Nueva fuga en Valle del Lili agrava crisis de menores infractores

Octubre 15, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País.
Nueva fuga en Valle del Lili agrava crisis de menores infractores

A las tres fugas masivas por malas condiciones de seguridad e infraestructura, se suma la falta de cupos y el hacinamiento.

A las tres fugas masivas por malas condiciones de seguridad e infraestructura, se suma la falta de cupos y el hacinamiento.

Este año en el Centro de Formación Juvenil, CFJ, Valle del Lili, se han escapado 166 adolescentes en tres fugas masivas. El último caso ocurrió este fin de semana cuando un grupo de jóvenes se amotinó, dañó algunas puertas, hirió a dos educadores y 59 de ellos se evadieron del lugar. El nuevo hecho agrava la crisis del Sistema de Responsabilidad Penal para Adolescentes, que según las mismas autoridades está colapsado y en una sin salida. Tres fugas masivas por malas condiciones de seguridad e infraestructura, falta de cupos y hacinamiento en el centro de servicios judiciales son los principales problemas que debe afrontar este sistema. La fuga en el Centro de Formación Valle del Lili dejó un saldo de dos profesores y cuatro adolescentes heridos, informó la Policía de Cali. Uno de los docentes tiene un brazo fracturado, mientras el otro fue golpeado con piedras. Tres de los jóvenes sufrieron heridas con arma blanca y otro con arma de fuego.Según el comandante de la Policía de Cali, coronel Hoover Penilla, la fuga se realizó hacia las 5:20 a.m., de el pasado lunes lo cual dejó a 59 menores evadidos de los cuales 29 fueron recapturados y 30 siguen en libertad.La Personería y la Policía hicieron presencia en el Centro de Formación con el fin de aclarar las condiciones en las que se escaparon los adolescentes.El coronel Hoover Penilla afirmó que el operador encargado del Centro, los Religiosos Terciarios Capuchinos, son incapaces de manejar a los adolescentes infractores. “Esto se le ha salido de las manos al operador, de modo que ellos mismos han decidido renunciar a dirigir el Centro y solo estarán a cargo hasta diciembre próximo”, indicó Penilla, quien agregó que el ICBF no ha hecho presencia en el lugar.Por su parte, la comisión de la Personería aseguró que luego de un recorrido se verificó que las puertas de algunos salones quedaron destruidas. “Los adolescentes dañaron las ventanas de las habitaciones y una pared para fugarse, llegando hasta el corredor que está en medio de los muros. Luego se dio la fuga. La fragilidad de la infraestructura permitió que se presentara la fuga de los menores”, dijo Eduard Hernández, personero delegado de la Oficina de Menor y Familia.¿Quiénes son los responsables?El personero Andrés Santamaría y el juez 19 penal del circuito de Cali, Elmer Velasco,(quien fue el que ordenó el cierre del centro transitorio y ordenó que se adecuaran las bodegas del ferrocarril) han insistido en que la Alcaldía, la Gobernación y el ICBF se han tirado la pelota respecto al problema de los menores infractores y sus sitios de reclusión. Santamaría criticó que las fugas en Valle del Lili se han dado porque la infraestructura de las instalaciones no brinda la seguridad necesaria. El secretario de Gobierno de Cali, Carlos José Holguín, había asegurado que este año se invirtieron $650 millones en la obra del Valle del Lili.Además, había pedido que en vez de construir un centro de reclusión en otro municipio se reformara Valle del Lili para ampliar los cupos. Por su parte, el director regional del ICBF, Jhon Arley Murillo, insistió en que solamente se encontraban cuatro uniformados custodiando las afueras del lugar. También aseguró que “lamentablemente mientras no se cambie el esquema de seguridad esto va a seguir ocurriendo porque no se tiene una guardia interna y quedamos supeditados a la llegada del Esmad de la Policía para controlar los desmanes”. Recordó que se hizo una propuesta al Gobierno de crear una especia de Inpec para los centros de formación.Murillo expresó que en las tres fugas masivas los líderes han sido mayores de edad.Asimismo, el ICBF emitió un comunicado en el que se indicó que según “el operador del Centro Juvenil (los Terciarios Capuchinos), la Policía recibió la alerta sobre los desórdenes hacia las 12:00 del medio día domingo 13 de octubre. El Esmad se presentó hacia las 6:00 de la tarde del mismo día para controlar la situación, y abandonó el lugar hacía las 10:00 p.m. cuando al parecer todo había vuelto a la normalidad. Sin embargo, a las 5:00 de la mañana del 14 de octubre, los adolescentes continuaron con los desmanes”.En el comunicado se agregó que “un equipo conformado por un abogado, una psicóloga y un arquitecto hará el seguimiento a la recuperación del centro de atención”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad