Nuevo ataque de las Farc revivió el miedo en Toribío, Cauca

Julio 13, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Perla Escandón Tovar, reportera de Elpais.com.co

La Cruz Roja Internacional comenzó a entregar ayudas humanitarias a los damnificados de la 'chiva bomba'. El alcalde Carlos Alberto Banguero hizo un llamado para la donación de plásticos, enseres y kits de aseo.

En medio de la tensión ocasionada por un nuevo ataque de las Farc, los pobladores de Toribío, Cauca, comenzaron a recibir las primeras ayudas por parte del Comité Internacional de la Cruz Roja, Cicr, que evalúa la problemática humanitaria. La acción bélica se produjo este martes hacia las 8:00 p.m. cuando guerrilleros del Sexto Frente de las Farc lanzaron varios 'tatucos' o explosivos artesanales hacia la orilla del río de la localidad, lo que generó el pánico en la comunidad. El alcalde de Toribío Carlos Alberto Banguero indicó que la detonación de los explosivos no ocasionó heridos, ni "acabó de desbaratar las casas, sino que buscó producir desconcierto y mucho pesimismo en la gente. Cada que hay una toma guerrillera se da esta situación, los mismos milicianos se encargan de ello y comienza a surgir mucho comentario de que van a tirar pipas". Ana Ruth Calambar, una ama de casa toribeña, relató que el hecho los dejó nuevamente sin palabras y les revivió el miedo del pasado fin de semana cuando las Farc activaron una 'chiva bomba' que ocasionó tres muertos y más de 100 heridos. Afortunadamente ni ella ni su familia estaban en la casa dado que la bomba causó graves destrozos. Hacia el mediodía de este martes, esta mujer fue una de las primeras damnificadas que comenzaron a recibir ayudas por parte de la Cruz Roja Internacional. Le entregaron seis metros de plástico negro que le servirán para cubrir una habitación del inmueble, donde piensa guardar unos pocos enseres que aún sirven. "Mi casa quedó totalmente destrozada, está situada cerca de la trinchera de la Policía. La explosión dañó techos y paredes, acabó con el comedor y los muebles. Por el riesgo de que las paredes se vengan hacia abajo no podemos dormir ahí. Además las lluvias de anoche terminaron de afectar las cosas que quedaron", manifestó la señora. Entre tanto, Kindra Lacusta, delegada de la Cruz Roja Internacional en el suroccidente colombiano, explicó que "estamos evaluando casa por casa, definiendo las necesidades de la población civil. Hemos entregado tres kits de vendaje al hospital y a la IPS indígena para que se preparen en caso de otro evento y puedan responder a las necesidades médicas". La funcionaria del organismo humanitario agregó que el Comité les está brindando ayuda económica a las familias de las víctimas mortales para los gastos fúnebres y también le están dando el acompañamiento a los heridos y a sus allegados. Donación de ayudas humanitariasEntre tanto, el alcalde Banguero hizo un llamado nacional a la solidaridad ya que Toribío requiere con urgencia colchonetas, cobijas, kits de aseo, elementos de construcción y remesas que "ayudarían a aliviar la carga de la gente". Indicó que desde el sábado pasado hasta este miércoles unas 300 toneladas de escombros, provenientes de 460 inmuebles averiados, han sido removidos en el pueblo. Estos trabajos se han hecho con un cargador y varias volquetas de la Administración local y la colaboración de residentes de sectores vecinos. A Marino Vitonasa le ha tocado recoger sólo con sus dos manos los ladrillos partidos que quedaron del kiosco que fue destruido por la bomba. No tiene guantes, ni carretillas ni otros elementos para cubrirse y poder limpiar el local que estaba frente a la Estación de Policía, donde las Farc detonaron la 'chiva bomba'. "Aquí había un kiosco con herramientas que era manejado por un joven de 18 años. Tenía un carro tostador de papas y de jugos, pero la bomba dañó todo. Quedó en ceros, era su fuente de empleo", manifestó este obrero de construcción. Este hombre de 48 años le ayuda también al vecino Víctor Bonilla, quien quedó sin un brazo y sin una pierna. "Él estaba en su taller de motos, cuando el motor de la chiva voló y se le incrustó en la casa, quedando en un rincón y mal herido. Seguiremos limpiando este lugar para levantarnos de nuevo". Vitonasa está a la espera de ayudas por parte del Gobierno Nacional, a través de la Oficina de Acción Social, pero el alcalde Banguero señaló que en menos de 20 días no se podría solucionar esa situación a raíz de que la sede del Banco Agrario de Colombia quedó completamente destruida. "En unos 20 días esos recursos estarían disponibles, pero el problema era que llegaban a través del Banco Agrario. Estamos coordinando la consecución de otro local, pero este proceso va a ser demorado. Tenemos este inconveniente para reclamar las ayudas humanitarias", concluyó el Alcalde de Toribío.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad