Niña reclutada por las Farc se reencontró con su familia después de 14 años

Niña reclutada por las Farc se reencontró con su familia después de 14 años

Abril 30, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Javier Jaramillo - Reportero de El País, Tuluá
Niña reclutada por las Farc se reencontró con su familia después de 14 años

Luz Dary Tapie muestra uno de los recortes de prensa en los que apareció su sobrina Yorladi como desaparecida. La joven se perdió hace 14 años en Florida.

Yorladi fue reclutada por las Farc cuando tenía 14 años, en Florida. Su familia la había reportado como desaparecida. Hoy, a sus 28 años, fue herida al intentar escaparse.

“Soy Yorladi, me estoy muriendo, me desmovilicé pero me atacaron, me hicieron devolver (...) si me muero, recuerden que los quiero mucho”.El jueves pasado su familia recibió esta extraña llamada telefónica de María Yorladi, quien llevaba catorce años desaparecida. Desde ese momento sus allegados empezaron a llamar a la Policía y al Ejército con el fin de pedirles ayuda para rescatar a la joven, que se encontraba en el corregimiento La Marina, en zona montañosa de Tuluá.Una patrulla del Batallón de Alta Montaña, que estaba en esa zona atendió el llamado y encontró a tres mujeres. Una de ellas estaba muerta. Las otras dos, que estaban heridas, fueron trasladadas en una ambulancia del Cuerpo de Bomberos de Tuluá hasta un centro asistencial de la Villa de Céspedes. Allí se produjo el reencuentro de Yorladi y su familia.Luz Dary Tapie, tía de la joven, dijo que en medio de la tragedia, la familia sintió una alegría enorme cuando se reencontró con la joven en una sala de la clínica Maríangel.Como la emoción fue tan fuerte, los médicos sólo les permitieron en un comienzo mirarla de lejos para evitarle una complicación, pero después se fundieron en un fuerte abrazo en donde rodaron las lágrimas de parte y parte.Parecía mentira que después de tantos años tuvieran de frente a Yorladi. Dicen que está muy diferente, pues la última vez que la vieron era tan sólo una adolescente de 14 años, sin embargo conserva muchos rasgos. Cuando su madre la vio no dudó un instante que esa mujer, que ahora custodian las autoridades, era su hija del alma. Es que pese al tiempo transcurrido los Velasco Márquez nunca perdieron la esperanza.La desapariciónLos planes que tenían los Velasco Márquez para celebrarle sus quince años en la vereda Las Brisas, en el municipio de Florida, se quedaron en eso, en sólo preparativos porque la joven desapareció una tarde en la que salió a “apartar” ganado en la finca de sus padres. “Esa tarde la esperamos y no llegó a la casa. Pasaron los días, los meses y los años y nunca más volvimos a tener noticias de la niña”, manifestó Luz Dary.“Después, los vecinos nos dijeron que varios hombres armados se la llevaron para la guerrilla. Nos dijeron que la niña los miraba con temor, muy asustada. Durante muchos años la dimos por muerta”, dijo Luz Dary, quien considera que Dios le ha dado a su sobrina una segunda oportunidad.Fue así como esta familia campesina al darse cuenta del secuestro de María Yorladi, inició los trámites legales para tratar de ubicar a la adolescente. Esperaron un tiempo y luego fueron a la Fiscalía a denunciar el hecho.Pero seguían pasando los meses y los años sin obtener respuesta, “ni siquiera una llamada o una carta que nos dijera la suerte que había corrido la niña”, manifiesta Luz Dary Tapie.Sin embargo, los Velasco Márquez no perdían las esperanzas y durante 14 años acudieron a los periódicos y emisoras en donde publicaban la única fotografía que tenían de Yorladi y enviaban mensajes por radio tratando de que tuvieran eco.El milagro ocurrió el pasado jueves en el corregimiento de La Marina, zona montañosa de Tuluá, cuando recibieron la llamada misteriosa.La joven guerrillera, que llevaba cuatro años tratando de escapar de un infierno, los llamaba a pedir ayuda. Su familia dice que en la guerrilla perdió su juventud y hasta su identidad, pues un comandante la bautizó con el alias de Daniela.“Ellas llevaban dos días de haberse escapado de un campamento guerrillero pero fueron detectadas por los milicianos”, manifestó el coronel, Edward Galvis Leal, comandante del Batallón de Alta Montaña número 10, que hace presencia en la zona montañosa de Tuluá.Durante los 14 años que María Yorladi permaneció con las Farc, pasaron muchas cosa en la familia Velasco Márquez. Ella no sabe que un grupo armado asesinó a sus tíos, Pablo y Fabián. Tampoco pudo asistir al matrimonio de su hermana Yurani, ni al sepelio de su cuñado, ni tampoco conocer un sinnúmero de sobrinos que han llegado a engrosar esta familia, oriunda del municipio de Florida, en el departamento del Valle que hoy celebra este reencuentro con la vida.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad