Nariño no le gana la guerra al cultivo de coca

default: Nariño no le gana la guerra al cultivo de coca

La región tiene el 27% del total de hectáreas del país. Ataques de las Farc obstaculizan la aspersión y la erradicación manual.

Nariño no le gana la guerra al cultivo de coca

Junio 28, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

La región tiene el 27% del total de hectáreas del país. Ataques de las Farc obstaculizan la aspersión y la erradicación manual.

La coca sigue siendo la condena de Nariño. Pese a las diferentes estrategias que han anunciado las autoridades para reducir el alto número de cultivos ilícitos, el departamento parece inmune a esas medidas y, al contrario, las hectáreas sembradas con coca van en aumento. Una prueba de eso es el informe de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga (Unodoc), que revela que el año pasado se encontraron 2.444 nuevas hectáreas de coca en esta región. Mientras en el 2012 se contabilizaron 10.733, para el 2013 se incrementaron a 13.177. La situación es preocupante, pues -según este análisis- en Nariño hoy se concentra el 27 % de las 48 mil hectáreas de coca que hay en todo el país. Esta realidad, sin embargo, no es nueva. Según los datos de la Unodoc, desde el 2003 Nariño se ha mantenido en el grupo de las tres regiones del país con mayor área sembrada en coca y desde el 2006 ocupa el decoroso primer lugar de la lista.Y el puerto más importante de la región, Tumaco, también encabeza desde hace años la lista de los municipios del país con más cultivos de coca. El último informe de la ONU sostiene que allí se encuentran 6.611 hectáreas sembradas, que corresponden al 13,7 % del total de Colombia. Los obstáculos La fuerte presencia que mantienen los grupos armados ilegales en Nariño es uno de los principales obstáculos que han encontrado las autoridades para disminuir los cultivos ilícitos en la región. El general Ricardo Restrepo, director de la Policía Antinarcóticos, explica que en este departamento se han presentado muchas dificultades en la aspersión aérea. De hecho, en los últimos tres meses del 2013 y el primer trimestre del 2014 se suspendieron estas labores por razones de seguridad, debido a que las aeronaves estaban siendo atacadas por miembros de las Farc. La erradicación manual tampoco ha logrado avances en Nariño, pues los grupos de erradicadores civiles, que son custodiados por la Policía, son un blanco constante de la guerrilla. “Los atacan mucho y siembran minas alrededor de los cultivos, para que ellos no puedan realizar su trabajo”, señala el general Restrepo. Las investigaciones sostienen que las Farc siguen siendo las principales dueñas de los cultivos ilícitos en Nariño, además de que utilizan los municipios de la frontera con Ecuador para el transporte de la droga a otros países. Según los datos que maneja el experto en seguridad John Marulanda, la columna Daniel Aldana, que delinque en zona urbana y rural de Tumaco, le entrega cada mes entre $15 mil y $20 mil millones al Estado Mayor de las Farc, producto del narcotráfico. Por esa razón, Víctor Gallo, alcalde de Tumaco, ha insistido en que la coca se ha convertido en la desgracia de este puerto. “El narcotráfico es la gasolina que alimenta la violencia en Tumaco y en todo Nariño. Por eso, aquí siguen las Farc y las bandas criminales”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad