Polémica por implementación de pistolas eléctricas en la Policía Nacional

Polémica por implementación de pistolas eléctricas en la Policía Nacional

Julio 27, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Polémica por implementación de pistolas eléctricas en la Policía Nacional

Los ‘taser’, como son conocidos mundialmente estos dispositivos de disparo eléctrico, emiten 1,2 miliamperios, cantidad similar a la usada por el sistema nervioso.

El comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, general Humberto Guatibonza, aseguró que estas armas “no generan lesiones graves" y sirven para neutralizar a las personas.

Desde el viernes pasado, la Policía Metropolitana de Bogotá cuenta 100 artefactos de disparo eléctrico, los cuales han causado polémica por su uso e implementación. Aunque el comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, general Humberto Guatibonza, ha asegurado que el uso de estos aparatos hace parte de un plan piloto y es para evitar el uso del arma de fuego dejándola como la última alternativa frente a un hecho. El uso de los dispositivos de descarga eléctrica no es nuevo en Colombia, ya que se habían dotado a grupos especiales, como el Gaula con estos artefactos. Lo que es nuevo, es que el plan de cuadrantes de Bogotá, Cali y Medellín las han implementado. Para Guatibonza, estas armas consideradas ante el DIH como ‘armas de letalidad reducida’, con pruebas desarrolladas en los últimos 30 años “no generan lesiones graves a personas con algún tipo de discapacidad, peso, tamaño o inclusive con afecciones cardíacas o que usen un marcapaso”. De hecho, el oficial indicó que se han realizado pruebas en mujeres en embarazo, “lo que hacen es neutralizar a las personas, afectan los nervios motores, sin posibilidad de moverse y nos ayudará a evitar el daño de las personas heridas o por el uso del recurso del arma de fuego”. El dispositivo emite 1,2 miliamperios al tener contacto con alguna parte del cuerpo humano y su efecto dura entre 2 y 5 segundos, por tanto para la Policía es más fácil que así, que la persona sea fácilmente controlada o neutralizada. El aparato de fabricación americana y marca ‘Taser’ puede ser utilizado de dos maneras. La primera es generar el contacto del dispositivo con cualquier parte del cuerpo humano, y la segunda, es desplegando cualquiera de los dos cartuchos con que cuenta el equipo que puede tener un alcance de hasta 7.5 metros y que es efectivo en cualquier lugar del cuerpo, sin importar qué tipo de prendas vista la persona a la que le fue disparado dicho cartucho. La Policía ha indicado que se han realizado pruebas y capacitaciones al personal de uniformados que se dotará con estos elementos, pues el objetivo es utilizarlos en situaciones en donde sea necesario sin el uso excesivo de la fuerza. El general Guatibonza indicó que estas armas pueden ser usadas principalmente en los casos de riñas en la ciudad, cuyas cifras son alarmantes. “Tenemos preocupación en las riñas ya que en promedio se pueden presentar 1.500 casos en un solo día, en promedio en un fin de semana pueden ser hasta 2.000, en los que ni siquiera usando el bastones de mando se logran controlar la situación, por estos hechos al menos 65 policías han resultado heridos y 10 más han muerto”, dijo Guatibonza. Las reacciones Pero las reacciones no se han hecho esperar, en próximos días, el 6 de agosto, se cumple un año de la muerte de Israel Hernández, un joven grafitero colombiano de 18 años que falleció en Miami, en hechos que involucran un arma de estas y que son de la misma marca. Su padre, Israel Hernández, indicó que su hijo no murió seis horas después del ataque y que no fue por un golpe en la cabeza, “él fue sometido, yo hablo con conocimiento de las conversaciones de la Policía, a él lo neutralizan, lo golpean y le disparan el Taser, muere en cuestión de minutos, hay un reporte forense que descarga toda la culpabilidad de la muerte sobre el Taser”, indicó. Hernández agrega que su familia busca probar ante las autoridades estadounidenses que ese caso “no ameritaba el uso del Taser, ni la fuerza, porque lo que él estaba haciendo es considerado un delito menor, comparado con botar basura”. Además que según estadísticas conocidas por él, “cerca de 530 personas ha muerto por su uso indebido, de estas 26 fueron en la Florida”, agregó y por eso solicitó que “se evalúe su uso, velando por la salud del pueblo colombiano”. Las críticas también han sido respondidas por Jorge Augusto Trujillo, Gerente de Taser (Colombia), quien aseguró que estos elementos no son peligrosos para las personas. “Puede pasar que la persona quede inmóvil durante unos segundos, incluso sí hay que decirlo, hay casos donde la persona cae, y sufre golpes en la caída que pueden ser fatales, pero no por su aplicación directa” afirmó. De igual forma, agregó que se ha hecho estudios diversos sobre su funcionamiento, “hemos evaluado casos sobre mujeres en embarazo, en estados de alicoramiento y no presentan problemas, también sobre personas con problemas del corazón y no hay riegos pues la corrientes están por debajo de las frecuencias cardíacas y no llegan a estimualar el músculo, lo mismo ocurre con los marcapasos y en el cerebro”, afirmó el Gerente de Taser. A las voces de protestas se ha sumado la del representante a la Cámara por el Polo Democrático y líder estudiantil Víctor Correa, quien teme que estas sean utilizadas en manifestaciones populares y con ello se atente contra el derecho a la protesta. “El solo hecho de que anuncien que van a utilizar estas armas para las concentraciones, las protestas, las marchas, ya manda el mensaje de que esas concentraciones son enemigos del establecimiento, de la institución del Estado y eso no es así”, advirtió. Para el abogado Luis Guillermo Pérez, presidente del Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo, el caso enciende las alarmas, "es grave que se introduzcan nuevas formas de restricción a la protesta social. Utilizan armas de pólvora y balines y con eso ya han ocasionado la muerte de inocentes. ¿Cómo será con estas nuevas armas?", se preguntó el abogado. Según Peréz, la utilización de estas armas está amparada con la legitimidad por lo que no habría consecuencias judiciales, además de que, afirma, ha pedido explicaciones a la Policía Nacional sobre posibles abusos pero hasta el momento no ha recibido ninguna respuesta. De igual forma, Boris Duarte, vocero de la Mesa Amplia Nacional Estudiantil (Mane), se declaró en contra pues dijo que “es una tragedia para el país, que se siga pensando en sofisticar los métodos de represión, sobre todo ahora que se habla de paz”. Incluso, afirma que “desde hace mucho tiempo insistimos en que la Policía hace un mal uso de las armas de dotación. Seguramente la Policía se va a sentir más tranquila para agredir a la gente y es preocupante. Esto merece un debate público”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad