Personería investigará irregularidades en Valle del Lili

Agosto 22, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co
Personería investigará irregularidades en Valle del Lili

Cerca de 271 jóvenes infractores de la ley están recluidos en el Centro de Formación Juvenil Valle del Lili.

La víctima de 17 años se fugó hace diez días del Centro de Formación Juvenil Valle del Lili, pero el viernes pasado fue ubicado por la Policía y llevado de nuevo a ese sitio.

El Personero de Cali, Manuel Torres, anunció que adelantará una investigación por el manejo de los recursos y las irregularidades en el Centro de Formación Valle del Lili . El anuncio se da después de la muerte de un menor que estaba recluido en ese establecimiento y la fuga de 158 internos en menos de una semana. El Personero explicó que iniciará una indagación sobre los términos que se establecieron en el contrato, y así verificar la intervención que se ha hecho con los recursos del municipio en el Valle del Lili.Agregó que en el caso del menor muerto, para establecer si hubo una violación a los derechos humanos, podría abrirse una investigación contra el Instituto de Bienestar Familiar, Icbf, la Secretaría de Gobierno Municipal y los operadores: los Religiosos Terciarios Capuchinos.No creen en el suicidioJavier*, el menor que apareció muerto el pasado domingo en Valle del Lili, no quería regresar. Alfonso Parra, su padre, recuerda que él fue uno de los 158 menores que se fugó del centro el pasado 13 y 14 de agosto. Relata que le avisó a la Policía el lugar donde se encontraba para que fuera recapturado. Parra comenta que no cree en la versión que le entregaron en el Valle del Lili de que su hijo se hubiera suicidado. “Dicen que él utilizó unas sábanas, pero la altura de la puerta y las ventanas es muy pequeña. Al sentirse morir se hubiera parado”. Alfonso explicó que el miércoles pasado, tres días después de que se evadiera del Valle del Lili, Javier, de 17 años, le había prometido que volvería. “Él llevaba ocho meses adentro y sólo le faltaba un mes para salir. Yo le dije que si el miércoles no se entregaba, llamaba a la Policía. Ese día salió de la casa y no regresó. Me puse a buscarlo y el viernes lo encontré. Lo llevaron a los juzgados para menores y el sábado lo trasladaron al Valle del Lili. Ya el domingo a las 11:00 a.m. nos llamaron y una señora en un tono muy seco nos dijo que se había suicidado”, recuerda el padre.Parra comentó que su hijo le prometió que iba a trabajar cuando saliera. Que en los últimos días no le había notado un comportamiento extraño.Gaby Maritza Mejía, madre del menor, manifestó que “yo quiero saber qué pasó porque en ningún momento mi hijo me dijo que se quería suicidar. Él estaba en noveno de bachillerato y expresaba que cuando saliera de ahí, se iba a poner a trabajar. Era mi único hijo, en los seis meses que llevaba allá no se había fugado”.Medidas desesperadas“Uno allá llega desesperado. Uno no puede consumir, se aburre y empieza a agredir a los compañeros. Se vuelve insoportable y piensa en fugarse para poder consumir”, comenta un joven de 17 años que estuvo recluido hasta diciembre del año pasado en el Valle del Lili.Alfonso no se refirió al tema de la drogadicción de su hijo. Un educador indicó que “uno podría decir que cerca del 90% de los menores que ingresan son consumidores. Cuando no se han desintoxicado se mantienen muy estresados, agresivos e intentan evadirse”.El defensor del Pueblo, Andrés Santamaría, manifestó que “la mayor parte de las fugas se cometen los fines de semana y esto es porque durante esos días la ansiedad por las drogas los desespera. Estos hechos demuestran que el proceso de resocialización ha fallado”.El juez de menores, Henry Díaz, indicó que “aquí se cuestionaría el proceso de rehabilitación que se está haciendo en el centro. La víctima llevaba seis meses en el establecimiento y estaba a punto de salir. El Icbf debe buscar centros especializados para atender a estos jóvenes”. Díaz añadió que la nueva Ley de Seguridad ordena investigar también a los particulares responsables de los internos por el delito de fuga de presos, en este caso los Religiosos Terciarios Capuchinos. Explicó que la acción sería disciplinaria y penal, también se podría extender a la Policía.El Personero Municipal manifestó que parece que el operador no es capaz con el manejo del Valle del Lili. Anunció que como en la cárcel de mayores, pedirá un espacio para que se vincule un personero delegado permanente en el centro.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad