. Ahora, Morales Diz enfrentará el juicio ante la Sala de Juzgamiento de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, que está compuesta por los otros seis magistrados que la componen.

Morales Diz fue capturado el pasado 9 de marzo y está suspendido como senador desde el 24 de agosto.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad