"No soy un sicópata ni un monstruo": Sigifredo López en entrevista con El País

"No soy un sicópata ni un monstruo": Sigifredo López en entrevista con El País

Junio 03, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Hugo Mario Cárdenas | Reportero de El País

El exdiputado del Valle del Cauca Sigifredo López fue secuestrado el 11 de abril del 2002 junto con once de sus compañeros y fue liberado el 5 de febrero del 2009 por las Farc. Los demás exasambleístas fueron asesinados en 2007 por la misma guerrilla.

El exdiputado Sigifredo López habla por primera vez para un medio escrito. Dice que la Fiscalía no tiene ninguna prueba en su contra y que este proceso ha sido más duro que los siete años de secuestro.

Las dos semanas que lleva retenido en el búnker de la Fiscalía General en Bogotá, ya dejan huellas en su cuerpo. Pese a que a la cita con El País salió vestido con dos chaquetas, el exdiputado Sigifredo López luce bastante delgado y el drama en su rostro es inocultable.Sin iniciar la entrevista se apura a aclarar que no tiene nada qué ver con el secuestro y la muerte de los once exdiputados del Valle y que la justicia está cometiendo un grave error.Asegura que el drama que vive hoy junto a su familia es peor que los siete años que estuvo en poder de las Farc "porque el secuestro lo soporté con dignidad, pero ahora hay un componente moral que es la deshonra", que arrastra su nombre y el de su familia.Durante más de una hora, sin contar las varias pausas que debió hacer cuando el llanto ahogó sus palabras, el dirigente vallecaucano se refirió a su situación jurídica y al drama que de nuevo ha tenido que vivir junto a su familia. ¿Qué ha resultado más difícil, los siete años de secuestro o este proceso de dos semanas acusado de participar en el plagio de los diputados?Ambas han sido experiencias supremamente dolorosas; siete años de secuestro, encadenado, humillado, maltratado, con riesgo de morir todos los días. Pero sin duda la situación actual ha sido mucho más dolorosa porque tiene un componente moral que es la deshonra; la deshonra para un ser humano y para la familia, eso me ha tenido con mucho dolor de patria, me ha tenido enfermo, con depresión. Me formé como político y por estar en política me secuestran y ahora por estar en política me detienen y me exponen ante el país como si fuera el peor delincuente de la historia, cuando en mi vida no he hecho nada de lo que deba avergonzarme. Pero Dios y mi familia son quienes saben cuánto estamos sufriendo y Dios se ha hecho presente en este proceso para que todo quede absolutamente claro y Sigifredo salga limpio de todo esto.Usted ha tocado el tema de la familia. ¿Cómo les explicó y qué sintió cuando dijeron que había cerca de 20 pruebas contundentes en su contra?En primer lugar, lo de las 20 pruebas fue falso. La única prueba que me exhibieron en la indagatoria fue ese video y un informe de la Dijín donde unos analistas dicen que esa nariz probablemente es la mía y que esa voz probablemente es la mía y con bases en eso me detuvieron. En el tema familiar, ha sido muy duro, pero el dolor ha sido compartido; ellos saben quién es su papá, quién es su hijo y quién es su esposo. Pero lo más doloroso es saber que mi mamá, con dos infartos, con 75 años, esta situación la está matando; mi mujer es muy fuerte, pero a veces se quiebra, y mis hijos también; pensar que han sido puestos ante la sociedad como los hijos del peor criminal, es un golpe moral muy duro. ¿Le da confianza el proceso que adelanta la Fiscalía?Confío plenamente en el Fiscal General; en su trayectoria ha demostrado que es un jurista respetuoso de las garantías procesales y del derecho a la defensa, de la búsqueda de la verdad. Mis dudas son con algunos investigadores, quienes han hecho esos informes ligeros diciendo que la voz se parece y han inducido al fiscal de la causa a un error grave que está acabando con mi vida.¿Siente que está siendo utilizado como chivo expiatorio para el inicio de las investigaciones por Farcpolítica?Esa es una hipótesis que uno se hace, pero yo me niego a creer que exista un complot. Si existe un complot, no es de parte de la Fiscalía sino de algunos investigadores, hay algunos indicios que así lo muestran pero hoy no tengo los elementos de juicio suficientes para asegurar que así sea y no quiero ser temerario, como lo han sido conmigo. Los indicios tiene que ver más con la actuación del señor Gustavo Muñoz, de la Fundación Nueva Esperanza, que ofreció prebendas a guerrilleros desmovilizados que hoy día han salido a denunciar que existe un cartel de la desmovilización. A Reinaldo Valencia, alias el Cabezón, lo llevó al programa La Noche y le dijo que tenía que decir que Sigifredo se había salvado porque tenía una relación con las Farc, a cambio de lograr un asilo político. Y mire que todos los problemas míos empezaron allí. Yo estaba secuestrado, encadenado y sin posibilidad de defenderme cuando en la Noche 'el Cabezón' dijo eso y arrojó sobre mí un manto de dudas; meses después empiezan las conjeturas y a decir que me habían visto en Pradera, que si me salvé es porque era parte de las Farc y se construyó toda esta mitología.Mucha gente lo ve con recelo por que cree que tuvo relación con las Farc. ¿Este proceso no le puede servir para aclarar las cosas de una buena vez y despejar ese manto de duda?Sí y ese manto de duda se incrementó porque fue utilizado por rivales políticos en mi contra. Ellos se encargaban de difundir más y más ese rumor para tratar de evitar que la gente votara por mí. Pero confío en que una vez lleguen las pruebas del FBI se acabe todo esto. Fueron siete años de secuestro, víctima de uno de los grupos terroristas más brutales en la historia de la humanidad y ahora me ponen a mí como victimario. En gracia de discusión, si alguien hubiera colaborado con eso, ese día simplemente no va a la Asamblea y no se expone a que lo maten ni a humillaciones, sufrimientos y encadenamientos, llegue con más canas que mi mamá. No pude ver crecer a mis hijos, viví siete años sin una caricia y sin una palabra amable; entonces no sé en qué cabeza pueda caber eso. La prueba fuerte de la defensa son las palabras de 'Santiago' (jefe del Frente Manuel Cepeda de las Farc), ¿que habría pasado si éste hubiera muerto?Imagínese, por Dios. Es que yo fui profesor de la facultad de derecho durante más de ocho años y ayudé a formar muchos abogados y hay cosas elementales que tiene que aprender un abogado y que tienen que ver con la interpretación integral de las pruebas. 'Santiago', quien gracias a Dios todavía está vivo, ha dicho bajo gravedad del juramento que planificó y ejecutó el secuestro y que la persona del video es alias JJ. Esa prueba, como muchas otras, no le ha importado al fiscal del caso. Pero las conjeturas que hacen unos señores de la Dijín sí merecen credibilidad para tenerme detenido de una manera arbitraria y ligera. En este momento procesal no existe en contra de Sigifredo ni un solo indicio ni una sola prueba en su contra; lo que existe son elementos de un informe de Policía que no alcanzan el carácter de prueba y ni siquiera de indicio. Entonces, jurídicamente, Sigifredo López está mal detenido. No le otorgaron la libertad ¿Cómo recibió ese anuncio?Lo que entiendo es que se van a tomar 20 días para resolver; yo no sé cuanto dice el Código, yo creo que son diez días, pero no me importa; lo que me importa es salir limpio de esto y que me tomen las pruebas de laboratorio que quieran porque Sigifredo López es absolutamente inocente.¿Le preocupa que su libertad signifique que la justicia salga a reconocer que ha cometido uno de los mayores errores en la historia del país?La gente dice que si Sigifredo López es culpable, sin duda alguna es un monstruo, es un psicópata. Es el peor ser humano del mundo y yo estoy de acuerdo que si alguien fuera capaz de hacer las cosas por las que me acusan tiene que ser un monstruo o un psicópata, pero yo no soy lo uno ni lo otro. Entonces estamos ante la otra hipótesis que se plantea: claro, esto trae serios interrogantes institucionales y sobre la calidad de la justicia que tenemos, por fortuna al frente de la Fiscalía General hay un gran jurista que le da garantías al todos los colombianos. Yo no quiero pensar en que haya mala fe en mi caso, pero que hay un error judicial, lo hay. ¿Por qué dice que se ha violado la reserva sumarial?Si claro, a mí me indagan el viernes y ese mismo día en la noche RCN publicó un video que a mí me habían mostrado en la mañana y mi defensor lo solicitó y se lo vinieron a dar casi una semana después; mi indagatoria la solicitamos y el lunes la publicó El Espectador completa y yo tuve que entregarle copia de esa indagatoria mía al defensor. Sobre los diversos testimonios, primero los conocen los medios; esto se volvió un proceso mediático y el único perjudicado con la violación de la reserva sumarial es el procesado, la investigación y la verdad, porque testigos que van a ser llamados ya saben lo que han dicho unos y otros. ¿Cree que si no hubiera retornado a la política, esto no estaría pasando?Estoy absolutamente seguro que si al llegar no hubiera aspirado al Senado, hablando de paz en un momento en que el país estaba polarizado y sólo quería hablar de guerra, no habría recibido esos ataques.¿Le decepcionó que apenas lo capturaron el jefe del liberalismo, Simón Gaviria, anunció investigación y su expulsión del partido?Si me dolió eso mucho. Y eso forma parte de la deshonra. 30 años perteneciendo a un partido, fiel y leal como una quinceañera y hubo precipitud de él, pero creo que días después ha cambiado su criterio. Todas esas cosas se las dejo a Dios y Dios se encargara de que se aclaren y el nombre de Sigifredo quede limpio.¿Qué les responde a quienes dicen que en su libro contó verdades a medias?Esa es toda la verdad que viví. La verdad que sé. Por Dios, que no sean malvados; yo no sé a qué se refieren, pero que Dios los bendiga y los perdone. ¿A qué le teme hoy Sigifredo?A que este proceso se politice, pero yo sé que el Fiscal General no lo va a permitir. Espero es que las pruebas sean realizadas por organismos internacionales y que esto se aclare de una vez por todas y al final escribiré un libro sobre el tema, sobre algo tan doloroso de mi detención y no volveré a hablar de esto. Quizá me dedicaré a sembrar zanahorias y a leer poesías, que es lo que me gusta.De usted se ha dicho que es un Judas y un ser malvado, ¿podrá resarcir su honorabilidad?Al frente de las instituciones hay seres humanos que se equivocan, pero lo que hace grande al ser humano es rectificar y corregir, y lo que hace grande a las instituciones no sólo es rectificar y corregir sino adecuarse a momentos y circunstancias. La Fiscalía tiene la gran oportunidad de mostrar al mundo que en Colombia no sólo se condena culpables, también se libera a inocentes. ¿Está pensando en irse de la política?Claro que sí, hoy mi decisión es dejar la política del todo, ahí se la dejo a quienes me han hecho daño. Es una decisión que tomo porque mi familia no merece sufrir más; mi mamá se me puede morir de pena moral (se quiebra la voz y el llanto obliga a una larga pausa) yo le digo que no vea noticieros y no escuche radio, pero ella no hace caso, ella quiere saber qué pasa con su hijo y eso me la puede matar. Le pido a ella que me espere, eso es lo que más le pido a Dios todos los días.¿Siente que algunos medios ya lo han condenado?Hay algunos medios que han sido imparciales y unos periodistas que han sido muy objetivos, pero hay otros que se han dejado llevar por el boom de la noticia y han sido muy ligeros. Algunos me condenaron y todo esto no ha servido sino para dañar el buen nombre de un ser humano y de una familia que no merece estar viviendo lo que está viviendo.¿Ha logrado conciliar el sueño en estos días?(las lágrimas aparecen de nuevo)… es muy duro… yo debo decir que he tenido un trato muy digno de parte del CTI que está a cargo de mi seguridad y los guardias me tratan con respeto, pero el solo hecho de estar encerrado en una celda como un delincuente es una cosa supremamente difícil.¿Qué piensa al llegar la noche?Aquí no hago sino orar. Creo que duermo cuatro horas al día y las otras 20 estoy orando.Usted ha hecho un esfuerzo por que las familias de los exdiputados crean en su inocencia, ¿Qué les dice a esas once familias ahora?En primer lugar quiero darles las gracias porque creen en Sigifredo, porque han salido a los medios con determinación y firmeza a decir "creemos en la inocencia de Sigifredo", a exigir garantías procesales para que pueda defenderme, especialmente a Jairo Hoyos, a Fabiola Perdomo, a la familia Giraldo, a la familia Charry, a la familia Echeverry y en general, a todas las familias quiero agradecerles; de pronto se escuchó una voz disonante de una persona que vive en Estados Unidos y está descontextualizada, pero a todos, gracias por creer en mí.¿Ha llegado a pensar que quizá habría sido mejor si hubiese corrido la misma suerte de los demás exdiputados?Dios es el dueño de la vida y sólo Él la da y la quita. Él sabrá por qué y para qué me dejó vivo. Y sólo le digo todos los días que se haga en mí lo que Él disponga; y si lo que quiere es que me aparte de la política y lleve una vida más espiritual, estaré atento a sus llamados. ¿Ha pensado irse del país?Yo no tengo porque irme del país porque amo al Valle y a mi gente. Yo no tengo porqué dejar mi arraigo social y mi círculo de amigos. Probablemente volveré a ganarme la vida como abogado o profesor. Yo no tengo porque irme del país porque no he cometido ningún delito.¿Ha considerado la posibilidad de demandar al Estado de salir libre de esta situación?No he tenido cabeza para pensar en eso y ni he considerado la posibilidad. Yo no hago sino pensar en mi mamá, en como está sufriendo; en mi nietecita que es hija de mi hija Luz Nelly que pregunta por mí y le pregunta a la mamá por qué está preso su abuelo, y aprovecho este medio para decirle que haga de cuenta que al perrito de su casa lo están confundiendo con el lobo feroz (de nuevo una pausa para secar sus lágrimas). Por último, ¿qué quisiera decirles a los vallecaucanos?A los caleños, a los pradereños y a los vallecaucanos, ustedes me conocen; mi vida está expuesta para que cualquier ciudadano la escudriñe. Toda la vida he sido un hombre probo, honorable, no tengo de qué avergonzarme y no he cometido ningún delito. Estoy siendo víctima de un error judicial que duele más que el secuestro porque estuve secuestrado, pero no estuve deshonrado; pasé todas las dificultades que un ser humano puede soportar y aguanté siete años con dignidad y con altura; a los vallecaucanos, mil gracias por haber creído en mí. Todo lo que les pido es que oren por mí porque hay un Dios en el cielo que va hacer justicia.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad