‘Paseo millonario’, un delito que hace carrera en varias ciudades del país

Junio 30, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redaccción de El País y Colprensa
‘Paseo millonario’, un delito que hace carrera en varias ciudades del país

Agente de la DEA, James Terry Watson, asesinado, al parecer, en un caso de paseo millonario en el norte de Bogotá.

Tras el homicidio del agente de la DEA en Bogotá, las autoridades descubrieron una nueva modalidad de hurto en taxis. Piden precaución.

El llamado ‘paseo millonario’ sigue siendo un problema difícil de controlar para las autoridades en Colombia. El crimen del agente de la DEA, James Terry Watson, tras ser objeto de este delito, deja clara la problemática que han vivido y viven muchas personas no solo en Bogotá, sino en varias ciudades del país y que normalmente pasa desapercibida, al parecer, porque las víctimas suelen ser ciudadanos de a pie. El general Rodolfo Palomino, director de seguridad ciudadana de la Policía Nacional, en diálogo con El País, afirma que el famoso ‘paseo millonario’ es una modalidad de secuestro express que emplean los grupos delincuenciales en diferentes ciudades del país.“Estos delincuentes están empleando una nueva modalidad: utilizan taxis que tienen todos los papeles en regla para sus asaltos. Se aprovechan de las personas que confiadas toman el servicio, en especial en horas de la noche”, dice Palomino.Y así es, la semana pasada el mismo presidente de la República, Juan Manuel Santos, puso en blanco y negro esta realidad, tras felicitar a la Policía por la efectividad con que resolvió el asesinato de Watson, aunque reclamó el mismo trato para los colombianos del común. Lo cierto, según declaraciones de las autoridades, es que el caldo de cultivo para este delito son el alcohol, la rumba, la oscuridad de la noche y las inadecuadas medidas de seguridad personales.Así hacen los ‘paseos millonarios’La Policía Nacional, que capturó a los supuestos responsables del homicidio del agente de la DEA, reveló la nueva modalidad de esta banda para realizar los ‘paseos millonarios’ y advirtió que esto podría estar pasando en otras partes de Colombia. Los delincuentes comunes, como pasó en Bogotá, utilizan taxis legales que escapan al control que permanentemente hace la Policía en las ciudadades. “Por eso es que la delincuencia muta de vehículos ‘plaquetiados’, ‘gemeliados’, que era la modalidad que veníamos observando nosotros en la comisión de este delito”, explica el comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, general Luis Eduardo Martínez. “De manera que lo que vemos aquí es una modalidad totalmente diferente para escapar al control policial. Porque si yo me encuentro un taxi que es legal, que está matriculado, que está inscrito en una empresa, que las placas son legales, pues cómo lo inmovilizo. No puedo atentar contra el derecho al trabajo de las personas cuando realizan su labor de manera legal”, aseguró el general Martínez. Otra característica de la nueva modalidad es que casi todos son taxistas de profesión. Los taxis son de familias, de propietarios. “El propietario le entrega ese taxi a dos conductores: uno en el día y otro en la noche. Es como un arriendo. El conductor le responde al dueño del taxi por una cuota, y lo que hacen los criminales es ceder el taxi en horas de la noche a delincuentes, porque les resulta más rentable cederlo y recibir dos o tres millones de pesos y de ahí se saca la cuota para el dueño del taxi”, explicó Martínez. De otro lado, los asaltantes no utilizan armas de fuego, sino armas blancas. “Eso fue lo que pasó la noche del caso del agente James Terry Watson: uno ingresa por la puerta izquierda trasera del vehículo en donde estaba el agente de la DEA, encargado de reducir a su víctima a punta de golpes y de choques eléctricos, y el otro entra por la puerta derecha, que en este caso es el que asesina al funcionario de la DEA”, acotó. El oficial atribuyó el cambio de modalidad de los delincuentes a la constante lucha que adelantan las autoridades contra esas organizaciones delictivas.Lo que pasa en la capital del paísSegún las autoridades, en lo corrido de este año se han denunciado 39 delitos de este tipo en Bogotá, cifra que, aunque es menor que la arrojada en 2012, cuando se presentaron 81 casos, sigue siendo preocupante, más para los extranjeros, blanco preferido de ese delito. Los números -se cree- podrían ser mayores pues muchos casos no son denunciados. Para explicar ese fenómeno, la Policía señaló que en Bogotá existen puntos de especial atención a los que acuden los asaltantes, unos por ser lugares preferidos de extranjeros, otros por ser lugares de fiesta y de consumo de licor. Aunque la Policía no ha querido señalar lugares de manera puntual, para no “estigmatizar” ninguna zona de la capital, sí hay sitios identificados que se tornan más peligrosos que otros para abordar los vehículos en la calle. Entre los principales lugares identificados por la Policía en la capital del país se encuentra la Zona T, en el norte, y el Parque de la 93 (cercano a la Zona T), hasta donde falsos taxistas llegan sin levantar sospecha alguna. Según el subcomandante de la policía de Bogotá, coronel Camilo Cabana, para acechar a sus presas “los delincuentes saben dónde están los mayores recursos”, por eso los principales casos que se registran están relacionados con zonas donde se mueve gran cantidad de dinero. Uno de los indicadores que se tienen de este delito es que se presenta en especial en los días de quincena o en los inmediatamente siguientes, y en su gran mayoría en horas de la noche y la madrugada. A las zonas mencionadas se suman Chapinero, donde se denuncia que la inseguridad ha subido. Se habla de dos intentos de ‘paseo millonario’ en lo que va corrido del 2013. La misma queja tiene los habitantes del barrio Santa Fe (zona de tolerancia), donde se ubican bares y residencias. ‘Cuadra alegre’, en Kennedy, al sur occidente de la capital, es otro de los lugares donde este delito está claramente identificado, allí también abundan los bares y las residencias. A estos lugares se suman las localidades de Usme, Ciudad Bolívar, Kennedy, Bosa, Rafael Uribe y Suba. Cali, sin denuncias por este delitoEn la capital del Valle la situación, hasta ahora, parece que es de otro color. De acuerdo a la Policía Metropolitana, en lo corrido del año no hay denuncias de personas que hayan sido víctimas del ‘paseo millonario’.Es más, el año pasado, la Policía solo tiene registro de tres casos por este delito: Uno de ellos, el del joven economista Diego Ramírez que despareció el 25 de enero del 2012, cuando estaba pagando una cuenta en la caja de un almacén de cadena en el sur de la ciudad, hasta el domingo 29, cuando despertó dentro de su vehículo, con su ropa completamente empapada, en una vereda de Roldanillo (norte del Valle) y sin recordar lo sucedido. Luego se dio cuenta que había realizado dos avances con la tarjeta de crédito, cada uno de $400.000 y no sabía cómo. A Diego lo drogaron, le robaron la plata y lo dejaron tirado en su carro, pero lejos de su casa. Y aunque no hay registros de ‘paseos millonarios’ este año en la ciudad, el coronel Jorge Iván Toro, subcomandante de la Policía Cali no descarta que sí se hayan presentado casos de este tipo, pero que están siendo denunciados como hurto y desapariciones. “Como el caso que se conoció el jueves pasado del exdiputado del Valle y empresario de transporte Octavio Zapata, que fue reportado como desaparecido y que no se descarta que haya sido víctima de un ‘paseo millonario’, pues según cuentan sus familiares, fue visto por última vez en el norte de Cali, cerca a Chipichape, y no se sabe si lo subieron a un carro y se lo hayan llevado. En todo caso se bloquearon las tarjetas de crédito y se está investigando el caso”, dijo el coronel Toro.Incluso, las autoridades para evitar que se presenten víctimas de este delito, recuerdan los sitios donde se han presentado los casos de años anteriores. Todos con la misma modalidad: a las personas las asaltaron mientras iban en un carro de servicio público. Sitios como en los alrededores de la Universidad del Valle, el Parque del Perro en San Fernando, El Refugio, Siloé, Terrón Colorado, Avenida del Río y Sexta, La Flora y Calima, entre otros, en algún momento fueron los más vulnerables a este delito. Pese a esto, Mario Valencia, experto en seguridad, dice que en cualquier lugar y momento una persona puede ser víctima de un ‘paseo millonario’ y por eso lo que hay que a hacer es seguir las recomendaciones al tomar un vehículo. “No vaya y nos toque una mala carrera, como la que le tocó al agente de la DEA”, afirma Valencia.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad