Policía asesina a su esposa delante de su hijo en Bogotá

Policía asesina a su esposa delante de su hijo en Bogotá

Septiembre 20, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa

Según informaron las autoridades, la pareja de esposos en proceso de separación intentaban llegar a un acuerdo sobre la manutención del hijo, de un año, y, en medio de la discusión, el policía disparó contra la mujer y luego se disparó sobre su propio pecho.

Un policía en Bogotá asesinó delante de su hijo a su esposa y luego se disparó, mientra conciliaba con la mujer el monto de la cuota alimentaria que debía pagarle para el mantenimiento de la mujer, pues estaban separados. Según informaron las autoridades, en medio de la diligencia, frente a varios funcionarios y delante de su propio hijo, un niño de un año, el hombre demandado, un policía activo, asesinó con dos impactos de bala a su esposa, una mujer de 38 años. Cuentan los testigos que hacia las 9:30 de la mañana del jueves se escucharon tres disparos, los cuales fueron seguidos por gritos de varias personas que se hallaban al interior de un Centro de Conciliación de la Policía Nacional, ubicado a espaldas de la Estación de Policía del barrio Restrepo, al sur de Bogotá. Mala conciliación El par de esposos, el subintendente de la Policía Rafael Darío Soto Quemba, de 36 años, y su esposa Luz Enith Navija Fabra, de 38, llegaron al lugar por aparte. La intención de aquella cita, la cual era dirigida por una juez de familia, era llegar a un arreglo mutuo con respecto al valor de la cuota alimentaria que el uniformado debería pagarle mensualmente a la mujer para la manutención, principalmente, del hijo que tenían en común. Narra una de las sicólogas que trabajan en el lugar, que en el transcurso de la diligencia conciliatoria, el subintendente, que al parecer se encontraba en servicio ya que estaba uniformado y con su arma de dotación, y su esposa, empezaron a discutir e insultarse fuertemente. De un momento a otro el histérico hombre de 36 años se levantó de la silla, se mandó la mano al cinto, empuñó en su mano la pistola de dotación y sin importarle que su pequeño hijo de tan solo un año de edad estaba en los brazos de su madre, levantó el arma de fuego en contra de quien fuera su compañera sentimental y la accionó en dos oportunidades. Ella recibió las balas en la cabeza y el tórax. Luz Enith Navija cayó muerta. El policía se quedó atónito. En medio de la confusión otro disparo se escuchó. El subintendente había vuelto a accionar su pistola. Ahora él estaba herido, pues recibió un impacto en el pecho que él mismo se propinó. Una patrulla de la Policía lo alzó y lo trasladó hasta el Policlínico del Olaya. El parte médico indica que está muy grave.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad