Pese a diferencias entre Gobierno y Farc, el país político es optimista frente al proceso de paz

Pese a diferencias entre Gobierno y Farc, el país político es optimista frente al proceso de paz

Octubre 18, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | Resumen de agencias
Pese a diferencias entre Gobierno y Farc, el país político es optimista frente al proceso de paz

Los delegados del Gobierno y las Farc instalaron la mesa de negociaciones en una rueda de prensa, que se realizó en la población de Hurdal, a las afueras de Oslo, Noruega.

Varios congresistas expresaron su apoyo al proceso de paz que se instaló este jueves en la población de Hurdal, en Noruega. Sin embargo, comenzaron a aflorar las críticas al discurso de las Farc.

Tras la primera aparición pública de los delegados del Gobierno y las Farc, con la que se instaló oficialmente el proceso de paz, diferentes sectores de la opinión pública hablaron sobre las posiciones de cada equipo negociador. Algunas de las primeras reacciones salieron del Congreso de la República, en el que los parlamentarios mostraron su optimismo y pidieron mesura con la interpretación de las declaraciones que se hicieron en la rueda de prensa, que se llevó a cabo en la población de Hurdal, en Noruega. La integrante de la comisión de Paz del Congreso, Alexandra Moreno Piraquive, dijo que le solicita "al Gobierno Nacional que mantenga su compostura, su comprensión; que las dos partes tengan ese espacio de confianza mutua y que puedan hablar desarmándose a ellos mismos desde el principio". Agregó que ve con optimismo el proceso, pese a que las diferencias entre ambas delegaciones son extremas. "Todos deben ceder en algunos puntos porque ninguno va a negar su posición por conceder la otra". El copresidente de la Comisión de Paz del Senado, Jorge Eduardo Géchem, dijo que cree que el discurso del jefe negociador de la guerrilla, 'Iván Márquez', podría ser una alternativa en un posible futuro político de ese grupo subversivo. "Si el proceso avanza y se consolida, pienso que ellos formarían un partido. 'Iván Márquez' podría ser una alternativa de esa colectividad, es un discurso más de candidato". A su turno, el vocero de Cambio Radical, Carlos Fernando Motoa, señaló que hay que ver el proceso con prudencia, "porque ya hemos visto que los anhelos de los colombianos se han visto frustrados en los últimos diálogos con la guerrilla, pues sabemos que sigue de realizando actividades terroristas. Vimos a una guerrilla anacrónica y falta de aspectos mínimos del pensamiento de los colombianos, por eso debemos tener un optimismo moderado". Sobre el radicalismo de las posiciones, el presidente del Partido Liberal, Simón Gaviria, indicó que es importante resaltar que se está negociando el fin del conflicto y "no esperamos convencer a las Farc en materia ideológica, ellos tampoco nos convencerán a nosotros, pero aquí se está discutiendo el fin del conflicto. Si sus ideas tienen eco en los colombianos, se definirá en las urnas”. Por su parte, el presidente del Congreso, Roy Barreras,ratificó que "no habrá paz exprés, ni diálogos eternos" y agregó que "como en el parto de un bebé son importantes los primeros minutos para que la criatura sobreviva, son importantes los minutos de esta fase dos, para que los equívocos no lo echen a perder". De la misma manera exaltó el Marco Legal para la Paz y afirmó que no habrán indultos, ni amnistías generales. "El derecho internacional y los compromisos internacionales de Colombia impiden que hoy se otorguen indultos como los que en el pasado se ofrecían en el cono sur. El marco permite la aplicación de justicia transicional, de mecanismos alternativos de justicia y de suspensión de la pena, y una eventual participación política de los combatientes, excluyendo a los máximos responsables de crímenes de lesa humanidad".El optimismo frente a los diálogos también fue expresado por la canciller de Colombia, María Ángela Holguín, quien dijo que "rezamos porque esto llegue a un final en el que podamos vivir todos en el mismo país". La funcionario se rehusó a hacer comentarios sobre las declaraciones de los delegados de las Farc, los cuales criticaron varias políticas del Gobierno, especialmente sobre la inversión extranjera y el modelo económico. Holguín se mostró favorable a que un escenario de paz incentive la inversión extranjera, para que Colombia se convierta en "un país fuera de serie en la región. Lo que yo creo es que hay una posición internacional muy fuerte y creo que nos empiezan a ver distinto", explicó.Sobre el asunto también se pronució el expresidente Ernesto Samper, quien dijo estar optimista con lo sucedido en Noruega. Aseguró que "pese a todo, se empezó bien" y que se "sabía que el discurso de las Farc iba a ser duro y es explicable que estén 50 años en el monte defendiendo unas ideas y que ahora vengan y renuncien a ellas" . El proceso de paz, observó el ex mandatario, "es para que ellos acepten tramitar esas diferencias por medio de los canales democráticos y no a través de las armas; en eso consiste precisamente el proceso; así que no hay que hacerse mala sangre con el tema". Entre tanto, el exsecuestrado y gobernador del Meta, Alan Jara, expresó su satisfacción frente al proceso de paz, aunque aseguró que es necesario que las Farc entiendan que existe la Ley de Restitución de Tierras y que con ella se le devolverá a los campesinos los predios de los que fueron desplazados. El político añadió que el proceso de paz no será fácil, pero que tiene "mucha fe en que esto conduzca a algo positivo. Habrán muchas dificultades pero confío en que se pueda llegar a esa paz que todos queremos y que ahorrará tanto dolor a la familias colombianas".No obstante, el discurso de las Farc dejó preocupados a algunos sectores de la opinión. Antonio Navarro asegura que el discurso de 'Iván Márquez' "nos devuelve al Caguán" y se mostró preocupado al considerar que la guerrilla mantiene la posición de anteriores procesos de paz que no prosperaron. Una de las críticas más fuertes provino del expresidente Álvaro Uribe Vélez, quien publicó en su cuenta de Twitter que "el secuestrador vuelve y miente, mi familia no tiene un centímetro de tierra en los llanos orientales, nuestra única empresa agropecuaria es El Ubérrimo". Aseguró que "esto es lo que han hecho estos secuestradores toda la vida, maltratar al pueblo colombiano, calumniar y hacer apología del delito, la apología del secuestro y del asesinato, a partir de la calumnia".Esta posición fue compartida por el exministro del Interior Fernando Londoño, quien sostuvo que la intervención de 'Márquez' era "para hablar del modelo neoliberal, del mercado, de la inversión extranjera, de la vida nacional, de los ricos que son unas sanguijuelas, de las transnacionales que se están robando la sangre del pueblo". Sobre el discurso de De la Calle opinó que "en vez de hacerle frente a la cosa y decirles (a los guerrilleros) 'ustedes son unos mentirosos y son secuestradores y son terroristas', ¿quiere que nos digamos verdades? Pues entonces digámonos verdades". Finalmente, el analista político Vicente Torrijos opinó que lo visto en la capital noruega "fue absolutamente contradictorio" porque "hay un gran abismo entre las dos partes que será muy difícil de superar".

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad