Pescador fingió ser empresario y extorsionó a varias famosas

Pescador fingió ser empresario y extorsionó a varias famosas

Septiembre 07, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Un Juez de Control de Garantías de Buenaventura acogió la petición de la Fiscalía y dictó medida de aseguramiento intramuro en contra de Juan Gabriel Bautista Ponce, quien logró contactar a figuras como la presentadora de televisión Carolina Cruz.

De pescar, jugar parqués y dominó en las calles del barrio El Firme, en Buenaventura, JGB, pasó a convertirse en un falso empresario y millonario que amenazó de muerte y extorsionó a algunas de las más famosas modelos y presentadoras de televisión del país.Valiéndose de un computador, un teléfono celular y una mente criminal, este hombre de 33 años de edad logró contactar a figuras como la presentadora de televisión Carolina Cruz, la ex señorita Colombia, Katerin Daza Manchola y la presentadora de Teleantioquia, Diana Patricia Álvarez, entre otras.Claudia Bahamón, Yesica Cediel, Laura Acuña, para nombrar algunas, también estaban incluidas en una lista escrita a mano alzada, que le fue hallada al delincuente. Eran sus próximas víctimas. Tras su captura, el pasado fin de semana, las autoridades revelaron la historia de este hombre que ahora se encuentra bajo medida de aseguramiento en la cárcel de Buenaventura, sindicado de los delitos de extorsión y acoso sexual.Las denunciasEl pasado 18 de agosto la presentadora de un programa ecológico del canal Telepacífico llegó hasta el Gaula de la Policía en Cali, denunciando amenazas de muerte a través de llamadas telefónicas y mensajes de texto. Ella contó que un misterioso hombre, que dijo pertenecer a un grupo armado ilegal, le dio el ultimátum de matarla si no le pagaba $50 millones. Pero tras dos días de intimidaciones, el delincuente cambió la advertencia. “Me obligó a sostener conversaciones con fuerte contenido sexual, me pareció depravado, pero me amenazó con hacerme algo si lo escuchaba”, dijo la víctima. Esta denuncia y otras con las mismas características hicieron que los investigadores ataran cabos. Katerin Daza Manchola, ex señorita Colombia y presentadora de un noticiero de televisión regional, llevaba dos años siendo intimidada por el mismo sujeto. Una alerta en los gaulas de otras ciudades permitió conocer que en Medellín, Bogotá y Buenaventura, otras jóvenes de medios eran acosadas por el mismo hombre. “Ingresaba a las páginas de internet de las modelos y presentadoras, contactaba a sus representantes o a ellas mismas, y se hacía pasar por empresario de eventos y dueño de una cadena hotelera con sede en varias ciudades. Era muy hábil para convencer y, de hecho, hizo creer a muchos que en realidad necesitaba contratarlas para lanzamientos de importantes marcas”, reveló el comandante de la Policía Metropolitana de Cali, general Miguel Ángel Bojacá. Sin embargo, detrás del auricular estaba sentado un hombre de aspecto retraído, moreno, un poco encorvado -al parecer sufre una mal formación en la espalda- que en su barrio vivía una vida normal. “Vivía con su mamá, creo que ella lo mantenía, porque al tipo no se le veía haciendo nada”, relató un habitante de El Firme, sector de bajamar en el Puerto. “No se metía con nadie, pero era mal encarado, dicen que andaban en sus negocios”, aseguró otro residente del sector. “Era un hombre peligroso que me amenazó desde el 16 de agosto hasta este fin de semana que denuncie. Me sentía acosada, perseguida. Por las noches no podía dormir, me enfermé ”, relató otra de las víctima que pidió reserva de su identidad. El testimonio de la presentadora fue clave para la captura del presunto extorsionista.Para los investigadores del Gaula, el hombre elaboraba sus planes, sabía cómo llegar y de qué manera amenazar a sus víctimas, a las que seleccionaba según sus gustos y perfiles. Todas coinciden en que las obligaba a sostener charlas eróticas. También les pedía a las afectadas que le recargaran su celular, exigencia que sumó casi medio millón de pesos. “Le dijimos a las víctimas que accedieran a sus peticiones para hacer el seguimiento”, contó un investigador.De hecho, para lograr su captura, una presentadora de Telepacífico tuvo que resistir una conversación obscena por celular durante 3 horas y 47 minutos, tiempo que fue aprovechado por el Gaula para adelantar el operativo de captura. Los investigadores usaron lanchas y simularon ser pescadores, para de esta manera llegar hasta el sitio, cerca a su casa, donde JGB fue sorprendido hablando con la mujer. El hombre negó ser quien estaba en la línea, no aceptó los cargos y dijo no conocer a ninguna de sus presuntas víctimas. Sin embargo, la nota que tenía en su poder, con los nombres de las próximas presentadoras, lo delató. La defensa del capturado alegó que se trataba de un enfermo mental, pero la Fiscalía probó que cada movimiento de este hombre fue calculado.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad