‘Parche de Zuley’, oficina de mercenarios urbanos con sede en Cali

‘Parche de Zuley’, oficina de mercenarios urbanos con sede en Cali

Agosto 30, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
‘Parche de Zuley’,  oficina de mercenarios urbanos con sede en Cali

Gracias a interceptaciones, las autoridades pudieron determinar que los de ‘Zuley’ planeaban otro atentado parecido al de Londoño y que por el ataque al exministro recibieron entre $1.000 y $l.200 millones.

Su estructura superaría los diez hombres. Anoche dictaron medida de aseguramiento contra los cuatro detenidos.

‘El parche de Zuley’, la banda delincuencial de la que hacen parte los cuatro capturados presentados por la Policía como presuntos responsables del atentado terrorista contra el exministro Fernando Londoño, es mucho más que un simple parche. De hecho, el director de la Policía Nacional, general José Roberto León Riaño, lo definió como una oficina de cobro.Los de ‘Zuley’ actúan como una organización que ofrece servicios criminales al mejor postor. Sin importar de donde provenga la solicitud, ellos ejecutan sus acciones a cambio de dinero. Y para ello cuentan con una estructura que podría superar los diez hombres: el ‘parche’, pues, es un grupo de mercenarios urbanos que, pese a las detención de cuatro de sus miembros, sigue en pie. Y Cali es su centro de operaciones.Además de los asesinatos selectivos y las acciones terroristas, ‘El Parche de Zuley’ también estaría dedicado al microtráfico a través de varias líneas de expendio en el oriente de la ciudad. Algunas de ellas podrían funcionar en el barrio El Vallado, donde vivía y fue capturado ‘Carne’, el chico de 16 años que el pasado 15 de mayo se encargó de poner la bomba lapa sobre el carro del exministro.Pese a que públicamente poco se conocían, los de ‘Zuley’ ya eran seguidos por las autoridades de Cali desde hace varios meses. De acuerdo con el general Fabio Alejandro Castañeda, comandante de la Policía Metropolitana, esa es una de las doce oficinas de cobro sobre las que sus hombres desarrollan labores de inteligencia con miras a la desarticulación.Aunque operan de manera diferente, ‘El Parche de Zuley’ tendría varias similitudes, en cuanto a estructura y financiación, a la oficina de cobro ‘La Banda de la Ocho’, desmantelada esta semana por la Policía de Cali. ‘La Ocho’, que operaba en el barrio El Rodeo y le prestaba servicios a ‘Los Rastrojos’, estaba conformada por once hombres que, además de dedicarse al sicariato, manejaban diez laboratorios artesanales para el procesamiento de drogas en el suroriente caleño.Las similitudes, sin embargo, van más allá de los temas de financiación. ‘El Parche de Zuley’ y su conexión con las Farc, responde a un patrón que desde hace varios años se ha repetido con otras bandas delincuenciales.Elmer Montaña, ex fiscal de la casa de Justicia de Aguablanca, recuerda que en el 2000, cuando las Farc desarticularon sus redes urbanas en Cali, empezaron a operar de la misma manera. A través de reclutadores contactaban grupos delincuenciales y pagaban por los golpes que planeaban desde las montañas. De esta manera, por ejemplo, hicieron varias quemas de buses en el Distrito de Aguablanca e intentaron detonar una bomba contra la estación de Policía de Los Mangos. Sin embargo, el primer golpe lo habrían dado con el asesinato de monseñor Isaías Duarte Cancino, el 16 de marzo del 2002. Jorge Ávila, investigador de Nuevo Arco Iris, una corporación dedicada a investigar el conflicto colombiano, cree sin embargo que ese tipo de alianzas tienen un antecedente mayor: “Desde la época del Cartel de Cali hay fama de que en el Valle de Cauca se consiguen personas capaces de realizar trabajos violentos, que cobran barato y que son expertos. El departamento se ha convertido en una especie de laboratorio”. De otra parte, basándose en la gravedad de las conductas imputadas y en “el peligro que representan para la sociedad”, anoche el juez 27 de garantías de Bogotá, tras una audiencia de 10 horas, cobijó con medida de aseguramiento a los cuatro presuntos responsables del atentado contra el exministro Fernando Londoño. La decisión judicial, luego de ser solicitada por la Fiscalía y avalada por la Procuraduría, cobija a Nelson Aguirre, alias ‘Chapu’; Ulises Castellanos Beltrán, ‘Apu’ y César Ruiz, ‘Bigotes’, directamente implicados en el hecho. De igual manera, sucede con Fernando Collazos, alias ‘Fifi’, señalado de pertenecer a la organización, pero no de cometer el ataque. Todos serán recluidos en la cárcel La Picota de Bogotá.El fiscal noveno de la Unidad Nacional contra el Terrorismo le imputó a Aguirre, Castellanos Beltrán y Ruiz, los delitos de homicidio agravado, homicidio agravado en grado de tentativa, concierto para delinquir agravado, terrorismo y utilización de menores de edad para comisión delictivas. Alias Carne, el menor que puso la bomba, por su edad (16 años), fue presentado ante un juez de menores en una audiencia reservada. El joven fue cobijado con medida de aseguramiento.La bomba lapa, ‘made in’ CaliLa bomba lapa instalada sobre la camioneta del exministro Londoño el pasado 15 de mayo y que, al detonar dejó a otras 51 personas heridas y dos muertos, fue armada en Cali. Esto demuestra los conocimientos en terrorismo que tiene ‘El Parche de Zuley’. Y también la preparación del atentado: los contactos de ellos fueron iniciados un mes antes de que se perpetrara el hecho.El artefacto explosivo fue trasladado a Bogotá escondido en unas ollas de cocina que iban en un trasteo de familia.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad