"Padres deben conocer en qué redes sociales están sus hijos”: jefe del Centro Cibernético de la Dijín

Octubre 13, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa

El coronel Fredy Bautista García, jefe del Centro Cibernético de la Dijín de la Policía.

El coronel Fredy Bautista García, jefe del Centro Cibernético de la Dijín de la Policía, alertó a padres de familia sobre cómo actúan pedófilos en la internet.

Con la captura esta semana de alias Gemido Ruidoso, considerado el mayor proveedor de pornografía infantil de Colombia, quien tenía   84.850 imágenes y videos de menores, quedó descubierta la facilidad con la que este tipo de delincuentes hacen uso  de información en internet y pueden contactar a menores de edad para engañarlos y grabarlos. Lea también: Capturan al mayor proveedor de pornografía infantil para Europa y EE.UU.

El coronel Fredy Bautista García, jefe del Centro Cibernético de la Dijín de la Policía, alertó a los padres sobre cómo los pedófilos pueden contactar a sus hijos. Además, insistió sobre los cuidados que deben tener las personas que realicen compras y transacciones virtuales.

 ¿Cómo deben ejercer vigilancia los padres a lo que sus hijos consumen en internet?

Lo que hemos encontrado es que las instituciones educativas y los padres de familia juegan un papel fundamental en la prevención y la educación sobre hábitos de navegación en internet.  Los padres deben conocer en qué perfiles y en qué redes sociales interactúan sus hijos. Muchos padres desconocen en qué redes sociales están sus hijos y por ello no logran tempranamente identificar casos de abusos.

Igualmente, el padre debe hacerle entender a su hijo que él no es culpable de ser contactado por un pedófilo o por un pederasta. Una vez el niño entiende que no tiene culpa, ese espacio de confianza le permite contar cuando un contenido le es molesto, cuando ha sido acosado o cuando alguien le está pidiendo que se desnude o envié fotos de desnudos a través de tabletas o celulares. Los padres también deben establecer pautas de navegación, por ejemplo en horarios y conexiones, deben hacer entender de manera asertiva que son ellos los que compran los dispositivos, los que pagan los planes y por tanto, los que pueden imponer las normas sobre su manejo.

 ¿Qué tan frecuentes son los casos en que los niños son contactados por personas relacionadas con pornografía?

Hemos detectado este año un incremento en estas modalidades, por varios aspectos. Uno de ellos es 

que ahora se hace más visible la pornografía infantil, porque se está perdiendo el temor de denunciar y los ciudadanos están confiando más en su Policía. 

Otro aspecto es que la edad cada vez más temprana en que niños o niñas acceden a una red social, facilita que los pedófilos generen perfiles sugestivos para hacerles creer que están interactuando con amigos y generarles confianza; luego pasan al intercambio de imágenes o vídeos, vinculados generalmente a desnudos y llegan a una etapa crítica, que es la extorsión y la presión a la que someten al niño o niña si no sigue accediendo a los vejámenes de estos criminales. 

 ¿Cuál debería ser el uso adecuado que deben hacer los niños de las redes sociales?

Los colombianos deberíamos hacer un ejercicio juicioso entre lo que es información pública y privada, pues hemos encontrado prácticas infortunadas en las que la información que es publicada desde los hogares o colegios facilita que, a través de una práctica que se conoce como ‘ingeniería social’, los atacantes conozcan hábitos y gustos de sus potenciales víctimas. Debemos entender que no basta con tener el último teléfono o tener un buen internet, si no se tienen medidas de seguridad; deben tener sistemas de antivirus, actualizaciones de los programas y uso de software para la seguridad informática. No se puede pretender no tener ningún tipo de ataque, si se frecuentan sitios de ocio o de pornografía. Muchas veces los adultos usan de manera irresponsable páginas en los mismos computadores o dispositivos que usan sus hijos, abriéndoles la puerta a virus o pornografía.

 ¿Qué se puede hacer luego de que se es víctima de un ataque?

Muchos colombianos siguen desconociendo que existe una normatividad penal que facilita la persecución de estos criminales; por eso, ante cualquier hecho que genere una molestia y cuando crean que están enfrentados a un delito, pueden comunicarse con la Policía a través de la cuenta de Twitter @CaiVirtual, en la que estamos constantemente enviando recomendaciones para que el ciudadano pueda recibir una respuesta oportuna de las autoridades. 

¿Qué tan efectiva es la normatividad en los casos de acoso en internet?

Esa ley sobre delitos informáticos existe desde 2009 y permite perseguir las conductas que afectan los sistemas y datos, entre la Policía y la Fiscalía. Colombia tiene una legislación de avanzada en materia de pornografía infantil; se persigue la filmación, la reproducción, la distribución, la compra o la venta de imágenes que involucren explícitamente conductas de niños, niñas o adolescentes. 

Sin embargo, la efectividad de estas medidas solo se garantiza si actúan varios intervinientes, como las empresas que proveen el servicio de internet. Aún estamos buscando una regulación que les obligue a responder de manera oportuna los requerimientos de la Fiscalía, a través de la Dijín o del CTI. Muchos operadores no han definido los tiempos de respuesta, lo que afecta la solución oportuna que demanda este tipo de casos, pues cuando se investiga estamos frente a una evidencia de carácter digital, que es volátil, que se puede eliminar. 

 

¿Qué más le hace falta a la legislación para mejorar su efectividad?

Lo que hemos demandado son mayores herramientas para acceder a información que está alojada en servidores en el extranjero, como de Facebook, Twitter, Google. Estamos buscando con la cancillería de Colombia, instrumentos internacionales, como convenios, que faciliten el acceso a mucha información en el exterior.

 ¿Cómo trabajan contra casos de matoneo y de ciberacoso que se presentan en redes sociales?

A través de los sistemas de convivencia escolar muchos colegios han empezado a trabajar en códigos de comportamiento de los estudiantes. Igualmente, los padres son conscientes de la necesidad de orientar a sus hijos en el respeto por los demás. Se siguen presentando muchos casos en colegios de discriminaciones raciales, de peso o de género que generan problemas sicológicos o episodios de deserción escolar.

 ¿Qué tan frecuentes son los casos de fraude en internet?

Los hurtos por medios informáticos son los delitos que más afectan a los colombianos, con cifras que pueden ir desde 200 mil pesos hasta millones de pesos y los afectados son personas naturales y empresas. Aquí operan grandes bandas de cibercrimen, que utilizan también contactos en el exterior, técnicas de ataque para afectar computadores de sistemas y áreas contables. 

¿Es buena la seguridad que brindan las entidades bancarias para las transacciones por internet?

Cada vez es mayor la banca virtual; es decir, son más frecuentes las transacciones. Y entre mayor número de transacciones en Colombia, es mayor la exposición que tienen los colombianos en las redes. Los bancos trabajan brindando información para avanzar rápidamente en estas investigaciones y es un tema en el que definitivamente no hay reversa. La gran mayoría de transacciones van a pasar al mundo virtual, los ciudadanos tenemos que entender que debemos generar procesos de cuidado y de manejo responsable de estos medios tecnológicos. 

Hemos encontrado en muchos de los episodios que el punto de compromiso es la computadora del cliente, cuando este accede o descarga programas. Por ejemplo: llega un correo de la DIAN advirtiéndole que va a ser sujeto de una sanción por mora en el pago de unos impuestos y los ciudadanos dan clic, sin darse cuenta de que están descargando un programa espía. 

¿Cómo se puede identificar cuando una página es fraudulenta?

Por regla general deberíamos rechazar todo tipo de correos que provengan de cuentas desconocidas. Generalmente estos correos vienen con una pésima redacción y pésima ortografía, hacen parte de remitentes desconocidos y piden que den clic, bien sea a un archivo adjunto o a un enlace que viene en el correo, las personas pueden mirar el remitente e investigar un poco antes de acceder o descargar el contenido.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad