"Nos preocupa que Cali tenga una tasa de más de 70 homicidios": Policía

"Nos preocupa que Cali tenga una tasa de más de 70 homicidios": Policía

Septiembre 22, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Equipo de Orden de El País

"Desde que empezamos a conocer el perverso accionar de alias Picante iniciamos una investigación con el esfuerzo. Y lo hemos logrado al ponerle fin a esa carrera criminal", dice el general Rodolfo Palomino, director de la Policía Nacional.

El director de la Policía, general Rodolfo Palomino, habla sobre la violencia que padece la ciudad y las denuncias que ha afrontado la institución en las últimas semanas.

Esta semana el general Rodolfo Palomino visitó Cali por primera vez como director de la Policía. Y lo hizo en tres ocasiones: el lunes para mostrar el decomiso de 33 armas, el jueves por la captura del peligroso ‘Picante’ y el viernes para acompañar al presidente Santos en la entrega de 249 motos a la Policía. Durante sus visitas habló con El País sobre la violencia que padece la ciudad y las denuncias que ha afrontado la institución en las últimas semanas por la actuación del Esmad en el paro agrario y lo ocurrido en Bogotá con la muerte de seis personas. Un hecho en el que se ha mencionado que el hermano del general estaba en la operación. A lo que el Director respondió: “Yo no he sabido que el teniente coronel José Luis Palomino haya intervenido en ese escenario”. General, Cali es una ciudad que ha tenido bastante cercanía con los dos directores anteriores porque fueron comandantes de la Metropolitana y han estado comprometidos con la seguridad en la ciudad. ¿Qué puede esperar Cali del nuevo director?Espero no defraudar esa esperanza que tienen los caleños. Estaremos muy atentos a su seguridad, que seguirá el concepto del Plan Cuadrantes, que por cierto empezó en Cali. La llegada de estas 249 motocicletas van a fortalecer el plan de vigilancia. He encontrado dos caras de Cali. Una muy buena, que es la que todos los colombianos y la comunidad internacional está mirando: una ciudad cívica, de buen comportamiento, una ciudad anfitriona en una serie de eventos tan importantes como la Cumbre Mundial de Alcaldes y Mandatarios Afro, la Alianza del Pacífico, los Juegos Mundiales, esto habla de una gran Cali.Pero también tenemos, indudablemente, que reparar en aquellas cosas que no nos permiten la felicidad plena. Cuadros como bandas criminales, narcotráfico, que son herencia del Cartel del Norte del Valle, así como la cercanía de la actuación del Sexto Frente de las Farc en el norte del Cauca y esto nos está planteando constantemente unos desafíos.En esta ciudad no hemos podido bajar los homicidios, sigue siendo unas de las capitales más violentas de Colombia. Incluso, el Presidente le exigió a usted y al general Castañeda (comandante en Cali) acciones para disminuir los asesinatos. ¿En qué se está fallando?Yo creo que aquí tenemos que mirar las distintos componentes que afectan a la seguridad de Cali. Uno es el institucional que hemos venido fortaleciendo.Ahora, hay unos aspectos que tienen que ver con el reacomodo de las estructuras criminales. Aquí hay un gran compromiso desde la Alcaldía y todo su equipo de gobierno, hay un compromiso institucional desde la Policía, la Fiscalía, los jueces. Cali tiene que estar invitada a ser una ciudad donde se recupere el valor de la vida, en donde prescriba la retaliación. Estamos apreciando que si pese a los esfuerzos persisten unos comportamientos de homicidios tan altos es porque quizá no hemos hecho lo suficiente o no nos hemos articulado lo suficiente.Ustedes han calificado como exitosa la lucha contra las bandas criminales, capturando a sus principales cabecillas, sin embargo el problema no ha desaparecido. La Defensoría hace poco reveló un informe diciendo que las bacrim son las principales violadoras de derechos humanos...Hay un desafío de estas bandas criminales y ha venido siendo recurrente que ellas sean objeto de decapitación. Siempre estamos procurando impactar a quienes están dirigiendo estas bandas y nos hemos encontrado con que tienen una capacidad de renovarse en sus estructuras que son piramidales. Aquí lo que nos corresponde con urgencia es buscar la manera de ser más efectivos y también tocar las puertas de una sociedad que tiene que enfrentarlas con su informaciónTenemos que hacer un gran esfuerzo en disminuir el consumo de drogas, ya que es un escenario que no solamente deteriora la parte física, sino que alimenta esas economías ilegales.¿Se van a fortalecer los Gaulas o se van a crear grupos especiales que combatan la extorsión , que usted mismo ha dicho es uno de los principales problemas que se tienen en este momento?El país se ha visto obligado a superar ese desafío que ha sido el secuestro y la extorsión y hemos visto, digamos, vulgarizarse la extorsión.La microextorsión es un pulso que estamos librando con los delincuentes. Hago una invitación a los caleños, si la extorsión se denuncia en más del 90% tendremos éxito de contenerlos, como viene pasando en otras ciudades. El viernes el Alcalde de Cali pidió el desarme y analistas insisten en que uno de los éxitos de Bogotá es la prohibición de las armas de fuego a los civiles.Sobre el tema de las armas hay que decir lo siguiente. Si bien es cierto que legalmente se puede hacer una prohibición del porte de armas legales, los delincuentes las van a pretender portar de manera ilegal y una cosa sí es clara y en esto ha habido un avance en la penalización del porte de arma ilegal, siempre lo hemos dicho: quien porta un arma ilegal no puede responder solamente por ese delito, sino que lleva la intención de cometer otros delitos, como el hurto, una lesión o un homicidio.Hace poco dieron un balance en la disminución de los homicidios, pero una investigación del Centro Seguridad y Democracia de la Universidad Sergio Arboleda dice que los homicidios han aumentado. ¿Por qué esas diferencias en los datos?No he podido conocer el informe, pero puedo decir que con los que mejor nos referenciamos es con Medicina Legal que es la que hace las necropsias. Yo pienso, con marcada excepción de Cali, en otras ciudades estamos disminuyendo, Bogotá registra la séptima parte de los crímenes que hay en Cali. Nos preocupa que Cali tenga una tasa de más de 70 homicidios por 100 mil habitantes, eso no tiene presentación y sobre eso hay que trabajar.Últimamente a la Policía se le ha cuestionado mucho por caer en abuso de autoridad. ¿Qué opina?La Policía tiene cuatro fundamentos en los cuales tiene que aumentarse su credibilidad y su confianza: efectividad, transparencia, respeto por los derechos humanos y solidaridad. Hemos venido, desde meses atrás, teniendo que atender unos cuadros de protestas social, en Ocaña, Catatumbo, Bajo Cauca, el paro minero, agrario, en donde hemos podido apreciar un desbordamiento de la misma forma de protestar. La Policía ha tenido que contener estas protestas porque han querido perturbar la movilidad de los colombianos, que es otro derecho legítimo que tenemos que garantizar también, como se garantiza el derecho a la protesta. En ese esfuerzo hemos perdido seres humanos, nos han asesinado policías, nos han lesionado policías, hemos tenido que actuar. Colombia tuvo que presenciar cómo con inmenso dolor y preocupación que en algunas partes hubo unos desmanes que no solamente quisieron afectar la integridad de los policías, sino que también vieron cómo desvalijaron entidades oficiales y establecimientos de comercio de personas que no tienen nada que ver frente a una protesta. En ese caso la Policía jamás va a eludir la responsabilidad si eventualmente en el desarrollo de la contención de esos disturbios llega alguno o algunos de sus integrantes a cometer un exceso.Pero a través de las redes sociales se vieron imágenes de atropellos policiales que afectaron mucho la imagen de la institución . Incluso se anunciaron investigaciones contra miembros del Esmad...No solamente las he anunciado, son investigaciones que van en curso, y le hemos pedido a los colombianos también que no solo nos denuncien a nosotros, que lo hagan ante la Procuraduría o la Fiscalía. Lo que también quiero señalar es que en no pocas oportunidades dentro del marco de estas protestas se da una especie de manipulación de la información y esto no tiene ningún ánimo de desconocer una eventual responsabilidad que podamos tener, pero es que en muchas oportunidades se muestra el epílogo de una intervención policial. La Policía jamás va a intervenir o a contrarrestar la protesta si la misma no está afectando los derecho de un tercero, la Policía acude solamente porque están atacando vehículos, porque se están produciendo muertes como desafortunadamente ocurrieron.Es que hacer un paro no significa atropellar los derechos de los demás.Las denuncias que se presentaron durante y después del paro, sumado al caso de la discoteca de Bogotá, ¿no han diezmado la imagen de la Policía, están pasado como un momento difícil?Desde luego es un momento difícil, pero no solamente para la Policía, sino para la sociedad. A mí me preocupa y he pedido al Procurador que ayude en la investigación del caso de Bogotá, porque perdieron la vida seis personas y tenemos la obligación de saber que fue realmente lo que pasó y las responsabilidades que puedan tener la Policía, los dueños del establecimiento y los funcionarios públicos que ya habían ordenado cerrar el bar en cinco ocasiones. He querido que desde las administraciones municipales revisemos cuántos establecimientos están funcionando en malas circunstancias. Es que recordemos que detrás de eso lo que hay es una proclividad a burlar las acciones de control porque este era un establecimiento que se disfraza de un supuesto club social cuando lo que hay ahí son personas en avanzado estado de alicoramiento. No podemos asumir el riesgo de que esta triste y lamentable historia se repita. Hemos tenido que actuar en los paros, pero pregunto ¿qué tal que no actuáramos? En días pasados llegamos a tener a Bogotá casi sitiada, con afectaciones en La Calera, Facatativá, Sibaté, bloqueos en la vía Cali-Bogotá, Corabastos bajó su producción a un 30 %, qué tal que no hubiéramos actuado, tengo más de 500 policías lesionados. Aquí no es que nosotros hayamos querido ir a generar maltrato o agresiones, la pregunta tendría que ser ¿qué ha pasado con los vándalos que convirtieron una protesta en un escenario de vandalismo? En este momento estamos en la polémica en el país por varios casos de connotación en los que algunos conductores en estado en embriaguez han asesinado a personas y han salido libres. ¿Cuál es su posición respecto al tema?Quien conduce en estado de alicoramiento tiene que ser judicializado por tentativa de homicidio. Incluso, hay en curso un proyecto de ley, para entre otras cosas se fortalezcan las multas. Así se ha logrado en otros países impactar en las reducción de homicidios por accidente de tránsito. Y es necesaria la extinción de dominio sobre el bien que estaban utilizando estas personas. En esas circunstancias hasta el dueño de la motico vieja se preocuparían en no involucrarse en un accidente de tránsito en estado de alicoramiento.¿Tenemos cárcel para tanta gente?Me parece que hay que a hacer un esfuerzo, seguramente a futuro inmediato. Qué es más riesgoso: tener a un homicida en potencia recluido o tenerlo suelto amenazando a todo el mundo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad