Nuevo Código de Policía sigue generando polémica

Junio 21, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Nuevo Código de Policía sigue generando polémica

Uno de los puntos del proyecto del Código de Policía establece que en determinadas ocasiones la Policía puede entrar al domicilio sin orden judicial, lo que ha generado una polémica.

El artículo sobre el ingreso a inmueble sin orden escrita divide opiniones. Análisis.

Esta semana el Código Nacional de Policía pasó su primer debate en el Senado. Este proyecto que busca adecuar la norma pasada, que cumplía ya 44 años, ha generado una polémica por varios de sus artículos que han sido catalogados como violatorios a las libertades individuales. En total se trata de más de 280 artículos, que explicados en 140 páginas fueron concertados durante  tres años y medio en una mesa que contó con participación de  delegados del Ministerio de Defensa Nacional, la Alta Consejería para la Seguridad y Convivencia y la Policía Nacional. De acuerdo con el documento de exposición de motivos para la creación de este código, era “imperativa su adecuación a los desafíos que impone el siglo XXI. Dentro de la dinámica misma de la sociedad, se presentan cambios de comportamientos y circunstancias especiales que ocasionan la obsolescencia de algunas normas o parte de ellas, por desuso o simplemente porque no son aplicables”. Es por esta razón que el código contiene normas que van desde la privacidad de las personas, teniendo en cuenta medios tecnológicos y redes sociales hasta comportamientos en sistemas de transporte masivo. Apenas se terminó el debate en el Senado, varios de los congresistas expresaron sus preocupaciones por algunas de las normas. Armando Benedetti llamó la atención de que “la Policía va a poder entrar a su casa porque, por ejemplo, usted está generando alguna alteración al orden público, o lo van a poder detener si usted va paseando a su perro con dos cervezas en la cabeza. Van a acabar cualquier protesta pública sino está planificada”.  Para el abogado penalista y ex fiscal, Élmer Montaña, la naturaleza de este código es de carácter preventivo y de convivencia. “Introduce una serie de deberes a los ciudadanos sobre diversos tópicos de convivencia social, de medio ambiente, con una filosofía de prevención, pero tiene unas pequeñas cosas, unas palabras que pueden ser peligrosas y exageradas o que tenga ribetes de estatuto de seguridad”. Y da como ejemplo el artículo que despertó las críticas de algunos congresistas sobre el ingreso a inmueble sin orden escrita, en el que se dice, entre otros puntos, que la Policía puede ingresar al inmueble “para proteger a una persona que se encuentre en grave alteración de su estado de conciencia por motivos de orden mental o consumo de bebidas alcohólicas y/o sustancias psicoactivas y cuando una persona esté en peligro de agredir a otra o en otra clase de estado que represente inminente riesgo a su vida o a la de sus familiares o de terceros”. Montaña asegura que abrir una puerta y dejar en las suposiciones de los policías para que determinen si alguien está en “grave estado de alteración” puede llevar a todo tipo de atropellos. Lo mismo, dice, ocurre con la posibilidad que da el código de llevar a una estación a una persona que deambule “bajo grave alteración del estado de conciencia por efectos del consumo de bebidas alcohólicas o sustancias psicoactivas”. Estas normas también analizadas por el abogado, experto en Derecho Procesal Penal, Carlos Hernán Escobar, quien alega que en el caso de los ingresos a los domicilios “cómo está redactado le da la posibilidad a la policía de entrar solo por sospecha y eso es llegar a extremos. En el código actual, siendo anterior a la Constitución del 91,  abría esa posibilidad de una forma similar, en diferentes sentencias la Corte ya ha moderado esos puntos porque tocan algo como la inviolabilidad del domicilio, que es una extensión de la intimidad y eso es un derecho fundamental. Y cómo lo presentan en el código al decir estado de alteración es dejarlo a la subjetividad de un policía”. Además, indica, ese tipo de actuaciones ya están reguladas en el Código de Procedimiento Penal. “Con estos artículos en el Código Nacional de Policía pretender cambiar cosas que están ya determinadas en el de Procedimiento, que es el que regula estos comportamientos, como los allanamientos”. Perros peligrososUno de los  artículos del Código señala que son peligrosos los “caninos que han tenido episodios de agresiones a personas; o le hayan causado la muerte a otros perros;  adiestrados para el ataque;  o de las razas American Staffordshire Terrier, Bullmastiff, Dóberman, Dogo Argentino, Dogo de Burdeos, Fila Brasileiro, Mastín Napolitano, Pit Bull Terrier, American Pit Bull Terrier, Rottweiler, Staffordshire Terrier, Tosa Japonés(...)”.  En este caso, el propietario debe asumir la total responsabilidad por los daños y perjuicios que estos animales generen. Además, deben estar registrados y su propietario debe adquirir una póliza. PrivacidadEntre las normas referentes a la privacidad de las personas, el Código dispone multas para quienes “utilicen dispositivos con cámara o video de cualquier tipo en lugares privados sin consentimiento expreso o salvo justificación legal”. Los mismo ocurre para quienes hagan  públicas “las imágenes privadas de una persona sin su consentimiento” o para quienes abran y lean la correspondencia de otras personas, incluyendo a su pareja.Otro de los puntos habla de “escuchar o grabar conversación privada de otras personas”. Este artículo, asegura el abogado Montaña es algo ridículo multar a alguien por escuchar una conversación ajena. Esas multas van ser llevadas ante los inspectores de policía y si cada persona que escuchen se queja colapsa esto”. Acto sexual abusivo Este artículo, anexado este año en el proyecto, propone “castigar clara y concretamente, a quienes se aprovechan de las aglomeraciones y congestión de estos espacios, para atentar contra los derechos sexuales y la integridad de quienes, utilizan el transporte público”. Según el proyecto, se busca que sea una contravención “el tipo de conductas que hoy en día se presentan en los espacios destinados al transporte público, tales como: actos obscenos, tocamientos o manoseos no consentidos, agresiones verbales y de cualquier tipo que afecten la integridad de las personas, entre otras”. 

Las multasEn el proyecto clasifican  las multas en cuatro tipos.En la número 1  se  deben cancelar cuatro  salarios mínimos diarios legales vigentes. En la dos, son ocho; en la  3 son  dieciséis, y en la  4, treinta y dos.También habla  de amonestaciones y de participaciones en programas de convivencia, pedagógicos y reparaciones de daños.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad