Narcos colombianos, un duro reto para la justicia Argentina

Marzo 01, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Patricia Lee - corresponsal en Argentina
Narcos colombianos, un duro reto para la justicia Argentina

David Sarria fue detenido por las autoridades mediante una circular roja de la Interpol. Sarria es solicitado por las autoridades de Argentina.

La detención del empresario de fiestas David Sarria es el más reciente golpe dado por las autoridades judiciales argentinas en contra de los carteles de narcotraficantes que han buscado convertir ese país en su refugio y un trampolín para enviar coca a Europa y para lavar capitales.

David Sarria, detenido con pedido de extradición de la justicia argentina, está acusado en el proceso por la Operación Luis XV, uno de los principales operativos antidroga realizados en el país austral, lo que ilustra la rápida penetración del narcotráfico y el nivel de participación de los capos colombianos de la droga en el sur del continente.En abril de 2012, la policía argentina decomisó casi 300 kilos de cocaína ocultos en muebles de estilo que se dirigían a Europa, en lo que se denominó la Operación Luis XV, en la cual fueron detenidas 25 personas, entre ellas 11 colombianos. En julio de 2014, el fiscal de Lomas de Zamora llamó a juicio a 33 acusados por pertenecer a una organización criminal dirigida por el colombiano Ignacio Álvarez Meyendorff, hoy preso en Estados Unidos. David Sarria, un organizador de fiestas y eventos sociales, que vivió en Argentina entre 2003 y 2008, formó parte de una de las empresas del grupo criminal, Future Lite S A, que se dedicaba a alquilar equipos de sonido, iluminación, video y efectos especiales.Álvarez Meyendorff fue detenido en 2011 y extraditado a Estados Unidos dos años después, acusado de dirigir una red que habría enviado cerca de 70 toneladas de cocaína al país del Norte. ‘Nacho’ se radicó en Argentina en 2005 y creó un emporio de 28 empresas que hacían transferencias bancarias, alquilaban y compraban propiedades y lujosos vehículos, que llegó a manejar, según la justicia argentina, cerca de 1500 millones de pesos, que en ese momento representaban cerca de US$400 millones.Una parte importante de las inversiones estaba dirigida al exclusivo Nordelta, en el partido de Tigre al norte de Buenos Aires, un lugar que se ha hecho conocido por tener una alta concentración de narcos colombianos. Allí vivía la exesposa de Daniel ‘El Loco’ Barrera , que fue detenida como parte de la organización de Álvarez Meyendorff.También arrestaron a María Claudia De La Misericordia Gómez Martínez, ex esposa del narco asesinado Pedro Guerrero Castillo, alias Cuchillo.Álvarez Meyendorff era el financista de la organización dirigida por Barrera en sociedad con Luis Caicedo Velandia, alias Don Lucho, que fue detenido mientras caminaba por Palermo en Buenos Aires en el año 2010 y extraditado a Estados Unidos, donde llegó a un acuerdo con las autoridades e involucró a Álvarez Meyendorff.En octubre de 2013, y como consecuencia de la Operación Luis XV, fue decomisada una camioneta Toyota Hilux con doble fondo y más de 100 kilos de cocaína que venía desde Bolivia. La operación se llamó Fondo Blanco, y llevó a 29 allanamientos y la captura de diez colombianos, todos ellos residentes en Nordelta y barrios cerrados del Tigre, cuyo jefe era John Eduard Martínez Grajales, ‘El Doctor’. Acostumbrado a los lujos y a los carros caros, este hombre era el encargado de administrar los ingresos de ‘Los Urabeños’ y ‘Los Machos’, cuyo clan se reunía en la Iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo Internacional en el Tigre. Su hermano Fabián Andrés era miembro de la sociedad Football Group Internacional, dedicada a la transferencia de futbolistas. El Volkswagen Bora de Reymond Antony, el otro hermano, fue capturado por la policía cuando era conducido por un narco con 170 kilos de cocaína y 200 entradas para el partido River-Boca.También por su participación en la Operación Luis XV fue detenido en enero de este año en Bogotá Alejandro Gracia Álvarez, alias Gato Seco o Loquillo, acusado de tráfico de estupefacientes y lavado de activos por su vinculación con Álvarez Meyendorff, ‘El Loco’ Barrera y Caicedo Velandia. Gracia fue uno de los primeros en llegar al país, en 2003, y manejaría la riqueza de varios narcos refugiados en la Argentina, a quienes habría ayudado a instalar, entre ellos, Henry de Jesús Martínez, alias Mi Sangre, líder de ‘los Urabeños’, quien en 2011 se instaló en Nordelta con su familia y fue detenido en 2012. Un refugio de narcos La presencia del narcotráfico colombiano dio un salto desde comienzos de este siglo, aunque ya desde 1988 se habían realizado importantes operativos con la detención de colombianos. La Argentina se convirtió no solo en el país de paso de una importante parte de la cocaína con destino a Europa, sino en refugio de los capos colombianos, que utilizaron el país para esconderse o para realizar sus operaciones de lavado de dinero. El mismo Sarria reconoció que en un evento en Argentina había conocido al ‘Loco Barrera’, aunque no sabía que era un narco.Los capos colombianos también han traído a estas tierras los ajusticiamientos cometidos por sicarios. En 2014, Carlos Gutiérrez Camacho, señalado como jefe de sicarios del cartel de Norte del Valle, fue asesinado en los Bosques de Palermo cuando paseaba en bicicleta, supuestamente, por orden de los hermanos Calle Serna, ‘ Los Comba’. Y en 2012, fue asesinado en plena Avenida Santa Fe Jairo ‘Mojarro’ Saldarriaga, que manejaba los sicarios del ‘Loco’ Barrera, y que habría sido asesinado por orden de su exjefe. ‘Mojarro’, a su vez, habría sido el asesino de Héctor Edilson Duque, alias Monoteto, hombre de confianza de Carlos Mario Jiménez, alias Macaco, en el centro comercial Unicenter en 2008. Estas balaceras fueron una de las evidencias más contundentes del poder de los narcos en este país.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad