Por caso de asesinato de niña, Icbf reitera pedido de cadena perpetua

Abuso y asesinato de niña de 3 años reabre debate de cadena perpetua en Colombia

Abril 23, 2017 - 01:05 p.m. Por:
Colprensa/ El País
Hospital Tolima

Muere menor de tres años que era víctima de aberrante abuso sexual.

Colprensa- El País.com.co

La Directora General del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Cristina Plazas Michelsen, reiteró su propuesta de que en Colombia se aplique cadena perpetua a los abusadores de niños, luego de que se conociera un nuevo caso de violación y asesinato de una niña, esta vez en en el municipio de Armero - Guayabal, en Tolima.

La víctima fue una menor de tan solo 3 años de edad, identificada como Sara Yolima Salazar, quien falleció ayer sábado hacia la 1:30 p.m., en el hospital Federico Lleras Acosta de Ibagué, donde había sido trasladada el viernes para ser atendida de urgencias.

La niña, según información oficial de las autoridades, ingresó al centro hospitalario con un trauma craneoencefálico severo, heridas múltiples en pecho y espalda, también amputación de la punta del dedo anular izquierdo, levantamiento de la uña del dedo corazón de su mano derecha, un brazo partido, evidencias de haber sido abusada, al igual que desnutrición avanzada.

La Directora del Icbf calificó el hecho como un acto infame y atroz.

"Hechos tan aberrantes como los que vivió está niña no pueden quedar impunes. Hoy, más que nunca, ratifico mi propuesta de cadena perpetua para los abusadores de niños”, dijo.

De acuerdo con Plazas Michelsen “es una vergüenza para nosotros como sociedad que nuestros niños sigan siendo ultrajados y asesinados".

Plazas Michelsen aseguró que la niña no estaba en un Hogar Sustituto del Icbf e hizo un llamado a las autoridades para que adelanten las investigaciones con toda rigurosidad y prontitud, para dar con los responsables de este crimen.

Así mismo, les solicitó que en este caso haya la misma celeridad que se tuvo frente al caso de Yuliana Samboní, que conmocionó al país en diciembre del año anterior.

Los hechos

El viernes a las 10:30 de la mañana, Sara Yolima Salazar, habitante del sector conocido como La Palmera Joya, fue llevada al hospital Nelson Restrepo Martínez de Armero – Guayabal, por una mujer quien manifestó ser la persona encargada de su cuidado.

Según su testimonio, Sara tuvo un accidente que le provocó un golpe severo en la cabeza, por lo que necesitaba atención urgente.

Allí los médicos evidenciaron que la menor, también registraba varios golpes y moretones en distintas partes del cuerpo y no solo en la cabeza como lo dijo inicialmente la mujer. Además de ello, sus signos vitales, al parecer, estaban débiles, razón por la cual procedieron a estabilizarla.

Teniendo en cuenta el grave estado de la niña, inmediatamente se inició el proceso de traslado hacia Ibagué. Hasta ese instante, los galenos no notaron las señales de violencia sexual.

“El médico priorizó el tema de la vida de la niña, le tocó entubarla y buscar la remisión. A las dos horas de tenerla acá en el hospital se consiguió (trasladarla) a Ibagué.

“Y ya en la tarde-noche se conoció la noticia del presunto abuso de la niña, por parte de los médicos”, contó Carlos Alfonso Escobar, alcalde de esta población.

Una vez la menor llegó a la sede La Francia del hospital Federico Lleras Acosta, los doctores, además de confirmar el diagnóstico entregado por el centro hospitalario de Armero – Guayabal, detectaron signos de la violencia sexual a la que fue sometida la pequeña de tres años, hecho que al parecer se venía generando desde hace tiempo. Así mismo, la paciente registró un cuadro de desnutrición avanzada.

¿Quién la cuidaba?

Al parecer, la corta vida de Sara se tornó difícil, pues desde hace un año fue separada de su madre porque mostró señales de desnutrición y maltrato, situación que generó que una Comisaría de Familia interviniera en el caso.

Una vez se evaluaron los hechos, la Comisaría optó por entregarle a la madrina de la niña la responsabilidad de su cuidado, persona que al parecer, sería quien la llevó al hospital de Armero – Guayabal.

De manera extraoficial, se conoció que la mujer que manifestó ser la cuidadora de la menor desapareció, por lo que las sospechas recaen en los cuidadores.

El Comandante de la Policía Metropolitana de Ibagué, coronel Jorge Morales, indicó que junto a la Fiscalía seccional Tolima, comenzó las investigaciones correspondientes para esclarecer los hechos y aclaró que “la niña estaba bajo el cuidado de una persona a la cual se le había entregado desde hace aproximadamente un año, bajo la figura de custodia solidaria por parte de la Comisaría de Familia”.

Historias aberrantes

En los últimos meses se han conocido varias historias de abuso que dejaron como víctimas a menores. Entre ellos está la del bebé de siete meses que fue asesinado presuntamente por sus padres. El cruel hecho se registró en diciembre del año anterior en Cajamarca.

Una vez que se logró la captura de los padres se conoció que el papá al parecer ahogó al menor y días después puso el cuerpo en una hornilla para desaparecer las “pruebas”. Posteriormente, los residuos que quedaron fueron lanzados a un perro. De este caso está pendiente el fallo condenatario en contra de los progenitores.

En Rovira una joven madre llevo a su hija de 18 meses sin signos vitales al hospital municipal. La menor presentaba varias quemaduras supuestamente generadas con agua caliente, al preguntarle a la mujer el origen, manifestó que fue por un accidente casero.

Finalmente, la violación y asesinato de Yuliana Andrea Samboní, generó conmoción a nivel nacional, pues a través de los medios de comunicación se conoció la atrocidad con la que ocurrieron los hechos. Recientemente, se conoció que el sindicado Rafael Uribe Noguera, fue condenado a 51 años.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad