Narcotráfico, el nuevo punto de diálogos, un debate que interesa a todo América

Narcotráfico, el nuevo punto de diálogos, un debate que interesa a todo América

Noviembre 28, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Narcotráfico, el nuevo punto de diálogos, un debate que interesa a todo América

Humberto de la Calle aseguró que no habrá fin del conflicto ni desarrollo agrario integral sin atacar de fondo el tema del narcotráfico y las drogas ilícitas.

Gobierno y Farc inician este jueves en Cuba la negociación sobre cultivos ilícitos que, según analistas, no afecta solo al país sino la seguridad de toda América.

La negociación que inician este jueves el Gobierno y las Farc sobre el cuarto punto de la agenda pactada representará un paso crucial para la consecución de la paz. Sobre todo porque el narcotráfico y los cultivos ilícitos han sido el combustible que ha alimentado el conflicto armado, al menos, en los últimos 20 años.Asimismo, según diversos estudios académicos y de organismos nacionales e internacionales, el narcotráfico ha sido la principal fuente de financiación de las Farc desde los años 80, cuando incursionaron en la producción y comercialización de la cocaína, al punto de que es considerado hoy por hoy uno de los principales carteles de la droga en el mundo.Esa es la razón por la cual el experto en seguridad, John Marulanda, considera que este punto cuatro de la agenda es el de mayor trascendencia y donde se pueden presentar los mayores problemas y tensiones porque la discusión afecta directamente la economía de las Farc.“En La Habana están sentadas unas Farc claudicantes; unos señores setentones que no volverán al monte y están tratando de negociar lo mejor para ellos, no para los guerrilleros que hay en el país”, dijo Marulanda, al asegurar que será difícil que los jefes de las cuadrillas cambien los millones de dólares que reciben “por el precario subsidio mensual que les proporciona el Gobierno”.Otra cosa cree el analista y politólogo Fernando Giraldo, quien aseguró que este puede ser el tema menos difícil de negociar porque si las Farc quieren de verdad la paz, no tendrán ningún interés que les impida apartarse de cualquier vínculo con el narcotráfico, salvo uno o dos cabecillas que querrán seguir el negocio.“Es en este punto donde las Farc pueden ser generosos con el Gobierno y la sociedad colombia; deben comprometerse a abandonar los territorios atravesados por los cultivos ilícitos y contribuir para que el Estado realice su labor de perseguir el delito y el crimen”, indicó Giraldo.El jefe negociador del Gobierno, Humberto de la Calle, aseguró el miércoles antes de viajar a Cuba que el tema está muy bien delimitado en la discusión “con ese propósito esperamos lograr acuerdos con las Farc para ser aplicados una vez pactemos el fin del conflicto, un objetivo no solo importante para nuestro país, sino para la comunidad internacional”.“Queremos un campo sin coca, queremos que nuestros campesinos dejen atrás estos cultivos, que lo único que ha dejado en las regiones es pobreza violencia y marginalidad. Pero, queremos poner sobre la mesa el tema del procesamiento y la comercialización de drogas que son el combustible que alimenta el conflicto y la criminalidad; quién puede dudar que se requiere dejar atrás el narcotráfico, con sus secuelas negativas, y atacar a fondo este problema” , dijo De la Calle.Para los analistas, este tema del narcotráfico tiene una gran repercusión regional y mundial. Mientras el asunto agrario y la participación en política solo compete a los colombianos, el narcotráfico “es el enemigo público de todas las naciones de América y gran parte del mundo”.Consideran que desde Estados Unidos hasta Argentina el narcotráfico es el principal factor desestabilizador del orden público y que este elemento debe llevar a que la comunidad internacional no solo se interese en el tema, sino que apoye con recursos en la aplicación de proyectos sociales propios del postconflicto.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad