ONU condena asesinato de tres defensores de Derechos Humanos en Colombia

Noviembre 21, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | EFE

La oficina de la ONU expresó su preocupación por las muertes de un activista del medio ambiente, un médico tradicional indígena y un líder campesino de la restitución de tierras, registradas en los últimos días.

La Oficina de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos condenó este jueves el asesinato de una activista del medio ambiente, de un médico tradicional indígena y de un líder campesino desplazado ocurridos en las últimas semanas en el departamento del Cauca, suroeste de Colombia.Esta agencia expresó a través de un comunicado su "preocupación" por estos asesinatos, lo mismo que por las "permanentes amenazas" que "obstaculizan su trabajo como defensores de los derechos de sus comunidades". Además, resaltó que el Cauca "es un ejemplo de la vulnerabilidad que enfrentan los defensores y las defensoras en áreas rurales".Según la ONU, desconocidos asesinaron el pasado 30 de septiembre en la vereda Cortaderas del municipio de Almaguer a Adelinda Gómez Gaviria, una integrante del Proceso de Mujeres Maciceñas y del Comité de Integración del Macizo Colombiano (CIMA), conocida por la defensa del medioambiente frente a la minería ilegal.El pasado 15 de noviembre fue asesinado Miguel Ángel Conda, líder indígena y médico tradicional del pueblo Nasa en la huerta familiar de su casa en la vereda Alta Mira Bateas del resguardo de Jambaló, lo que supone el quinto asesinato de una autoridad de la medicina ancestral en los últimos 18 meses.Esta etnia ha solicitado el reconocimiento de su Guardia Indígena como medida de protección, proyecto en el que la Unidad Nacional de Protección del Ministerio del interior ha desarrollado un trabajo de fortalecimiento de esta institución ancestral.Por último, la ONU informó de la muerte de Sergio Ulcué Perdomo el pasado lunes 18 de noviembre a manos de desconocidos en la vereda Marañón del municipio de Caloto.Ulcué Perdomo era portavoz de un grupo de 179 familias campesinas desplazadas de las veredas El Vergel y El Pedregal de Caloto por la violencia de los combates entre el Ejército y las Farc."La Oficina confía en que haya coordinación entre las autoridades pertinentes para que se logre una investigación, juzgamiento y sanción efectivas de los responsables de los asesinatos y las amenazas en contra de defensores de derechos humanos", agregó la nota, que subrayó la lentitud de la justicia y la consiguiente impunidad de muchos de estos casos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad