Paraguay copiaría modelo de las casas de justicia de Cali

Julio 26, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Paraguay copiaría modelo de las casas de justicia de Cali

Miguel Óscar Bajac, ministro de la Corte de Justicia de Paraguay, visitó el jueves pasado la casa de justicia de Aguablanca, ubicada en el oriente de Cali, con el objetivo de implementar su modelo en varias ciudades de ese país.

Una delegación de ese país visitó el proyecto en Cali. Se esperan jueces y una tercera casa.

El proyecto de las casas de justicia de Aguablanca y Siloé, en Cali, será copiado en Paraguay, donde se tratará de implementar para poder solucionar los problemas de la comunidad a partir de la conciliación y en los mismos sitios donde ocurran, como se hace en la capital del Valle.Por eso esta semana estuvo en Cali Miguel Óscar Bajac, ministro de la Corte de Justicia de Paraguay y otros representantes del máximo tribunal de ese país, visitando las instalaciones, hablando con los coordinadores y usuarios, y analizando a fondo los beneficios del modelo, que ha sido pionero en Colombia.“En Paraguay estamos viendo en algunos sectores, donde hay desigualdad social, que las personas tienen diferentes problemas y a la hora de solucionarlos no hay un lugar cercano ni de fácil acceso para estos temas. Por eso vemos en las casas de justicia la mejor manera de acercar a la gente para que concilien en sus problemas”, dijo Bajac. El funcionario, que en su país es el encargado también del programa nacional de Facilitadores Judiciales, afirmó que la experiencia de una ciudad como Cali muestra un avance en la administración de justicia, pues de alguna manera son proyectos que benefician a las clases populares, que son las que más desconocen del tema.En las casas de justicia de Aguablanca y Siloé actualmente se concentran diferentes entidades como la Fiscalía, la Defensoría del Pueblo, la Personería, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y las comisarias de familia. Allí, las personas se acercan porque son sitios de conciliación, donde se pueden resolver conflictos sin acudir a estancias judiciales.El coordinador de la casa de justicia de Aguablanca, Rodrigo Valencia, afirmó que la visita de esta delegación internacional es motivo para resaltar el trabajo que se ha hecho en barrios tan afectados por la violencia y que de alguna u otra manera ha servido para reducir los delitos que se pueden desprender de simples diferencias.“La gente reconoce el esfuerzo que se ha hecho y eso fue lo que le dijeron a los funcionarios de Paraguay. Desde hace un tiempo esos vecinos de las casas de justicia han notado que los problemas se pueden solucionar solo con caminar unas cuadras y sin que los discriminen por su condición social”, expresó Valencia.Cómo están hoy las casas de justicia de CaliEn la casa de justicia de Aguablanca se atiende a diario un promedio de 130 personas y en la de Siloé se reciben hasta 70 usuarios. La gente llega por diferentes problemas: por una riña, una deuda que no se ha cancelado, el arriendo que no se ha pagado, una inasistencia alimentaria, conflictos entre vecinos.“Llevo unos dos meses viniendo a la casa de justicia de Aguablanca para solucionar un problema que tengo con una persona que me debe el arriendo. Acá he podido hablar con ella y buscar formas de pago, para evitar que esto pase a mayores”, dijo Yolanda, una mujer que vive en el barrio Los Mangos, en el oriente de Cali.En las casas de justicia el trabajo se ha centrado y fortalecido mucho también en la atención de casos de violencia contra las mujeres y los niños.Por la gran cantidad de casos y de personas que visitan las casas de justicia, se había anunciado que desde enero pasado llegarían por primera vez tres jueces de pequeñas causas, para resolver en menos tiempo los conflictos, pero aún esto no ha sido posible porque el Consejo Superior de la Judicatura no los ha asignado.Valencia, el coordinador de la casa de justicia de Aguablanca, explicó que aún está pendiente que lleguen los jueces y la idea, según informaron en la Judicatura, es que esto se cumpla entre agosto y septiembre de este año.Dos jueces de pequeñas causas serían asignados para la casa de justicia de Aguablanca y uno para la de Siloé. Esto permitiría que de tres meses que puede estar tardando resolver un problema en estos lugares, se pase a solucionarlos en solo tres días.La secretaria de Gobierno de Cali, Laura Beatriz Lugo, indicó que insistirá para que se concrete el asunto de los jueces, pues las casas de justicia se están convirtiendo en ejemplo para otras ciudades y países, “y por obligación hay que avanzar y mejorar en los servicios que se están prestando”.Asimismo, Lugo dijo que se espera que a finales del año se pueda contar con la tercera casa de justicia, que se construirá en el barrio Alfonso López de la ciudad.Para este proyecto, el Ministerio de Justicia aprobó una inversión de $2 mil millones, de los cuales $800 millones son invertidos por la Nación y $1200 millones por el Municipio.La idea es que la casa de justicia cuente con una comisaría de familia, una inspección de Policía, un centro de conciliación, un espacio para los jueces de paz, así como oficinas para la resolución de conflictos.Sobre los proyectosDesde 1991 el gobierno colombiano suscribió un convenio de cooperación internacional con EE. UU. para desarrollar el sector justicia. Dentro de ese programa se consideró fortalecer la justicia en las zonas marginales donde hay muy poca presencia del Estado. Se pensó primero en Aguablanca, en Cali, y luego en Ciudad Bolívar, en Bogotá. Actualmente en la capital del Valle hay casas de justicia en Aguablanca, Siloé y se espera la de Alfonso López.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad