Padres del estudiante Jhonny Silva piden que su muerte no quede impune

Septiembre 28, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Padres del estudiante Jhonny Silva piden que su muerte no quede impune

En conmemoración a los diez años de la muerte de Jhonny Silva, se levantó este monumento en Univalle, hecho con granadas de gas utilizadas en los disturbios.

La semana pasada se cumplieron diez años de la muerte del joven que recibió un disparo en el interior de Univalle. La Fiscalía asegura que las investigaciones reiniciaron y se encuentran en etapa preliminar.

Una década después del asesinato de Jhonny Silva Aranguren en el interior de la Universidad del Valle, la Fiscalía asegura que las investigaciones del caso  reiniciaron  y se encuentran en etapa preliminar. 

Actualmente el caso está a cargo de un fiscal especializado de la Unidad Nacional de Derechos Humanos de Cali y está en la fase de reconstrucción de evidencias, indicaron las autoridades.

Para la familia del joven su caso está quedando en la impunidad. La semana pasada, los padres del joven y la organización de Derechos Humanos, Nomadesc, realizaron una ‘biclicleteada’ y mostraron una escultura para recordar al estudiante muerto a sus 21 años.  

El  22 de septiembre del 2005, el joven recibió un disparo cuando encapuchados y el Esmad de la Policía se enfrentaban en la universidad.

“Se que voy a morir y no voy a encontrar justicia para Jhonny. La primera vez que fui a la Fiscalía con mi abogado, la  mujer que nos atendió nos dijo que tuviéramos mucha paciencia, porque casos como los de mi hijo tienden a caer en la impunidad”, dijo Wilman Silva, el padre del joven.

[[nid:468004;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/09/jhonny-silva-uv.jpg;left;{Jhonny Silva Aranguren fue asesinado en 2005 en la Universidad del Valle.Foto: Especial para El País}]]

“Cuando vi que todo se había desestimado,  y cansado de tantas trabas,  decidí llevar el caso ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Aún estamos en proceso de espera. Tienen tantos casos represados que vamos a tener que aguantar algo más de tiempo para encontrar justicia en todo esto”, agregó Wilman Silva.

La Fiscalía reinició la investigación, que no ha tenido avances hasta el momento, luego de que en septiembre del 2010, un fiscal delegado ante el Tribunal Superior de Cali revocara la acusación contra el mayor de la Policía Gabriel Bonilla González, miembro del Esmad.

Bonilla había sido llamado a juicio por la Fiscalía como presunto responsable, por omisión, de la muerte de Silva.

Para el fiscal delegado ante el Tribunal había “quedado plenamente establecido que el día de los hechos en el campus se encontraban personas ajenas a la universidad, de ahí, que no pueda predicar con completa certeza,  que el arma que cegó la vida del estudiante proviniera precisamente de los patrulleros que estuvieron presentes en los disturbios vandálicos”.

Sin embargo, en las consideraciones de la  Procuraduría Regional del Valle, en el alegato precalificatorio, el delegado  indicó que el mayor Bonilla, quien en  el momento de los hechos actuaba como subcomandante del Esmad, “incrementó la fuente de riesgo (uso de la fuerza y armas) y creó una situación antijurídica de riesgo cuando de manera omisiva, permitió que su personal ingresara a la universidad a pesar de no estar autorizado por el claustro”.

Los abogados de la familia de Silva también demandaron al Estado por su muerte. En diciembre de 2014, el Tribunal Administrativo del Valle del Cauca declaró  responsable a la Policía por la muerte de Jhonny Silva.

Este tribunal ordenó a la Nación  indemnizar a la familia de Jhonny con 250 salarios mínimos legales mensuales vigentes.

La  sentencia  fue apelada ante el Consejo de Estado por el abogado de la familia Silva Aranguren quien consideró que la indemnización debe ser de mil salarios mínimos.

Asimismo, los padres de Jhonny Silva le habían solicitado a la  Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que admitiera el caso de su hijo. En junio del 2009 la CIDH lo admitió y dos años después le escribió al Gobierno colombiano para solicitarle información.

La decisión final de la Comisión Interamericana aún no ha sido tomada.

El día de los hechos

Según dice la sentencia del Tribunal Administrativo del Valle del Cauca, el 22 de septiembre de 2005, a las siete de la noche, el Esmad ingresó a la Universidad del Valle después de terminada una manifestación.

El escuadrón antimotines llegó hasta el edificio administrativo para desmantelar un campamento que había sido levantado por unos estudiantes.

Varios testigos  reconocieron a Jhonny cuando  cayó desplomado en la vía peatonal, luego de que sonara un disparo.

 El joven  fue llevado a la Clínica Valle del Lili, donde llegó sin vida. 

Según Wilman Silva los médicos le dijeron que una  bala había entrado por el cuello de Jhonny, rebotó en su columna vertebral y subió a hasta su cerebro.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad