No cesa la terrorismo en Tamaulipas

No cesa la terrorismo en Tamaulipas

Agosto 28, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Resumen de agencias
No cesa la terrorismo en Tamaulipas

Restos de uno de los vehículos que explotaron en Ciudad Victoria. Uno de ellos en frente a la dirección de tránsito y otro frente a las instalaciones de la cadena Televisa.

Dos carros bomba explotaron, uno frente a Televisa. Asesinan a fiscal que investigaba masacre de inmigrantes.

La situación en el estado de Tamaulipas, México, donde encontraron 72 inmigrantes asesinados, cada vez se torna más complicada. Este viernes estallaron dos carros bomba frente a las instalaciones de los estudios de la cadena Televisa y en la Policía de tránsito. A estos hechos se sumó el asesinato del fiscal, Roberto Jaime Suárez Vázquez, quien investigaba la masacre de los inmigrantes, atribuida al grupo sicarial ‘Los Zetas’. La jornada de violencia se inició con la explosión en las afueras de la cadena de televisión, que ocasionó la interrupción de la señal. Una hora después fue detonado el segundo carro bomba. Las explosiones no dejaron personas heridas. Los dos vehículos tenían placas de Texas, Estados Unidos. Los hechos ocurrieron en Ciudad Victoria, en el estado de Tamaulipas, al norte del municipio de San Fernando, lugar donde murieron los indocumentados.Asimismo, el presidente de México Felipe Calderón denunció en la mañana la desparición del fiscal local Roberto Jaime Suárez Vázquez, quien hacía parte de la investigación de la masacre.En la tarde del viernes se confirmó que el cadáver del fiscal fue hallado en la carretera San Fernando- Méndez.Por otro lado, las autoridades mexicanas han identificado a 31 de los 72 centro y sudamericanos masacrados cerca de la frontera con Estados Unidos.Ayer se conocieron más detalles del relato de Luis Freddy Lala, el único sobreviviente. El joven dijo que fueron interceptados en una carretera por cinco vehículos. Más de 10 hombres descendieron y se identificaron como ‘Zetas’. Los migrantes fueron atados de las manos y llevados a un rancho, donde ‘Los Zetas’ les ordenaron trabajar para ellos. Sólo uno aceptó, según sus dichos. El resto fueron vendados de los ojos y tirados al suelo de un galpón cerca de la pared. Los presuntos Zetas advirtieron a los migrantes que los iban a matar antes de abrir fuego.La Procuraduría de Tamaulipas señaló que de los 31 migrantes identificados 14 eran originarios de Honduras, 12 de El Salvador, 4 de Guatemala, 6 ecuatorianos y uno de Brasil. Los familiares de tres de los guatemaltecos asesinados aseguraron ayer que durante el pasado fin de semana recibieron varias llamadas de hombres con acento mexicano, quienes les comunicaron que tenían en su poder a sus familiares y le exigieron US$2.000 como rescate.Según analistas, con esta masacre ‘Los Zetas’ buscan establecerse como los más “salvajes y despiadados” e infundir miedo para que “nadie se meta” con ellos o interfiera con su lucrativo negocio. La masacre, aseguran, es otro ejemplo de la tragedia de quienes, mucho antes de llegar a la peligrosa ruta del desierto rumbo a EE.UU., terminan siendo víctimas de crímenes violentos, en esta ocasión, de los narcotraficantes.Son varias las manifestaciones de solidaridad que los países americanos les han brindado a Luis Freddy Lala Pomavilla, sobreviviente de la masacre como la de las autoridades mexicanas quienes le otorgaron la visa humanitaria por ser un indocumentado que, en su tránsito por el país hacia la frontera estadounidense, fue víctima de un secuestro, informaron fuentes del Instituto Nacional de Migración.Por su parte, Rafael Correa, presidente de Ecuador, expresó su esperanza de que el sobreviviente pueda retornar al país lo más pronto posible.Ayer otras organizaciones se manifestaron y repudiaron la masacre. Como es el caso de José Miguel Insulza, secretario general de la OEA, quien expresó su “enérgica condena” por la masacre de 72 inmigrantes indocumentados en México y reiteró la necesidad de coordinar la lucha conjunta contra el crimen transnacional.Finalmente la Sociedad Interamericana de Prensa, las Naciones Unidas y organismos de derechos humanos rechazaron la matanza de los inmigrantes en México y reclamaron esfuerzos para que este múltiple asesinato no quede impune, así se pueda evitar nuevos casos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad