Oficinas de cobro de bandas criminales, detrás de la violencia en barrio El Rodeo

Septiembre 02, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co
Oficinas de cobro de bandas criminales, detrás de la violencia en barrio El Rodeo

En esta casa del barrio El Rodeo, oriente de Cali, tuvo lugar el enfrentamiento entre 'la Ocho' y 'la 40' el lunes 26 de agosto.

‘La Ocho’ y ‘la 40’ se disputan el barrio para el control de la venta de drogas y las extorsiones. Ambos grupos trabajarían para ‘los Rastrojos’.

Dos oficinas de cobro, que trabajarían con el capturado alias Palustre y ‘los Rastrojos’, se disputan el control del barrio El Rodeo, uno de los más violentos de Cali. El pasado lunes la guerra estalló. Tres hombres departían afuera de una casa ubicada en la Carrera 24B con Calle 33F, en el barrio El Rodeo, al oriente de la ciudad. Un taxi llegó al sitio, otro hombre salió del vehículo y, armado con un fusil AK-47, disparó contra todos ellos.Como los otros también estaban armados, la balacera duró algo más de un minuto. El hombre del fusil huyó sangrando y fue alcanzado por la Policía. Dos de los otros tres hombres fallecieron al llegar al Hospital Primitivo Iglesias. El tipo del taxi escapó.Esa misma noche, el comandante operativo de la Policía de Cali, coronel Nelsón Castrillón, informó que detrás del ataque estaban los enfrentamientos entre dos oficinas sicariales de ese barrio: ‘la Ocho’ y ‘la 40’, también conocida como ‘la banda del Rodeo’. Casi un año antes, el lunes 27 de agosto del 2012, la Policía había informado a los medios que la banda ‘la Ocho’, cuyos integrantes serían responsables de al menos 30 homicidios en Cali y Popayán, había sido desarticulada “totalmente”, luego de la captura de 23 personas, entre ellas su cabecilla alias Caballo. Entonces, ¿cómo es que ‘la Ocho’ reapareció un año después en El Rodeo?Retrato del crimenEl 27 de agosto del 2012 el anuncio de la Policía y las autoridades fue ruidoso: se había desmantelado a una de las oficinas sicariales más temidas de la ciudad, que trabajaba para las Farc y ‘los Rastrojos’ y controlaba el microtráfico en los barrios El Rodeo, República de Israel, la Primavera y la Floresta, en el oriente de Cali. La investigación que permitió la supuesta desarticulación de la banda se llamó ‘Apocalipsis’ y tardó ocho meses. El resultado: la incautación de 51.823 dosis de marihuana, 48 de base de coca y siete armas de fuego, además de la inmovilización de seis carros y dos motos.Sin embargo, ‘la Ocho’ reapareció, o nunca desapareció, y continuó controlando una zona específica y bien delimitada del oriente de Cali. Según una fuente que prefirió mantenerse anónima, este grupo delincuencial hace presencia en un territorio que va desde la Calle 39 hasta la Calle 33h, entre las Carreras 23 y 27, pasando por el barrio Alfonso Barberena y el 20 de Julio. Una zona que comprende más de 50 cuadras y en la que, según la fuente, ‘la Ocho’ tendría al menos siete lugares para el expendio de droga. Allí sus integrantes estarían extorsionando comerciantes. Pero ‘la Ocho’ no está sola. En este territorio mantiene una disputa a muerte con la banda ‘la 40’, que ejerce su poder entre la Calle 39 y la 44, y entre la Carrera 27 y la Autopista. Ambos grupos tendrían vínculos con ‘los Rastrojos’. Sin embargo, “son enemigos debido a los conflictos que surgieron entre ‘los Comba’ y ‘Diego Rastrojo’, principales jefes de esa banda criminal”, precisó la fuente. Según el comandante de la Policía de Cali, general Fabio Alejandro Castañeda, la desarticulación de ‘la Ocho’ en agosto del 2012 significó su desaparición temporal. “Pero las bandas resurgen y quedan herederos de esa dinámica de violencia”, indicó. Las autoridades sostienen que este grupo delincuencial hoy está compuesto por unas 15 personas, quienes estarían siendo dotados de armamento por ‘los Rastrojos’. Aunque todavía no es claro cuántos jóvenes pandilleros trabajan para esa estructura, pues en el barrio el Rodeo también se cuentan otras dos pandillas: ‘la 39’ y ‘la Palomera’, cada una con al menos 20 adolescentes, que se dedican al hurto y la microextorsión, y están dispuestos a matar para demostrar que pueden ser soldados de esas oficinas.El informe de homicidios del Observatorio Social de Cali revela que El Rodeo es el séptimo barrio con más asesinatos en la ciudad: 17 casos entre el 1 de enero y el 30 de junio de este año. Un hombre que vive en el sector, y alguna vez perteneció a una de las pandillas, cuenta que todos esos asesinatos son efecto de la guerra entre ‘la Ocho’ y ‘la 40’. Agrega que existen más de 20 sitios específicos para el expendio droga, controlados por esas dos bandas. “Sucede que mucha gente no denuncia la situación porque tiene a familiares metidos en eso y no permiten que la Policía actúe”.Las dos bandas se dedicarían a extorsionar a los comerciantes de cada uno de sus territorios. Les cobran entre $3.000 y $4.000 a diarios. Y, en el caso de que requieran dinero para ayudar a alguno de su organización a salir de la cárcel o para comprar armas, empiezan a pedir hasta un millón. De acuerdo con el general Castañeda, a ‘la Ocho’ se le atribuyen este año al menos 50 homicidios en Cali y el manejo de 15 ollas de droga, además de robos de automóviles y motos.Caída de ‘Palustre’ anunció la guerraEl martes 22 de Agosto alias Palustre, el último de los mandos medios de los hermanos ‘Comba’ y jefe sicarial de ‘los Rastrojos’ en Cali, fue capturado en Ecuador cuando estaba a punto de reunirse con un grupo de narcotraficantes en la ciudad de Manta. Según las autoridades, ‘Palustre’ lideraba varias oficinas sicariales en Cali, entre las que se cuentan la desmantelada estructura ‘los Anticristo’ y ‘la Ocho’.Su detención, explica el Comandante de la Policía, podría traer dos consecuencias: la caída de otros cabecillas de ‘los Rastrojos’ o el recrudecimiento de las confrontaciones entre estructuras criminales, cuyos miembros buscarían reemplazar a ‘Palustre’. Para el general Castañeda es más factible la segunda opción. “Los protagonistas de esa guerra serían ‘la Ocho’ y ‘la 40’, pues las dos bandas son patrocinadas por estructuras criminales mayores”. ‘La 40’, por ejemplo, era respaldada por alias Palustre y, luego de su captura, la banda se ha debilitado, lo que ha hecho que ‘la Ocho’ gane terreno. Eso, según las investigaciones, quiere decir que lo ocurrido el pasado lunes podría ser el principio de una ofensiva contra las oficinas de cobro de alias Palustre en Cali. Aunque la Policía insiste en que este reacomodamiento es normal luego de que se captura a un cabecilla, expertos en seguridad sostienen que la estrategia de las autoridades, de buscar criminales de alto valor, no está funcionando; debido a la capacidad de mutación de estas estructuras, que de inmediato instauran un nuevo líder.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad