Pese a medidas para contrarrestar robo de celulares, este delito aumentó en Cali

Agosto 08, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País.
Pese a medidas para contrarrestar robo de celulares, este delito aumentó en Cali

Con la “Estrategia Nacional contra el hurto de celulares”, cuando estos son robados, no es posible reactivarlos en el país. Además, los delincuentes desarman los teléfonos y venden sus partes como repuestos.

Los sectores de la ciudad más críticos en cuanto a hurto de celulares que han sido detectados en el Plan Semáforos, son los que corresponden a Fray Damián, El Limonar y la Avenida Guadalupe.

A pesar de todas las medidas tomadas para contrarrestar el robo de celulares, este delito aumentó en la ciudad. Entre el primero de enero y el cinco de agosto de este año, han sido robados 623, mientras que en el mismo periodo del 2012 fueron 564, es decir, 59 casos más, lo que representa un incremento del 10 % en este delito, de acuerdo con cifras de la Policía Metropolitana. Con la ‘Estrategia nacional contra el hurto de celulares’, una vez que estos son robados y reportados como tal ante las compañías de telefonía móvil, no pueden ser reactivados en ninguna parte de Colombia. Sin embargo, según un investigador de la Sijín, hay que tener en cuenta que para bloquear el teléfono “se debe reportar el Imei, es decir, el número serial que aparece en la caja donde venía el celular o que también está al quitarle la tapa. Si la gente reporta el número telefónico lo que se bloquea es únicamente la línea”. Agregó, que si no se reporta el Imei, el celular puede seguir en funcionamiento con una sim diferente, pues “el serial es el que va ligado al teléfono”. Debido a esta estrategia, asegura la Policía, los ladrones han ideado una nueva modalidad para obtener ganancias con este delito: comercializarlos a países como Ecuador, Perú, Venezuela y República Dominicana en donde, al tener otros operadores de telefonía, los celulares pueden ser activados sin dificultad.Precisamente, en junio las autoridades capturaron a un ecuatoriano que tenía en su poder 14 celulares robados valorados en $14 millones. El hombre hacía parte de una banda delincuencial que desde hace aproximadamente ocho meses se dedicaba al hurto de estos aparatos para luego comercializarlos en el país vecino. Además de este hombre, de 31 años, fueron capturadas otras nueve personas que, luego de robar los celulares, los guardaban en almacenes del centro de Cali a la espera de que llegara el encargado de transportarlos a Ecuador. Sobre cómo operaban estos delincuentes, un investigador de la Sijín reveló que “ellos acumulan entre 10 y 15 celulares de gama alta en diferentes establecimientos. Luego se los venden a la persona de Ecuador, u otro país, por valores que oscilan entre los $90.000 y los $130.000”. Agregó que en el país de destino, los celulares son vendidos por precios entre los $200.000 y $250.000. En cuanto a su movilización, que se hace de un día para otro, los teléfonos son transportados por vía terrestre y camuflados entre el equipaje de los delincuentes. Margarita fue víctima de un hurto mientras realizaba compras. “Llevaba mi celular, un Blackberry 8520, en la mano y cuando me dirigía a la estación del MÍO en Petecuy lo guardé en el bolso. A llegar a mi trabajo me di cuenta de que me lo habían robado. Días después, una amiga me mandó un mensaje al PIN y le contestó una niña ecuatoriana de 15 años, a quien le habían regalado mi teléfono. En tan solo un día lo habían sacado del país y lo habían vendido en Ecuador”, cuenta.Sin embargo, según la Fiscalía, esta no es la única estrategia de los delincuentes para beneficiarse con este delito, pues además de comercializarlos en el exterior, los desarman y venden sus partes como repuestos. “Los celulares que no son bloqueados pueden ser revendidos y siguen funcionando con el mismo número y el mismo operador. Pero los delincuentes prefieren desarmarlos y vender sus partes, principalmente en el centro de la ciudad donde la gente busca repuestos más económicos”, explicó un funcionario de la Fiscalía.Agregó que al vender las partes es imposible darse cuenta de que pertenecen a un equipo robado, pues “el celular, aunque cuenta con un serial determinado, no tiene identificadas cada una de sus partes, por lo que las autoridades no pueden realizar un rastreo”. Un delito que no para“A mediodía iba a una estación del MÍO en el sur de Cali cuando dos hombres me abordaron; uno de ellos me amenazó con un arma, me dijo que era jefe de una oficina de sicarios y que le pasara el celular junto con todas las cosas de valor que tuviera, y que me subiera a un taxi que los estaba esperando. Le pedí que no me hiciera eso y me dejó ir. Se llevaron mi iPhone, un reloj y $50.000”, relató un hombre que hace quince días fue víctima de este delito.El mayor Jonathan Camargo, encargado del Plan Semáforos de la Policía, que desde el 10 de febrero opera en 54 puntos críticos de la ciudad, afirmó que “la gente no es cuidadosa, llevan los celulares en la mano o van conduciendo mientras hablan por teléfono. Eso los convierte en presas para los delincuentes que están atentos a todo. Generalmente se movilizan en motocicletas e intimidan con armas de fuego”. Según cifras de la Policía Metropolitana de Cali, entre el primero de enero y el cinco de agosto de este año 438 personas han sido capturadas en flagrancias por hurto de celulares; en el mismo periodo del 2012 fueron 539. Los barrios en los que más hurtos se han cometido son, de acuerdo con las autoridades, San Pedro (16), San Vicente (15), Prados del Norte (10), San Fernando Nuevo (10), Torres de Confandi (9), El Lido (8) y Tequendama (8).

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad