Por mes y medio, investigadores siguieron a 'Mi Sangre' por restaurantes argentinos

Octubre 31, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | Resumen de agencias
Por mes y medio, investigadores siguieron a 'Mi Sangre' por restaurantes argentinos

Henry de Jesús López Londoño, alias Mi Sangre, fue detenido en Argentina donde, según las autoridades, llevaba dos años escondido.

El general José Roberto León Riaño, director de la Policía Nacional, dio detalles sobre la detención de Henry de Jesús López Londoño, quien era el jefe máximo de 'los Urabeños'.

Después de una paciente labor de seguimiento y control, que significó la infiltración de sus esquemas de seguridad, la administración de fuentes humanas, el monitoreo electrónico de las comunicaciones de su círculo más cercano y el rastreo satelital de los vehículos que utilizaba, fue capturado en Buenos Aires Henry de Jesús López Londoño, alias Mi Sangre. También conocido como 'Carlos Mario' o 'Salvador', López Londoño era el actual cabecilla de la banda criminal 'los Urabeños' y de la 'Oficina de Envigado'. Se había refugiado en el sector de Nordelta, en la capital argentina, en donde estaba con su esposa, Janeth Valencia, sus dos hijos y uno de sus guardaespaldas. Las autoridades argentinas capturaron a 'Mi Sangre', de 41 años y oriundo de Medellín, cuando llegaba en una automóvil a un restaurante de Buenos Aires. Los seguimientos al narco comenzaron hace mes y medio, cuando investigadores de la Dijín de la Policía colombiana, con apoyo de Argentina, lo rastrearon especialmente durante sus frecuentes visitas a restaurantes.La detención fue confirmada en la noche del martes por el presidente Juan Manuel Santos, quien publicó en su cuenta de Twitter: "Felicitamos a la Policía de Colombia y agradecemos a las autoridades de Argentina por la captura de alias Mi Sangre. Otro golpe a bacrim y narcotráfico".Según el general José Roberto León Riaño, director de la Policía Nacional, 'Mi Sangre' se movía entre seis inmuebles diferentes y utilizaba vehículos blindados y polarizados de alta gama, siempre acompañado por un individuo conocido con el alias de Jorge. No repetía sus sitios de reunión. "La trayectoria criminal de alias Mi Sangre comenzó en la década de 1990 en una alianza con Diego Fernando Murillo, alias Don Berna, y después con Carlos Castaño y Miguel Arroyave, en los Llanos Orientales", dijo el general León Riaño. De acuerdo con el oficial, 'Mi Sangre' se movía en siete países, entre los que están Paraguay, Brasil, Venezuela, Panamá y Argentina, de todos los cuales tenía pasaportes. "Se pudo establecer que estaba adelantando trámites para intentar establecerse en Ecuador", agregó León Riaño. Sus constantes desplazamientos fueron parte de las dificultades para detenerlo. A Argentina llegó por primera vez hace dos años y allí se hacía pasar como un empresario venezolano. 'Mi Sangre', aliado de los hermanos Úsuga y de alias 'Valenciano', se había reunido minutos antes de su captura con emisarios de la mafia mexicana, particularmente del cartel de Los Zetas. De esa organización criminal, López Londoño se había convertido en el mayor proveedor de estupefacientes."Ese poder que había adquirido le permitió retomar las zonas hasta hace poco controladas por la banda criminal de 'los Rastrojos' y externder su dominio sobre la 'Oficina de Envigado'", añadió el general León Riaño. El director de la Policía también confirmó que 'Mi Sangre' es requerido por la justicia colombiana y por una corte del Distrito Sur de La Florida (Estados Unidos). "Tiene pedido de extradición, pero se está coordinando con las autoridades argentinas todo lo relacionado con su traslado", dijo. En Colombia, tiene órdenes de captura por los delitos de concierto para delinquir agravado y terrorismo.Como es requerido en Estados Unidos, aún no se sabe si el exjefe de 'los Urabeños' será deportado a Colombia o trasladado al país norteamericano. La captura, ejecutada en el marco de la operación 'Tierra de Fuego', se produjo como resultado de la colaboración de las autoridades de Argentina, la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA), la Fiscalía General de la Nación y la Policía Nacional, a través de la Dirección de Investigación Criminal e Interpol (Dijín). Al informante que colaboró con las autoridades se le pagará una recompensa de $1.200 millones."El mensaje es claro: en Colombia y en cualquier país del mundo es cada vez más reducido el espacio que les queda a los criminales. Y la Policía empleará todas sus capacidades para capturarlos, sin importar quién quede de cabecilla o qué alias tenga", advirtió el director de la Policía.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad