Policía rinde cuentas de operaciones en 'ollas' de Cali

Policía rinde cuentas de operaciones en 'ollas' de Cali

Febrero 04, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

De acuerdo con el Comandante de la Policía de Cali, en los operativos llevados a cabo desde agosto del 2013 hasta noviembre de ese mismo año se capturaron 189 personas.

La Policía Metropolitana de Cali, en compañía del alcalde Rodrigo Guerrero y el secretario de Gobierno, Carlos José Holguín, presentaron al presidente Juan Manuel Santos los resultados de los operativos realizados en la ciudad para el control de las 'ollas'. Según informó el comandante de la Policía de Cali, coronel Hoover Penilla, durante los operativos desarrollados en 2013 en los barrios Sucre, centro de Cali; y San Judas, suroriente, se logró la captura de 189 personas, que conformaban al menos tres estructuras delincuenciales dedicadas al tráfico y la venta de drogas. De acuerdo con Penilla, entre el 14 de junio y el 7 de agosto de 2013 fueron capturadas 161 personas en el barrio Sucre, desarticulando dos bandas delincuenciales 'los Diablitos' y 'los Papis' y logrando la incautación de 17.533 dosis de bazuco, un arma de fuego y 20 armas blancas. Además, se realizó la extinción de dominio en once bienes por el delito de tráfico, fabricación y porte de estupefacientes. En el barrio San Judas, suroriente de la ciudad, entre el 26 de septiembre y el 18 de noviembre de 2013, se desarticuló la estructura delincuencial denominada 'los de San Judas' o 'el Parche de la Bareta', capturando a 10 de sus presuntos integrantes. Las cabezas siguenA pesar de los resultados entregados por la Policía este martes en la mañana, investigadores de la Sijín afirmaron que aún se está tras la pista de alias Papi Jhon y alias Marta, quienes serían las cabezas del microtráfico en el barrio Sucre. Según reveló El País en abril de 2013, tanto El Calvario como Sucre, estarían controladas por un hombre de unos 38 años que es conocido con el alias de Papi Jhon, un antiguo traficante de El Calvario, hoy jefe máximo de ambos barrios y el responsable del tráfico de marihuana, bazuco y, en cantidades menores, pastillas y heroína.De acuerdo con las autoridades, al menos 150 personas se encargan de vender la marihuana y el bazuco de la línea de ‘Papi Jhon’ y ‘Martha’, que manejan una marca en la papeleta en la que envuelven la sustancia conocida como Diablo Rojo. En la estructura de ‘Papi Jhon’ y ‘Martha’ hay diez personas de confianza que se encargan de distribuir la droga entre los expendedores de los dos barrios. Se sabe que entre esos ayudantes hay una hija de ‘Martha’ y un hijo de ‘Papi John’, conocido como ‘Jhoncito’.La Sijín explica que las drogas son llevadas a distintas casas del Calvario y Sucre. En algunas de ellas la droga es empacada en las papeletas de Diablo Rojo y en otras se venden por $300 y $500 cada dosis, de acuerdo con la cantidad que haya en la papeleta. Se calcula que cada día se pueden vender hasta 1.500 dosis por casa.Según el secretario de Gobierno de Cali, Carlos José Holguín, la estrucutra de 'Papi Jhon' podría dejar ganancias mensuales por encima de los $15 millones. De acuerdo con la Policía, a pesar de que alias Papi Jhon no ha sido detenido, las capturas realizadas en Sucre y los constantes operativos han disminuido notoriamente el consumo de estupefacientes en el lugar. Por su parte, el alcalde Rodrigo Guerrero, afirmó que se está trabajando en programas sociales que permitan atacar el problema del consumo de drogas desde la reincorporación a la sociedad de los consumidores. No ha habido intervención socialPor otro lado, el padre José González, quien lidera la Fundación Samaritanos de la Calle que atiene a unos 600 indigentes, afirmó que, aunque al inicio de la intervención policial en Sucre se anunciaron procesos sociales por parte de la Alcaldía, hasta ahora no se ha llevado a cabo ninguna iniciativa.“Esta orden de acabar con las ‘ollas’ tuvo como consecuencia que muchos habitantes de la calle se esparcieran por toda la ciudad para evitar la Policía, y eso ha afectado la labor que veníamos realizando. Por otro lado, los operativos no fueron integrados por parte de la Alcaldía de Cali a planes permanentes de desintoxicación y resocialización de los indigentes, lo que ha hecho que el fenómeno que se buscaba atacar no desaparezca sino que se desplace a otras zonas”, indicó el sacerdote.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad