'Popeye', el aspirante a marino que terminó siendo jefe de sicarios

Agosto 26, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co
'Popeye', el aspirante a marino que terminó siendo jefe de sicarios

Alias Popeye, exjefe de sicarios del Cartel de Medellín.

Uno de los hombres más cercanos a Pablo Escobar, y quien confiesa haber matado a cerca de 300 personas, recuperó su libertad. Perfil de un asesino que sigue idolatrando a su jefe.

Si John Jairo Velásquez Vásquez, alias Popeye, tuviera en frente a Pablo Escobar de nuevo, haría lo que él le ordenara.No importa que por haber hecho parte de su organización, el Cartel de Medellín, haya matado a cerca de 300 personas y participado en el asesinato de unas 3 mil. No importa que esa vida criminal lo haya enviado a la cárcel durante 24 años. Para 'Popeye', Pablo Escobar era "un ser de otro planeta", quien le enseñó "a pelear y nos dio todo", por lo que aún lo admira al nivel de un ídolo.Así lo ha repetido en varias ocasiones -en entrevistas a medios de comunicación- el hombre que se autodenominó jefe de sicarios o lugarteniente de Escobar y que hoy vuelve a la libertad tras cumplir las tres quintas partes de dos condenas: una por narcotráfico (en 2008) y otra por terrorismo, concierto para delinquir y homicidio (1992), por el crímen de Luis Carlos Galán.Alias Popeye salió de la cárcel de Cómbita en medio de un fuerte dispositivo de seguridad, que tuvo que solicitar a la Policía de Tunja y a la Defensoría del Pueblo, pues sabe que las más de dos décadas en prisión no han borrado sus crímenes. Aunque ha asegurado no temer por lo que le pueda suceder tras recuperar su libertad, denuncia que los hermanos Ochoa Vásquez aún le tienen precio a su cabeza.Su seguridad también podría verse amenazada por quienes se han visto implicados en delitos graves relacionados con el Cartel de Medellín, pues en la última década sirvió de testigo clave en varios procesos judiciales al colaborar con la Fiscalía. ¿Cómo pasó un joven de Yarumal (Antioquia) de aspirante a marino a ser un símbolo de la sevicia de una organización criminal que marcó la historia de Colombia? ¿Por qué 24 años después el anuncio de su libertad causó revuelo en el país?John Jairo Velásquez Vásquez nació en Yarumal, en 1962. Ha contado que, cuando era niño, vio a un hombre morir en medio de una pelea por una herida con un machete en la yugular, pero que a diferencia del resto de los testigos no se escandalizó por la macabra escena.Intentó calmar su curiosidad por las armas y el peligro por la vía legal, al ingresar a la Escuela de Suboficiales de la Armada en Barranquilla. Se aburrió y se fue a la Escuela de Oficiales de la Policía en Bogotá. Pero ahí solo duró seis meses. Su paso por la Armada ha sido referenciado como el origen de su apodo. Sin embargo, él mismo ha dicho que se generó por su parecido con el personaje de ficción.De regreso en Antioquia, y sin siquiera conseguir la mayoría de edad, 'Popeye' conoció a Pablo Escobar. A través de un amigo, que iba a realizar un trabajo, visitó la Hacienda Nápoles y vio al temido capo del Cartel de Medellín. En ese momento se dio cuenta de que quería hacer parte de ese estilo de vida y un año después ya había conseguido un trabajo como conductor y escolta de Elsy Sofía, una mujer del barrio El Poblado que fue novia del 'patrón'.Poco a poco 'Popeye' se fue ganando la confianza del jefe del Cartel de Medellín, para quien trabajó directamente tras la terminación de su relación con Elsy Sofía. Fueron más de 10 años en los que la violencia parecía la única respuesta a cualquier pregunta.Hoy, 'Popeye' recuerda su época de asesinatos como un trabajo. Dice que mató a casi 300, pero que no tiene un número exacto, pues contar los muertos es algo "de psicópatas". Y también afirma que sus víctimas "no le quitan el sueño". De hecho, en 2013 dijo a una revista que "eso de que uno no duerme pensando en los muertos no aplica conmigo".Su frialdad, con la que explica que cree en Dios pero no tiene rituales, pues "el paisa es rezando y matando", pudo haber llegado a su punto máximo el día que mandó a asesinar a la mujer que -según dice- amó profundamente.Se trata de Wendy Chavarriaga, una joven que fue novia de Pablo Escobar, pero que se alejó del capo porque la obligó a abortar a su hijo. Aunque meses después 'Popeye' -tras pedir el consentimiento de su jefe- comenzó a salir con Chavarriaga, el mismo Escobar le ordenó matarla al enterarse de que estaba entregando información sobre el capo al Bloque de Búsqueda que lo tenía en la mira.'Popeye' cumplió la orden sin ninguna objeción. Aunque no fue capaz de apretar el gatillo, sí vio a lo lejos cómo sus hombres la acribillaban en un café de Medellín.Con esa misma obediencia participó en los secuestros de Andrés Pastrana y Francisco Santos, y en los asesinatos de Carlos Mauro Hoyos, el coronel de la Policía Valdemar Franklin Quintero y el excandidato presidencial Luis Carlos Galán, entre muchos otros. También recuerda que la organización detonó cerca de 250 bombas en Bogotá, Cali y Medellín, y que ayudó en el atentado contra el avión de Avianca y el bombazo al edificio del DAS en la capital del país.Eran estos 'golpes' a personajes de la vida pública e institiciones los que lo enorgullecían ante su jefe, pues estaba convencido de que hacía parte de "una guerra justa contra la extradición y en esa guerra todo se justificaba".Su devoción al capo del Cartel de Medellín lo llevó a entregarse con él a las autoridades en la recordada cárcel de La Catedral, desde la cual seguían delinquiendo. Reconoce que desde este centro penitenciario se ordenaba la muerte de muchas personas, pero recalca que adentro solo fueron asesinados Fernando Galeano y Gerardo Moncada, socios de Escobar.De ese penal escaparon en 1992, pero meses después volvió a entregarse a las autoridades, esta vez en Envigado junto a Roberto Esobar, hermano de Pablo y conocido como alias El Osito, y Otoniel González, alias Otto.Desde ese día alias Popeye ha estado tras las rejas. Su estadía en la cárcel de Cómbita le ha significado tener cerca a varios de los criminales que en algún momento fueron sus peores enemigos, como 'Don Berna' y los hermanos Rodríguez Orejuela. Pero afirma que esos rencores han ido quedando atrás.En 2005, su nombre volvió a sonar al colaborar con la Fiscalía en el caso del magnicidio de Luis Carlos Galán. De hecho, su testimonio fue clave en la condena contra Alberto Santofimio Botero.Tras corroborar la cercanía de 'Popeye' con Pablo Escobar, la justicia tuvo en cuenta un encuentro reseñado por el exjefe de sicarios del Cartel de Medellín en 1989, en el que Santofimio pidió el asesinato de Galán. "Mátalo, Pablo, mátalo", dijo el político tolimense al capo, según narró 'Popeye'.La "redención" tras las rejasLas declaraciones que en los últimos años ha dado alias Popeye a diferentes medios de comunicación hacen que su arrepentimiento no sea tan claro.Aunque ha reiterado en diferentes ocasiones que no volverá a asesinar a alguien, y que ahora espera recuperar el tiempo perdido con su hijo -quien vive fuera del país-, también ha reconocido rencores que mantiene.Por ejemplo, en 2012 dijo al portal KienyKe que "sería feliz entrando en una pelea" con la familia de Pablo Escobar, pues "eso para mí son cucarachas". Incluso, llegó a decir que le gustaría ver a Alba Marina Escobar "y matarla descuartizadita, porque están siendo mala gente conmigo, que luché por el 'patrón'. Pero yo ya desmonté eso, porque hay que perdonar u olvidar".También ha dicho que le gustaría contribuir en el proceso de postconflicto con su experiencia, pues "yo he vivido lo que no ha vivido nadie. He sido amigo o enemigo de todos los muertos de las guerras recientes de Colombia".

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad